publicidad

Usar enjuague bucal elimina beneficios del ejercicio
Ejercicio y Deporte

Usar enjuague bucal elimina beneficios del ejercicio

Las bacterias orales son una fuente clave para la molécula en la circulación sanguínea, al menos durante el primer periodo de recuperación después del ejercicio

  • Adrian Aguirre
  • 07/09/2019
  • 18:17 hrs.

De acuerdo con un equipo internacional de investigadores dirigidos desde la Universidad de Plymouth, el uso del enjuague bucal puede reducir los beneficios del ejercicio físico, especialmente en lo relativo a la reducción de la presión arterial.

Los expertos demostraron que el efecto reductor de la presión arterial que aporta el ejercicio disminuye significativamente cuando las personas se enjuagan la boca con enjuague bucal antibacteriano en lugar de agua, lo que demuestra la importancia de las bacterias orales en la salud cardiovascular.

"Investigaciones anteriores han sugerido que el óxido nítrico no está involucrado en esta respuesta posterior al ejercicio, y solo está involucrado durante el ejercicio, pero el nuevo estudio desafía esos puntos de vista. Todo tiene que ver con la degradación del óxido nítrico en un compuesto llamado nitrato, que durante años se pensó que no tenía función en el cuerpo, si bien la investigación en la última década ha demostrado que el nitrato puede ser absorbido por las glándulas salivales y excretado con saliva en la boca", explican los científicos en el trabajo publicado en la revista "Free Radical Biology and Medicine".

Puedes leer: Asma provocada por el ejercicio: síntomas y causas

Para llegar a esta conclusión, los autores pidieron a 23 adultos sanos que corrieran, en dos ocasiones distintas, en una cita durante 30 minutos y luego se sometieran a una monitorización durante las dos horas posteriores a la realización de la prueba. En cada ocasión, a los 30, 60 y 90 minutos después del ejercicio, se les pidió que se enjuagaran la boca con un líquido, ya fuera un enjuague bucal antibacteriano (clorhexidina al 0,2%) o un placebo de agua con sabor a menta. Ni los participantes ni los investigadores sabían con qué líquido se enjuagaban.

Después de esto se midió se midió su presión arterial y se tomaron muestras de saliva y sangre antes del ejercicio y a los 120 minutos después del mismo. Durante el ejercicio y la recuperación no se les permitieron alimentos ni bebidas, excepto agua.

La reducción de la presión arterial de los "pacientes" que se habían enjuagado la boca con placebo fue de unos 5,2 mmHg a la hora de realizar ejercicio físico, mientras que la disminución sólo fue de 2mmHg entre los que habían usado enjuague bucal antibacteriano.

"Estos resultados muestran que el efecto reductor de la presión arterial del ejercicio disminuyó en más del 60 por ciento durante la primera hora de recuperación y se eliminó por completo dos horas después del ejercicio cuando los participantes recibieron enjuague bucal antibacteriano", señalaron los científicos.

Durante el estudio, los autores también observaron que cuando se administró enjuague bucal antibacteriano a los participantes, sus niveles de nitrito en la sangre no aumentaron después de la actividad física, sino que sólo se produjo cuando usaron placebo, lo que muestra que las bacterias orales son una fuente clave para la molécula en la circulación sanguínea, al menos durante el primer periodo de recuperación después de que se realizara el ejercicio.


 

También te puede interesar: Ejercicio en exceso puede dañar los riñones

Todo en exceso es malo:

El realizar ejercicio de manera extrema puede ocasionar daños graves a la salud que podrían ser irreversibles. Así lo aseguraron especialistas del Hospital Houston Methodist, quienes alertaron sobre la descomposición del tejido muscular que ocasiona la liberación de los contenidos de las fibras musculares en la sangre o como ellos le llaman, "Rabdomiólisis".

Estas sustancias son dañinas para el riñón y con frecuencia causan daño renal.

La Rabdomiólisis es un riesgo raro, pero real al realizar entrenamientos de alta intensidad, indican los especialistas, quienes explican que cuando hacemos ejercicios estamos tentados a superar nuestros propios límites y que tendemos a forzar los músculos más allá del dolor, pero que con la Rabdomiólisis el músculo se hincha y la orina sale de color obscuro debido a que la mioglobina, que es la proteína de los músculos, ha traspasado al torrente sanguíneo y los riñones se encuentran trabajando con mayor dificultad para desecharla.


Con información de Infosalus y Sumédico.com

publicidad

publicidad

publicidad