publicidad

Otros

Utiliza tu mente para calmar el dolor

Con tu mente puedes calmar el dolor de distintas partes del cuerpo

  • 16/03/2017
  • 04:04 hrs.
Los medicamentos son la mejor arma para combatir cualquier tipo de dolor en el cuerpo; sin embargo, pueden ocasionar otros daños como problemas estomacales o el desarrollo de otros padecimientos.

Si se tiene una enfermedad crónica que amerite la ingesta de medicamentos para controlar el dolor, lo mejor es seguir las indicaciones del médico y consultar ante cualquier duda, aunque también se podrían utilizar algunas técnicas para calmarlo de forma natural.

La mente es uno de los órganos más poderosos que existen, pues puede hacer que logres el éxito o no, que nos sintamos tristes o felices e incluso ayuda a eliminar los dolores.

De acuerdo a la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, diversas investigaciones afirman que debido a que el dolor afecta a la mente y el cuerpo, las terapias mente-cuerpo tienen la capacidad de aliviar el dolor con sólo cambiar la forma en lo percibes.

El dolor está influenciado por la composición genética, emociones , personalidad y estilo de vida, así como la experiencia pasada, por lo que si se tiene dolor constante, hay que analizar todos estos factores y realizar técnicas que ayuden a eliminarlo, pero ¿cómo?

“Tiendo a pensar que estas técnicas son similares a los sabores de la tienda de helado. Dependiendo de tu estado de ánimo, es posible desear un sabor diferente. Practicar una combinación de habilidades mente-cuerpo aumenta la eficacia del alivio del dolor”, explicó la Dr. Ellen Slawsby, asistente de profesor clínico de psiquiatría de la Escuela de Medicina en Harvard.

Las técnicas son sencillas de realizar y consisten en lo siguiente.

Respira profundamente


Inhala profundamente, espera unos segundos y exhala.

Para que puedas enfocarte, menciona una palabra o frese que te guíe. Por ejemplo, puede ser “paz” al inhalar y “tensión" al exhalar.

Siente tus emociones


Cierra los ojos y relaja todos tus músculos. Concéntrate en la respiración profunda y cuando tus pensamientos se rompas di “refrescar” y vuelve a los ejercicios de respiración.

Hazlo por unos 10 o 20 minutos y después siéntate en silencio por un minuto o dos en lo que tus pensamientos regresan.

Abre los ojos y siéntate en silencio otro minuto.

Esto te ayudará a reducir el estrés, a bombear la frecuencia cardíaca y a poner los sistemas del cuerpo en alerta máxima.

Medita imaginando ambientes


Comienza con la respiración profunda y presta atención a cada inhalación y exhalación.

Luego escucha música relajante e imagina que estás en un lugar tranquilo. Si tu mente divaga, sólo di “refrescar” y así volverá la imagen a tu mente.

Haz algo que te guste


Puede ser leer, salir a caminar, dibujar o cocinar, lo que sea que realmente te apasione hacer.

Al momento de hacer la actividad, presta atención a cada detalle y cómo tus sentidos y emociones responden a ello.

Recuerda que si te desconcentras, sólo repite “refrescar”.

Práctica yoga y Tai chi


Son los mejores ejercicios para incorporar los ejercicios de respiración, la meditación y los movimientos para estirar y fortalecer los músculos

Los videos en internet pueden ayudarte a comenzar, pero para saber cómo hacerlo correctamente, lo mejor es ir con un especialista en estas técnicas.

Piensa positivo


“Cuando estamos enfermos, a menudo nos fijamos en lo que no somos capaces de hacer. Cambia tu enfoque a lo que puedes hacer y así tendrás una visión más precisa de ti mismo y del mundo en general”, concluye Slawsby.

(Con información de Harvard Health Publications)

publicidad

publicidad

publicidad