publicidad

Atrofia urogenital, un grave problema femenino
Otros

Atrofia urogenital, un grave problema femenino

Es uno de los problemas más graves durante la menopausia

  • SUSANA CARRASCO MERINO
  • 18/02/2019
  • 18:57 hrs.

De acuerdo al Dr. Fred Lozano Rojas, de la Unidad de Ginecología, Obstetricia y Reproducción en España, la atrofia urogenital es uno de los problemas más graves durante la menopausia.





Al llegar la menopausia, las mujeres experimentan este problema por el proceso fisiológico y natural en el que la menstruación desaparece y hay cambios en el cuerpo. Algunos son temporales y otros definitivos, con efectos intensos que en la mayoría de los casos se pueden prevenir.





Atrofia urogenital en la menopausia





El síndrome de atrofia urogenital en la menopausia se presenta con síntomas muy específicos, entre los que destacan los siguientes:





Sequedad vaginal





Sensación de quemazón en los genitales





Irritación





Picor





Ardor al orinar





Dolor en las relaciones sexuales





Falta de lubricación y elasticidad vaginal





Dificultad para llevar a cabo la penetración





Sangrado leve después de las relaciones





atrofia urogenital




En el caso de la sequedad vaginal, muchas mujeres pueden padecerlo en cualquier etapa de la vida, aunque es más frecuente en la menopausia.





De hecho, más de la mitad de las mujeres que padecen este
problema son menores de 50 años.





Algunas de las causas más frecuentes de esta resequedad son
el uso de anticonceptivos, la lactancia, el posparto y la postmenopausia.





También pueden estar asociadas otras fuentes de irritación
vaginal como el uso de jabones y geles de ducha, detergentes y suavizantes
fuertes para lavar la ropa interior, lociones y perfumes.





Los tratamientos y hormonas utilizados para tratar el cáncer de mama y la radioterapia en la zona pélvica también son causa de sequedad vaginal en la mujer.





Sequedad vaginal en la menopausia





Sin embargo, las razones para que sea más frecuente en la menopausia y después de esta etapa, se deben principalmente a la falta de estrógenos.





Las causas básicas de este síndrome son dos: las
alteraciones en el funcionamiento de la mucosa vaginal y de la microbiota
vaginal.





Los estrógenos juegan un papel fundamental ya que son los responsables de una correcta lubricación en la vagina.





resequedad vaginal en menopausia




Gracias al estímulo de los estrógenos, la mucosa vaginal
produce un líquido lubricante transparente que evita la deshidratación y
resequedad de las mucosas. Durante las relaciones sexuales, su incremento ayuda
a estar más cómoda por la disminución del roce y los microtraumas de la
penetración.





“La vagina está cubierta por un epitelio que se regenera por el estímulo de los estrógenos y al reducirse sus niveles durante la menopausia, se disminuye este proceso de proliferación haciendo que el epitelio urovaginal se adelgace, aumentando la sensibilidad y causando dolor”, afirma el especialista.





Los estrógenos también influyen en el pH del epitelio
vaginal, el cual contribuye a mantener la microbiota vaginal en equilibrio.





En cuanto disminuye la cantidad de estrógenos, las bacterias
buenas disminuyen y causan infecciones vaginales con facilidad.





“Anteriormente se pensaba que el único problema en la postmenopausia era la sequedad vaginal y sólo se hablaba de atrofia genital. Hoy sabemos que la atrofia es solamente uno de los síntomas, ya que se trata de un síndrome más complejo que incluye alteraciones a otros niveles”, subraya el Dr. Lozano.





TAMBIÉN LEE: 5 técnicas sexuales para mujeres maduras





¿Cómo tratarlo?





Todo dependerá de la severidad y la frecuencia de los
síntomas que reporte la mujer.





Lubricantes





Los lubricantes pueden ser una buena opción, especialmente
para evitar el dolor, la irritación y la fricción durante las relaciones
sexuales.





Los más recomendables son los que tienen base de agua o
silicona, ya que se eliminan fácilmente con el lavado.





Debes aplicar el lubricante las veces que sea necesario para
que sea efectivo, dentro y alrededor de la vagina.





Evita los lubricantes con esencias y perfumes ya que pueden
ser irritantes. Nunca uses vaselinas, pueden adherirse a la mucosa vaginal y
alterar las bacterias que la protegen.





lubricante vaginal




Cremas vaginales





Otra opción son las cremas vaginales, que se aplican en la
vagina varias veces por semana y se fijan en el epitelio vaginal reteniendo el
agua en la zona.  





Mantienen la hidratación vaginal y la elasticidad, al mismo tiempo que disminuyen los niveles de pH en la vagina y aumentan la acidez, protegiendo de hongos e infecciones.





Terapia hormonal





Se utiliza para tratar los síntomas de la atrofia urogenital cuando son moderados o severos. Se administran dosis bajas de estrógenos locales, los cuales se aplican directamente en la zona en forma de óvulos o comprimidos vaginales, cremas y anillos de silicona.





Tratamiento con láser





Es una técnica mínimamente invasiva que utiliza el calor
para estimular la producción de colágeno en las células de la zona vaginal.





Sustituye las capas más secas de la piel por células nuevas, reorganiza y reequilibra los componentes de la mucosa vaginal.





SIGUE LEYENDO: ¿Cómo elegir un buen lubricante vaginal?





(Con información de Infosalus)


publicidad

publicidad

publicidad