publicidad

Otros

¿Cómo afecta la llegada del primer bebé?

El primer hijo debe ser planificado y la pareja debe estar consciente de ello, porque se generan muchos cambios, dijo especialista.

  • 12/03/2012
  • 09:34 hrs.
“Pensar en tener un hijo es algo que se prepara y se planea desde antes del embarazo, porque un hijo va a generar muchos cambios entre la pareja, por ello debe haber un acuerdo previo”, señaló en SUMEDICO Radio la psicoterapeuta Karla Rock, especialista en pareja. Escucha la entrevista
 
La llegada del primer bebé siempre supone alegría y se cree que, en caso de haber problemas en la pareja, el primer hijo será lo que los una, pero esto no siempre sucede, “tener un hijo siempre genera una crisis en la pareja, quienes piensan que un hijo va a rescatar la relación, va a unirlos, normalmente se llevan la sorpresa de que es al revés”, señaló. 
 
De acuerdo con la doctora Rock, “hay que pensar cómo la pareja afronta la decisión de tener un hijo, eso influye en cómo van a vivirlo”.
 
Cuando llega el bebé, se incrementan las demandas hacia los padres, ya que “un hijo pequeño te quita sueño. Tiempo, energía, es lo que inviertes en él, pero si la pareja se plantea desde antes que deben ser tolerantes y pacientes, entonces enfrentará de mejor manera los cambios”. 
 
La doctora Rock señaló también que existe un cambio de roles entre la pareja, ya que no es lo mismo ser esposos y amantes que padres de familia, “esto implica ampliar tu identidad, ver en una misma persona a la amante y la madre, por ejemplo”.
 
“Tener un hijo implica sentimientos contradictorios, las parejas tienen estas contradicciones, porque hay una parte que lo vive padrísimo y otra que lo vive con dificultad; nunca una pareja va a decir que no hay dudas ni temores, pero debe predominar el deseo sobre la ansiedad y los temores, debe ganar el deseo para dar el siguiente paso”, comentó la especialista.
 
Una situación que impacta la vida en pareja es cuando permiten que el bebé duerma en el cuarto de los papás más del tiempo necesario. 
 
“Lo ideal es tener al bebé cerca para los primeros meses, que son 3 o 4, máximo 6 meses, y se plantee otro tiempo para desprenderse del bebé, porque debe tener su cuarto, su espacio; hay que recordar que los hábitos inadecuados, a esa edad, perduran. Si los padres impiden el desprendimiento entonces el hijo tampoco va a hacerlo por sí mismo, hay que generar una relación cercana pero dejar que el hijo haga sus cosas solo, como dormir en un cuarto aparte”, señaló. 
 
Respecto a la vida sexual de la pareja, la doctora Rock indicó que ésta debe recuperarse gradualmente, con mucha paciencia y empatía, reinaugurando su intimidad.
 
Finalmente, la doctora Rock refirió que es necesario identificar los primeros síntomas de problemas en la pareja, para acudir a terapia. Por ejemplo depresión, depresión postparto, infidelidad, incremento en las agresiones, altos niveles de ansiedad e, inclusive, evitar las tareas normales de la vida. 
 

publicidad

publicidad

publicidad