publicidad

Remedios caseros con bicarbonato de sodio, ¿funcionan?
Alimentos y Tendencias

Remedios caseros con bicarbonato de sodio, ¿funcionan?

El bicarbonato de sodio se usa para bajar de peso y hasta para curar enfermedades, pero la ciencia solo confirma uno de sus beneficios

  • SUSANA CARRASCO MERINO
  • 06/08/2019
  • 12:50 hrs.

Existe una gran cantidad de remedios caseros con bicarbonato de sodio y se cree que pueden curar diversas enfermedades o que ayudan a bajar de peso, sin embargo, la ciencia ha comprobado que no es del todo cierto.

En algunos casos incluso podría ser peligroso, por lo que es importante conocer cuáles son las verdaderas propiedades del bicarbonato.

Remedios caseros con bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio es un compuesto formado por sodio, carbono, oxígeno e hidrógeno. Durante años se le han atribuido una gran cantidad de beneficios a la salud, pero estas propiedades no están comprobadas.

La ciencia solo reconoce uno de los beneficios del bicarbonato de sodio y es su uso para contrarrestar o neutralizar la acidez estomacal.

Al respecto, Andrea Calderón, secretaria científica de la Sociedad Española Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA), indica que la fama del bicarbonato de sodio se debe a sus efectos positivos para controlar el ácido estomacal, pero también a otras funciones que se le atribuyen y que no están científicamente comprobadas.

"La gran mayoría de los beneficios que se hablan del bicarbonato no son ciertos", puntualiza la experta.

Calderón también señala que quitando su utilidad contra la acidez estomacal, no se recomienda su uso para nada más.

"En general su recomendación a nivel de salud sería para reducir el malestar por acidez, sensación de ardor e indigestión", agrega.

Para obtener estos beneficios del bicarbonato contra males digestivos debes hacer lo siguiente:

1. Poner una cucharadita pequeña de café disuelto en un vaso de agua.

2. Revolver bien hasta que desaparezca la efervescencia.

3. Beberlo durante o después de la comida, especialmente si hay sensación de indigestión.

Si ya hay un problema de acidez estomacal, el bicarbonato de sodio reduce el efecto de ácido de algunos alimentos si se toma antes de comer.

El bicarbonato es más efectivo si se añade directamente a platos preparados como las legumbres, se pone durante el tiempo de remojo y se reducen los problemas de digestión, controlando los gases y la acidez.

La experta señala que otra forma de obtener los beneficios del bicarbonato es agregarlo en alimentos ácidos como la salsa de tomate, para que neutralice la acidez tanto a nivel del sabor como en la digestión.

TAMBIÉN LEE: 7 razones para comer cacahuates todos los días 

En repostería también es efectivo, ya que sirve para dar textura y esponjosidad, porque al mezclarlo con sustancias ácidas como los lácteos o el limón desprende dióxido de carbono, dando lugar al efecto levadura.

El uso de bicarbonato de sodio para males digestivos no tiene efectos secundarios y si los llega a haber, no son de riesgo, pueden ser flatulencias o sensación de nauseas nada más.

Su consumo moderado no es peligroso, pero hay que tener en cuenta que puede haber efectos negativos si se toma en exceso.

¿Cómo tomarlo?

La experta recomienda que debemos tomar el bicarbonato de sodio con moderación, evitando tomarlo durante un tiempo prolongado.

No se debe tomar todos los días, solo en momentos puntuales o unos días seguidos, pero no más de una semana.

De lo contrario, pueden surgir complicaciones como la alcalosis sistemática, en la que surge un aumento de alcalinidad en los fluidos corporales. 

Lo ideal es ingerirlo una vez al día o dos como máximo y si tomamos medicamentos o padecemos alguna enfermedad, se debe preguntar al médico antes de tomarlo.

"El bicarbonato interacciona con varios medicamentos de uso común como los antiinflamatorios no esteroideos, antibióticos y medicamentos altos en hierro si los tomamos juntos", señala la especialista.

En ese sentido, las complicaciones podrían ser que el bicarbonato aumenta el efecto de los fármacos o los reduce.

Las mujeres embarazadas, las que dan seno materno y los niños menores de 14 años no deben tomarlo, tampoco las personas con enfermedades cardíacas, renales, intestinales o del apéndice.

En caso de tomar diuréticos, también se debe preguntar al médico antes de ingerirlo porque es necesario llevar un control de su consumo.

Tómalo en cuenta y si tienes un problema que persiste a pesar de tomar algunos remedios caseros, lo mejor es que acudas al médico. 

SIGUE LEYENDO: Vitaminas que necesitas después de los 30 

(Con información de Infosalus)

 

publicidad

publicidad

publicidad