publicidad

Otros

Enfermedades cardiacas dañan el sueño

Especialista afirmó que muchas veces las personas tienen trastornos del sueño a causas de enfermedades cardiovasculares.

  • 27/02/2012
  • 10:19 hrs.

Muchas veces las personas se percatan de que no están durmiendo bien, pero en realidad no saben porque es, incluso en ocasiones achacan el problema a una mala posición a un mal colchón o a su compañero de sueño, pero en realidad, la incomodidad nocturna podría venir de una enfermedad cardiaca o vascular, señaló el doctor Pierre Jean Monteyrol, durante su ponencia en el XXXIII Curso Internacional de Estado Actual en el Diagnóstico y Tratamiento de los Trastornos Respiratorios Inducidos por el Sueño.

El especialista enfatizó que es de primordial importancia que cuando una persona empieza a presentar trastornos del sueño, a la par se realice estudios cardiovasculares, pues él dice que “si hay somnolencia no podemos hablar de una apnea como tal, sino de un problema cardiaco que nos está impidiendo dormir bien”.

Para el especialista francés, el IMC no es de gran importancia, porque la obesidad puede estar localizada en diferentes partes del cuerpo, para Pierre, lo importante es la circunferencia de la cintura a la altura del ombligo, pues la obesidad abdominal si afecta la calidad del sueño y sobre todo aumenta los riesgos de enfermedades vasculares.

El doctor Monteyrol afirmó que el estudio de la Polisomnografía en el área de PPC, es decir en donde se mide la presión arterial con un posible diagnostico de hipoapnea, muestra al especialista la cantidad de riesgo que hay de que el paciente incluso pueda morir debido al trastorno del sueño inducido por su hipertensión.

Pues ese es tan sólo el principio de muchos problemas que pueden estarse escondiendo en la polisonmnografía regular, y por ello es que tanto quienes hacen estudios en clínicas del sueño, como los cardiólogos deben conjuntarse para conocer los tratamientos que está tomando el paciente, y los síntomas que presenta, pues el tener muchos desequilibrios, lo podrían llevar a sufrir incluso un infarto cerebral.

Edad, un factor clave

De acuerdo con el especialista en enfermedades coronarias, es justo a partir de los 60 años cuando una persona debe realizarse estudios vasculares y de sueño si es que está presentando problemas para  dormir, debido a que a esta edad es común que empiecen a desatarse males cardiacos.

Asimismo señaló que es la etapa de la vida en donde las personas empiezan a presentar problemas y síndromes inflamatorios, que derivan en otros problemas.

“Incluso la apnea por si sola es un problema inflamatorio, o la diabetes, que a su vez pueden generar problemas de hipoventilación, que es presentada principalmente por pacientes fumadores, y representan el 30% de los casos”, dijo.

El caso de las mujeres

De acuerdo con el especialista en el caso particular de las mujeres los riesgos pueden ser mucho más altos si no se tratan.

Al permanecer en sueño delta (fases 1 a 3), no descansan bien, tienden a comer más para reponer ese cansancio, engordan, empiezan a desarrollar diabetes, o si su volumen de insulina aumenta, se vuelven insulinoresistentes, porque al tener mala calidad de sueño, hay mala calidad de adipositos y por lo tanto hay desequilibrios en su cuerpo, y finalmente su riesgo de mortalidad se multiplica por siete.

publicidad

publicidad

publicidad