publicidad

Otros

Cambió su mano inutilizada por prótesis biónica

Ante la inutilidad de su mano natural, un joven austriaco decidió que la amputaran a cambio de recibir una prótesis biónica.

  • 19/05/2011
  • 14:29 hrs.

Un joven serbio avecindado en Austria que había sufrido un accidente de motocicleta hace una década, optó por la amputación de su mano paralizada a cambio de obtener una mano biónica que será controlada por impulsos nerviosos lanzados desde su propio brazo.

A causa del accidente sufrido hace diez años, Milo sufrió una herida en el hombro derecho llamada lesión del plexo braquial, la cual dejó inutilizada su mano, la cual no sanó a pesar de las múltiples operaciones e inserciones de tejido a que fue sometida.

Ante esto, el cirujano vienés Oskar Aszmann, que estuvo encargado de las operaciones y trabaja con los laboratorios Otto Bock, desarrolladores de la prótesis, preguntó a Milo si aceptaba la amputación electiva, obteniendo una respuesta afirmativa.

La mano biónica puede recibir señales que son recogidas por sensores colocados en la piel, tal y como si tuviese su mano verdadera.

Esta es la segunda operación que Aszmann realiza en su vida. Patrick, otro joven austriaco, fue el primero en elegir la amputación a cambio de una prótesis biónica. El cirujano llama a esta operación “reconstrucción biónica”.

“Los pacientes me consultan con una necesidad enorme de tener funcionalidad en la mano y a partir de allí podemos evaluar el siguiente paso (…) Si un paciente no puede manejar su propia mano y yo puedo cambiar su anatomía para que logre comunicarse con una mano artificial, por supuesto que debo considerarlo y ofrecerles una mano tecnológica”, aseveró el cirujano.

No obstante, la comunidad médica se ha manifestado en contra de que un paciente tome la decisión e amputar alguna de sus extremidades, a pesar de que estén inutilizadas, e incluso han pedido que la operación de Milo no se lleve a cabo.

Ante esto, Aszmann respondió que, en todo caso, la alternativa de Milo estaría plagada de operaciones sin sentido.

“Milorad tiene ahora 26 años y desea tener una vida normal. La reconstrucción biológica de su propia mano sería una historia sin fin y al final seguiría teniendo una mano disfuncional (…) Es del interés del paciente ofrecerle una solución con la que pueda vivir apropiada y exitosamente, así que no tengo problemas con cortar su mano”, indicó el cirujano. (Con información de BBC)

 

publicidad

publicidad

publicidad