publicidad

Otros

Enfermedad renal altera la función reproductiva

No embarazarse es una sugerencia que de modo preventivo se hace a la paciente con insuficiencia renal.

  • 15/12/2014
  • 08:27 hrs.

El hecho de que una mujer padezca enfermedad renal puede producir alteraciones en sus funciones reproductivas, tiene poca posibilidad de lograr un embarazo y éste podría ser de alto riesgo, aseguró el nefrólogo del IMSS Miguel Medina Pérez.

El especialista del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, señaló que el no embarazarse es una sugerencia que de modo preventivo se hace a la paciente con insuficiencia renal, sin embargo los casos pueden ocurrir.
 
“La probabilidad de que tengan un embarazo es menor en comparación de quienes no tienen la enfermedad y de lograrse la gestación, lo más probable es que no llegue a término con las desventajas ya conocidas para el recién nacido”, explicó.
 
Indicó que en el Hospital de Especialidades la incidencia de mujeres encintas con nefropatía es baja, y únicamente se presentan uno o dos casos por año con estas condiciones.
 
Resaltó que en todo caso, la paciente renal con embarazo debe ser tratada oportunamente incluso durante su proceso gestacional, por lo que no es factible suspender en ellas el suministro de fármacos o terapias de sustitución.
 
De hecho, subrayó, deben continuar con su terapia de hemodiálisis a fin de limitar el daño generado por la afectación renal, pero las mayores complicaciones podrían ser para el bebé.
 
“Puede haber sufrimiento fetal agudo. Van a requerir atención en cunero patológico, porque es probable que nazcan de forma prematura y con bajo peso”, destacó.
 
Mencionó que los requerimientos de hemodiálisis pueden incrementarse lo doble en una mujer embarazada con daño renal, es decir que va a necesitar de mayor cantidad de sesiones de este tipo de terapia.
 
Dijo que la paciente embarazada nefrópata requerirá de una vigilancia más estrecha de su presión arterial, e inclusive puede requerir de transfusiones sanguíneas para garantizar el aporte de hemoglobinas que son indispensables para la oxigenación del bebé.
 
Asimismo, la alimentación de la mujer debe basarse en una mayor ingesta de contenidos proteicos, a fin de garantizar el desarrollo del producto y prevenir en ella cuadros de anemia.
 
El experto apuntó que además deben vigilar su función renal, dado que el propio proceso de gestación podría detonar una enfermedad no conocida, debido a que las funciones metabólicas aumentan durante este periodo.
 
Reiteró que se debe estar pendiente de que la paciente no retenga demasiados líquidos y no tenga proteínas en la orina, de lo contrario podría desarrollar una afectación renal.

publicidad

publicidad

publicidad