publicidad

Otros

Estrés provoca la ingesta de alimentos grasos

Estudio indica que el 40% de las personas que se ven envueltas en situaciones estresantes aumentan el consumo de alimentos calóricos.

  • 12/12/2013
  • 10:43 hrs.

Albert Lecube, coordinador del grupo de Trabajo de Obesidad de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) en conjunto de Susana Monereo secretaria general de la Sociedad Española  para el Estudio de la Obesidad (SEEDO) han indicado que el estrés funciona como un ritmo circadiano el cual interactúa con otro sistema  para regular algunas funciones endocrinas, inmunológicas, metabólicas y cardiovasculares.

Independientemente de la influencia que pueden tener los niveles de insulina, el estrés genera la activación del eje hipotálamo-hipofisario-glándula adrenal favoreciendo la producción de corticoides para las glándulas adrenales.

El estrés es una causa de ganancia  ponderal en pocas palabras  cuando las personas están en situaciones estresantes  tienden a ingerir comida de “recompensa” los cuales  dan una sensación de placer  porque son ricos en azucares y grasas.

Lecube comenta  la población de mayor riesgo  son los niños y los adolescentes a causa de que el cerebro no está desarrollado al 100%   y por ende son capaces de adquirir hábitos alimenticios que a futuro les pueden provocar enfermedades cardiacas además de obesidad.

Los alimentos altos en calorías sólo producen bienestar por poco tiempo, por lo que cuando una persona está estresada e ingiere comida de alto contenido graso para calmarse, su estrés a los pocos minutos  de dicha ingesta vuelve a sentir nerviosismo.

Los especialistas indican que el mejor tratamiento que pueden recomendar es  comer bien, no hacer ingesta de alimentos ricos en grasas a lo largo del día, dormir adecuadamente y la realización de alguna activación física.

Por su parte Monereo recordó que el 62% de la población española tiene problemas de peso y que de ese porcentaje el 22% padece obesidad.

Es por eso que Susana Monereo indica que las “dietas milagro” no son una opción debido a que este tipo de alimentación acaba en obesidad no obstante Albert Lecube  reconoció que las personas antes de padecer el estrés tienen sobrepeso u obesidad leve por lo que son más propensas a incrementar la ingesta calórica y por ende su peso. (Con información de abc.es) 

 

publicidad

publicidad

publicidad