publicidad

Otros

Celebran Día de la Planificación Familiar

Al saber que cerca del 60% de los bebés que nacen no son planeados y muchos de ellos no deseados, exhortan a realizar planificación familiar

  • 02/08/2012
  • 15:00 hrs.

La población mexicana sigue creciendo a pasos agigantados, según refieren los datos del Consejo Nacional de Población, los cuales reflejan que nacen cuatro bebés por minuto en nuestro país, y según la ginecóloga Josefina Lira, “lo preocupante es que muchos de esos niños (60%) no son planeados, y entre ellos, la mayoría no son deseados”.

Según la especialista del Instituto Nacional de Perinatología, el 40% de todas  las adolescentes están en este caso, pero el problema no se centra en las jóvenes, sino también entre las mujeres de 35 y más años, “en este grupo de edad encontramos que el 35% de las mujeres se embarazan, pero no planearon al bebé”.

Al conocer este panorama que los médicos señalan como “alertador” decidieron hacer una encuesta entre las mujeres para saber porqué si no desean embarazarse, permiten la concepción.

Entre los objetivos de los especialistas estaba conocer a qué edad las mujeres iniciaron su vida sexual, a qué edad tuvieron el primer hijo, y usaron el primer anticonceptivo, así como saber esos mismos datos de las personas allegadas a ellas.

La encuesta se realizó en mujeres embarazadas desde los 15 hasta los 40 años.

En los resultados expuestos en conferencia por el doctor Edgar Díaz Franco, se encontró que las adolescentes tenían su primera relación alrededor de los 15 años, que se unían con sus parejas a los 21 años, en algunas el bebé venía a los 22 años, pero el primer anticonceptivo lo tomaban a los 28.

Y para averiguar el trasfondo de esto, el especialista Díaz señaló que era necesario saber si conocían los métodos anticonceptivos, quien les informaba de ellos y por qué razón no los ocupaban.

Al preguntarles, los especialistas se encontraron que entre la más jóvenes el 97% sabían sobre métodos anticonceptivos, y entre las mayores la cifra era del 98%, sin embargo, no los usaban por miedo, descuido o incluso porque pensaban que eran estériles porque la primera vez que no usaron, no quedaron embarazadas.

Finalmente el experto en adolescentes, afirmó que adolescente significa crecer y no precisamente adolecer como muchos dicen, pero la situación con ellos es que son incapaces de verbalizar muchas de sus inquietudes y sentimientos y lo expresan con actitudes.

“Por ejemplo, la segundaria está hecha para que cualquier persona con inteligencia promedio la apruebe sin problemas, pero tenemos casos de chicos que tienen siete materias reprobadas, y no es que tengan menor capacidad intelectual, sino que están comunicando que algo está mal con ellos y que debemos atenderlos”.

De acuerdo con el experto, esta es la transición en donde la persona pasa de un amor familiar a uno extra familiar en donde en un inicio es idealizado y luego aterriza en un amor real, pero en el camino hay algunos obstáculos y es lo que provoca que el joven tenga actitudes agresivas o de otro tipo para llamar la atención.

“Y lo mismo ocurre cuando se embaraza una adolescente, nos está comunicando algo, y debemos atender su necesidad”, dijo.

Muchas veces este patrón de comportamiento viene porque las adolescentes saben que en su familia se han tenido hijos antes de los 18 años, el uno de cada cuatro casos sucedió así con la madre o con la hermana, en seis de cada diez con la tía o la prima, y en tres de cada 10 entre algunas de sus amigas.

Tienen información, pero no de la mejor fuente

Una de las limitaciones que los médicos encontraron es que la información sobre sexualidad la reciben de sus parejas porque en la casa es u tema prohibido, o en la escuela, pero de forma muy superficial.

También se encontró que en las consultas médicas, menos del 35% de las jóvenes que van al ginecólogo preguntan sobre métodos anticonceptivos, y a los expertos les da miedo recetarlos por las restricciones legales con las menores de edad.

“Los padres de familia creen que darles información es incitarlos a tener relaciones sexuales y por ello evitan hablar de ello”, y por lo tanto los médicos no quieren tener problemas “especialmente cuando las jóvenes les dicen que por favor no les comenten nada a sus padres porque las van a regañar”, afirmó la doctora Lira.

Y para resolver el problema, la especialista señaló que es de carácter urgente que se revise la norma oficial mexicana y se explicite muy bien el área de anticonceptivos para que las personas que lo soliciten sepan cuál es el que mejor les conviene a ellas, concluyó la especialista.

publicidad

publicidad

publicidad