Profeco revela qué contienen realmente los "caldos de pollo"

El caldo de pollo natural contiene colágeno, que es la proteína más abundante en el cuerpo.

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) ha advertido a las familias que elijan con información los "caldos de pollo" o consomé de pollo que se adquieren en distintos puntos de venta pues son una mezcla de ingredientes que no serían los más adecuados para la nutrición y salud. Te decimos por qué.

Profeco revela qué contienen realmente los caldos de pollo

La información publicada por Profeco en su revista del mes de julio lo confirma; si bien los caldos de pollo son una alternativa practica en la cocida para preparar distintos guisos, su consumo recurrente puede significar que le estés dando a tu organismo altos contenidos de sal, en consecuencia de sodio, lo cual es dañino para la salud.

 Te recomendamos: Profeco advierte posible adulteración en dos marcas de café

imagen-cuerpo

¿Qué contienen realmente los "caldos de pollo" comerciales?

De acuerdo con la Profeco, los caldos y consomés de pollo industrializados, en cubo, polvo o granulados, son una mezcla de:

- Sal yodada

- Saborizantes naturales y artificiales

- Grasas vegetales

- Colorantes

- Glutamato monosódico

- Especias

- Fécula de maíz

- Carne de grasa de pollo

- Azúcar.

imagen-cuerpo

En ese sentido, el sodio es uno de los componentes de la sal y que pese a ser necesario para el organismo, en exceso es dañino mientras que, el glutamato monosódico es un potenciador del sabor que se agrega comúnmente a los alimentos procesados, pues activa ciertas terminales de la lengua que hacen que el sabor de cada alimento sea más fuerte:

"Su uso es controvertido ya que se le relaciona con cuadros de dolores de cabeza, sudoración, opresión en el pecho, ardor en la boca y mareos".

Los efectos adversos del glutamato monosódico

Aunque el uso de glutamato monosódico es reconocido como seguro por instituciones como la U.S. Food and Drug Administration (FDA) y una ingesta diaria admisible puede declararlo como inocuo, según el Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios, existen personas que presentan síntomas adversos relacionados por su consumo, entre ellas:

1. Taquicardia

2. Dolor de cabeza

3. Sofocación

4. Sensación de presión en la cara

5. Adormecimiento de la boca

6. Dificultad para respirar

7. Sudoración

8. Dolor de pecho

9. Debilidad.

imagen-cuerpo

RECETA DE CALDO DE POLLO NATURAL

Tiempo de elaboración: 30 minutos, más una noche de reposo.

Caducidad: 5 días en refrigeración

Rendimiento: 2 litros

Calorías: 90

Costo promedio: 7 pesos

INGREDIENTES. 2 huesos de pechuga de pollo, 2 hojas de yerbabuena, un pedazo de cebolla, un diente de ajo, 2 litros de agua y una pizca de sal de grano.

UTENSILIOS. Cacerola y colador

PROCEDIMIENTO

1. Enjuaga los huesos de pechuga con agua potable, de preferencia.

2. En la cacerola coloca los 2 litros de agua con los huesos y el resto de los ingredientes.

3. Tapa y deja hervir a fuego bajo durante 10 minutos.

4. Retira del fuego y deja enfriar.

5. Cuela el líquido en un recipiente de tamaño adecuado.

6. Refrigera toda la noche.

7. Al día siguiente retira la grasa

8. Puedes congelarlo en un recipiente con tapa hermética.

9. Otra opción para conservarlo es envasarlo al vacío. 

imagen-cuerpo

BENEFICIOS DEL CALDO DE POLLO NATURAL

El caldo de pollo natural contiene colágeno, que es la proteína más abundante en el cuerpo y está presente en cartílagos, ligamentos, articulaciones e intestino. También contiene aminoácidos, compuestos orgánicos que se combinan para formar proteínas.

También te sugerimos: ¿Por qué la dieta mediterránea se considera la mejor dieta de 2020?

imagen-cuerpo

Finalmente, la recomendación de Profeco y los especialistas en Nutrición es preparar el caldo de forma natural:

"Los caldos se obtienen de la cocción de carnes, pescados, mariscos o verduras, y de acuerdo con los ingredientes con los que se elabore tendrá determinado aporte nutrimento y contará con los condimentos y la cantidad de sal que uno desee, lo que no es posible controlar en los productos industrializados".

Con información de: Profeco