publicidad

Otros

Conoce los síntomas de la amigdalitis

Este padecimiento que se puede desarrollar por infecciones virales o bacterianas es más común que se presente en niños.

  • 10/02/2012
  • 07:50 hrs.

La amigdalitis, es una inflamación del tejido linfoide que se encuentra dentro de la cavidad oral. Se puede desarrollar por infecciones virales o bacterianas, así como también por una alergia que el paciente presente, haciendo que el tejido inflamado se infecte, explica a SUMEDICO el Dr. Carlos Martínez Valdés (*).

Niños y adultos pueden sufrir de amigdalitis, sin embargo es más común que se presente en los más pequeños del hogar. Padecer de este mal, puede reducir la calidad de vida de cualquier persona, por el hecho de que lo imposibilita a laborar o acudir a la escuela, además del gasto económico que implica.

 El especialista nos comparte los síntomas más comunes en una persona con amigdalitis palatina:

  • Dolor de garganta
  • Problemas al tragar alimentos
  • Amígdalas rojas
  • Fiebre, cuando el problema no es viral sino bacteriano.
  • Gripa frecuente, cuando se trata de amigdalitis aguda.
  • Cuerpo cortado.
  • Dolor de cabeza.
  • Problemas de nariz o faringe.
  • Se genera una capa amarilla o puntos blancos en la zona afectada, desarrollando lo que se conoce como Caseum, bolitas blancas conformadas por pus, bacterias y restos de comida. En ocasiones estas bolitas son expulsadas a través de la tos del paciente.

¿Cómo se trata?

Los tratamientos para superar esta enfermedad estarán basados en la causa que lo genere, por ejemplo, si la amigdalitis aguda, es provocada por una bacteria, se le suministrarán antibióticos al paciente, como la penicilina, este medicamento sigue siendo el principal para curar las anginas.

Para considerar una intervención quirúrgica, una persona debe de tener en el último año más de 7 eventos de amigdalitis bien documentada, o bien, durante los 2 últimos años desarrollar más de 5 casos de anginas, explica el otorrinolaringologo. Este es un procedimiento recomendable para niños, mayores de 3 años, y adultos.

Retirar las amígdalas palatinas no implica consecuencias graves ni severas, aunque puede existir el riesgo de muerte por sangrado durante la operación.

Este procedimiento, retira un foco de infección, un sistema inmunitario que ya no está funcionando, comenta el especialista. Los cuidados posteriores son menores, por ejemplo, se les recomienda al paciente comer nieve con la finalidad de que el frío desinflame e impida un posible sangrado. El doctor Martínez comenta que los pequeños reaccionan de manera favorable ante este procedimiento quirúrgico, pues suelen jugar y estar sin ninguna molestia, incluso al día siguiente de la intervención.

(*) Carlos Martínez Valdés
Otorrinolaringologo
Cirujano de cabeza o cuello
camartvals@hotmail.com 

publicidad

publicidad

publicidad