Razones por las que tu cuerpo tiembla al hacer ejercicio

En ocasiones el temblor corporal durante el esfuerzo físico es normal y se debe a procesos fisiológicos relacionados con el propio entrenamiento.

Hacer ejercicio puede generar mucha satisfacción en las personas ya que durante la práctica del deporte el cuerpo segrega hormonas como la dopamina, la serotonina y la endorfina que provocan una sensación placentera, sin embargo, cuando durante el ejercicio se carga mucho peso tu cuerpo tiembla y te diremos por qué sucede.

Razones por las que tu cuerpo tiembla al hacer ejercicio

Cuando entrenas tus extremidades superiores y ya cargas un peso considerable seguramente has sentido esa sensación de que de pronto tus músculos empiezan a temblar al levantar pesas o el objeto con el que entrenes.

¿Por qué tu cuerpo tiembla cuando cargas mucho peso?

El temblor corporal durante el esfuerzo físico es normal y se debe a procesos fisiológicos relacionados con el propio entrenamiento. Las causas son diversas y a continuación te diremos a qué puede deberse:

Fatiga muscular

Esta es la principal razón por la que tiembla el cuerpo al levantar más peso. Por eso es más común que tu cuerpo empiece a temblar sobre el final del entrenamiento o en las últimas repeticiones.

Se cree que la principal causa es la interrupción de la conexión motoneuronal. Es decir, la comunicación entre las neuronas que permite contraer todos tus grupos musculares. Lo que provoca una disminución de la respuesta muscular, pérdida de fuerza y debilitamiento. Al mismo tiempo, puedes desarrollar alteraciones del equilibrio y una reducción del control motor.

La fatiga muscular es señal de que has llegado al punto límite de tu capacidad. Algunos la usan como indicador de todos sus entrenamientos.

imagen-cuerpo

(Foto: Freepik)

No estirar o no hacerlo de la forma apropiada

Estirar y calentar el músculo es importante antes y después de cualquier rutina de entrenamiento. El estiramiento mejora el rendimiento de la sesión y evita lesiones.

Antes de iniciar tu entrenamiento debes dedicar al menos 10 minutos a estirar todos los grupos musculares. También debes hacer estiramientos entre cada ejercicio que hagas, ya que así se incentiva la oxigenación y ayuda a liberar tensiones. Si tu cuerpo llega a temblar al levantar peso, es probable que se deba a que no estiras lo suficiente.

Falta de entrenamiento

La falta de entrenamiento puede reducir tu fuerza, potencia e incluso coordinación en cuestión de semanas. Si al regresar a hacer ejercicio piensas levantar el mismo peso que la última vez que acudiste a entrenar, es natural que tu cuerpo no responda de la mejor manera.

Recuerda que tu progreso siempre debe estar acorde con tus capacidades, fuerza y resistencia. Al incluir objetivos poco realistas te puedes exponer a lesiones de gravedad.

imagen-cuerpo

(Foto: Freepik)

Ausencia de minerales

Durante el entrenamiento físico se consumen grandes cantidades de sodio, potasio y calcio. También pierdes estos micronutrientes a través del sudor y la orina.

La reserva de estos minerales es diferente en cada persona. Si tus entrenamientos son largos, es probable que te acerques al mínimo requerido por el organismo para funcionar sin problemas. En este punto puedes experimentar temblores en el cuerpo e incluso calambres.

Aunque tu cuerpo puede presentar temblores al entrenar y estos en muchas ocasiones se deben a un proceso normal, debes de cuidar que estés haciendo los ejercicios de una manera correcta para así evitar lesiones.

Sigue leyendo: ¿Estamos cerca de las vacunas contra las adicciones?

(Con información de: Mejor con salud y Men´s Health)