publicidad

Otros

El cantante Prince sufría pánico escénico

El cantante tenía pánico escénico e incapacidad de socializar, por lo que se refugiaba en los opiáceos.

  • 26/04/2016
  • 13:17 hrs.
Las causas de la muerte del cantante Prince aún son desconocidas aunque se han difundido varias teorías, entre las que se encuentra una sobredosis de drogas.

A lo largo de su carrera Prince mantuvo muy reservada su vida personal, pero recientes declaraciones han evidenciado algunos detalles, por ejemplo, que tenía adicción a las drogas, sobre todo a los opiáceos.

El “Doctor D”, presunto traficante del cantante, reveló a "Daily Mail" que ambos se conocieron en 1984, durante la filmación de la película “Purple Rain”, época en la que ya era un usuario recurrente.

Reveló que durante 20 años hasta el 2008, surtió de drogas a Prince pero que además mantenían una relación muy buena, por lo que comían y pasaban días juntos, e incluso acudía con él a los conciertos para suministrarle sus dosis entre cada canción.

“Prince era un adicto a los opiáceos. Utilizaba, además, otros fármacos para contrarrestar sus efectos, que fue por lo que contactó conmigo. Durante un par de años tomó speed, pero después comenzó a consumir más Dilaudid, un opiáceo a base de heroína muy adictivo. Su drogadicción le costaba entre 200 y 300 dólares diarios, pero como era tan extremadamente rico, no parecía importarle. Solía comprar las drogas en grandes cantidades. Creo que lo máximo que se gastó de golpe fue alrededor de 40.000 dólares”, indicó.

Señaló que la causa por la que consumía drogas, no era por fines recreativos, sino por el pánico escénico que sufría y por su incapacidad de relacionarse socialmente.

"Recuerdo que cuando estaba filmando ‘Purple Rain’, compró una gran cantidad de drogas; le resultaba muy angustioso tener que actuar frente a las cámaras y a la gente constantemente. Se ponía nervioso en una habitación con tan sólo cinco personas. No es que se drogara por pura diversión. Prince tomaba drogas para sentirse cómodo con la gente”, explicó.

Añadió que a medida que su fama aumentaba, era más complicado relacionarse socialmente, por lo que el deseo de las drogas se acrecentaba.

“En otras ocasiones, cuando su fama disminuyó, también se refugió en las drogas. Es como si tuviera miedo de la fama, pero después la anhelase”, señaló.

“Doctor D” enfatizó que Prince nunca fumó, ni se inyectó o inhaló sustancias, pues su problema eran los fármacos, además de que siempre llevaba una alimentación sana, no fumaba ni bebía.

“Siempre le veía comer ensaladas. Una vez estaba comiendo una y le hablé de lo saludable que era su dieta. Se volvió hacia mí y me dijo: ‘Si no comiera estas cosas probablemente no duraría tanto tiempo’ Era su manera de contrarrestar todo lo que tomaba”, mencionó.

El dealer también reveló que Prince sufría de fuertes dolores de cadera, por lo que necesitaba fuertes analgésicos y que estos combinados con los opiáceos, pudieron combinarse y tener ese fatal desenlace, aunque esto es sólo su teoría.

Por otra parte, Maurice Phillips, cuñado de Prince, reveló al “Daily Mail” que días antes de su muerte, trabajo 154 horas diarias, es decir, cerca de seis días sin descanso.

“Trabajó 154 horas seguidas. Yo estuve con él la semana pasada. Era un buen cuñado”, señaló.

Ante las declaraciones sobre el consumo de drogas,  L. Londell McMillan, el abogado que conocía a Prince desde hacía 25 años, declaró que si bien estaba tomando medicamentos para los dolores que llegaba a sufrir, no ingería alguno que fuera motivo de preocupación, pues él llevaba un estilo de vida limpio y sano, además de que era vegano.

"Cualquiera que conozca a Prince sabe que no iba por ahí drogado. Eso es una tontería. Nadie vio nunca a Prince y dijo 'Parece activo'. Él no era así. Tenía una vida increíble. Disfrutaba de la vida. Se divertía mucho", dijo.

(Con información de La Razón, El Universal y Horizonte)

publicidad

publicidad

publicidad