publicidad

Otros

En México unos 12 mil niños esperan adopción

En México hay muy poca cultura de la adopción, no se habla del tema, se oculta, señala especialista a SUMEDICO.

  • 27/03/2012
  • 09:17 hrs.

En México existen 30 mil niños que viven en albergues, casas hogar u orfanatos, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), del año 2010. Algunos esos menores sí tienen padres, abuelos o tíos pero por diferentes razones no pueden vivir con su familia de origen. Pero existe un subgrupo de casi 12 mil niños que no tienen lazos con su familia biológica y se les considera en situación de desamparo. Ellos tienen posibilidad de ser entregados en adopción.

Desafortunadamente, la cultura de adopción en México todavía es pequeña y existen complicaciones para entenderla: el proceso puede ser muy diferente de un estado de la república a otro y además los padres y los niños experimentan movimientos emocionales muy profundos durante el proceso.

Precisamente debido a esta falta de comprensión sobre lo que es una adopción, la mayoría de los 12 mil niños mexicanos que podrían ser adoptados tendrá dificultad para encontrar un hogar debido a que el 77% tiene entre 7 y 18 años. Esas edades son poco aceptadas por los posibles adoptantes para integrar un nuevo miembro a su núcleo familiar.

La adopción no es un acto que comienza con el cumplimiento de requisitos legales e institucionales y que termina al recibir el hijo adoptivo, sino que es un proceso de aceptación antes de la adopción y de adaptación después de ésta; es un proceso de vida, como explicó en a SUMEDICO la doctora Elena Freiman de Arbitman (*), psicoterapeuta y especialista en adopción del Instituto Latinoamericano de Estudios de la Familia (ILEF).

La especialista subraya que una idea que es muy importante tener en la mente es que la adopción no es una forma mejor ni peor de formar una familia, sino diferente; y esta diferencia se deriva principalmente del hecho de que los hijos llegan por un camino distinto.

Infertilidad y adopción

Uno de los elementos más importantes para comprender la adopción es la historia previa de los potenciales padres o padres solicitantes. De acuerdo con la experiencia terapéutica de la doctora Freiman, en la mayoría de los casos se trata de parejas que han constatado que no son fértiles y por ello vienen de un proceso previo de duelo y dolor. Este es un ejemplo de la gran importancia que tienen invertir tiempo en entender a los padres adoptivos.

“Existen razones conscientes y razones inconscientes para adoptar. El factor más consciente de todos es la infertilidad; el motivo por el cual se ha decidido adoptar es fundamental, ya que esto habla de la aceptación que los padres van a tener hacia el niño y el trato que en un futuro se le va a dar. Al decidirse por la adopción, los padres adoptivos deben conciliar los conceptos de madre, padre y familia que han aprendido en su vida con los nuevos conceptos que se incorporan al formar una familia por adopción”, indica la psicoterapeuta miembro del ILEF.

El asunto clave para entender la psicología de los padres adoptivos es el conocer el efecto que ha tenido la infertilidad en los aspectos de su vida, aunque haya sido negado y reprimido de la conciencia.

Los padres en general tienen que reconciliar sus expectativas con la realidad, todos tienen fantasías sobre lo que representa tener un hijo, las cuales se desvanecen en cuanto se enfrentan a la realidad, y los padres adoptivos no son ninguna excepción.

“El eslabón que une a la familia va a ser la relación emocional y psicológica que va a llevar su historia familiar. Esta relación va a reflejar, entre otras cosas, el tipo de vínculo, valores, intereses y tradiciones que desarrolla la nueva familia”, explica la experta que considera que este proceso de adaptación es singular en cada caso y que no se puede hablar de etapas sino de factores que facilitan o dificultan la integración de la nueva familia.

Piezas para armar

La doctora Elena Freiman enlista algunos de los factores que influyen en el proceso de integración de una nueva familia por adopción, pero recalca un dato básico que podría pasarse por alto: Es muy importante que la decisión de adoptar sea de los dos miembros de la pareja.
Cada uno lo va a vivir y manejar de distinta manera; y esto depende de los factores interpersonales, de su historia previa, así como de las diferencias de género.
Desde el lado de los padres, los factores que influyen en la adaptación son: la manera como se manejó el problema de la infertilidad; los motivos por los cuales decidieron adoptar; la aceptación de la adopción por parte de los dos miembros de la pareja; sus modelos de roles de padres; el manejo de pérdidas en la familia; los asuntos traumáticos no resueltos y el reconocimiento de diferencias.

Por parte del niño o niña, los factores que pueden influir en su adaptación son el tipo de comunicación que se genere entre padre e hijo acerca de adopción; la historia del niño pre-adopción y los asuntos traumáticos no resueltos.

Abuelos, tíos, primos

Cuando un pareja decide adoptar, enfrenta una lucha interna y una lucha externa de su decisión. Luchan con ellos mismos, con el otro, con su familia y la sociedad en la que viven, intentando llevar a cabo la experiencia de paternidad que les fue negada biológicamente, como explica la doctora Elena Freiman.

Para poder transcurrir estas dificultades emocionales, la aceptación de la familia extensa (abuelos, tíos, primos, etc.) hacia el nuevo miembro de la familia, incorporado por adopción hacen más fácil la integración familiar.

Aunque los expertos no encuentran alguna característica singular en la manera como los mexicanos viven la adopción a nivel emocional, sí reconocen que en México hay muy poca cultura de la adopción, no se habla del tema, se oculta.

(*) Elena Freiman de Arbitman, especialista en Psicoterapia sistémica individual, de pareja y familiar. Especialista en adopción. Miembro del Instituto Latinoamericano de Estudios de la Familia (ILEF) www.ilef.com.mx Tel. 5251-91-13.

publicidad

publicidad

publicidad