publicidad

¿Por qué caminar es mejor que ir al gimnasio?
Ejercicio y Deporte

¿Por qué caminar es mejor que ir al gimnasio?

A la larga, puede que la solución a todo sea salir a dar una vuelta de vez en cuando

  • Adrian Aguirre
  • 30/07/2019
  • 15:38 hrs.

Hoy se cree que pasar largas horas en el gimnasio haciendo pesas o ejercicios desgastantes es lo mejor para la salud. Y tal vez lo sea en el sentido de que tonifica nuestro cuerpo y nos hace lucir una figura atlética, pero pensando a futuro, puede que haya una mejor opción: salir a caminar.

Simple, ¿no?

Al menos así lo revela el neurocientífico doctorado por la Univeridad de Oxford, Shane O'Mara, quien favorece lo que él llama una visión del cerebro "centrada en el motor", o sea, que evolucionó para apoyar el movimiento y, por lo tanto, si dejamos de movernos, no funcionará de la menor manera.

"Nuestros sistemas sensoriales funcionan al máximo cuando se mueven por el mundo", dice O'Mara, quien cita un estudio de 2018 que rastreó los niveles de actividad y los rasgos de personalidad de los participantes durante 20 años y demostró que aquellos que se movieron menos mostraron cambios de personalidad malignos.

Puedes leer: El estrés destruye el corazón

Estar en movimiento es mejor que no hacer nada e incluso favorece el ritmo de la conversación entre dos personas.

"Están caminando rítmicamente juntos y hay todo tipo de ritmos en el cerebro como resultado de participar en ese tipo de actividad que están ausentes cuando estás sentado.

Una de las grandes superpotencias ignoradas que tenemos es que, cuando nos levantamos y caminamos, nuestros sentidos se agudizan. Los ritmos que anteriormente estarían tranquilos cobran vida de repente, y la forma en que nuestro cerebro interactúa con nuestro cuerpo cambia", explica el doctor, quien al ser preguntado sobre la relación entre caminar y los pacientes que sufren algún daño cerebral, respondió: "es razonable suponer que caminar supervisado puede ayudar con la lesión cerebral adquirida, dependiendo de la naturaleza, tipo y extensión de la lesión, tal vez al promover el flujo sanguíneo, y quizás también por el efecto de arrastrar varios ritmos eléctricos en el cerebro. Y tal vez participando en una doble tarea sistemática, como hablar y caminar .

Uno de estos ritmos es el de las ondas cerebrales Theta, que puede detectar todo el cerebro durante el curso del movimiento y tiene todo tipo de efectos maravillosos en términos de ayudar al aprendizaje y memoria, y ese tipo de cosas. Theta se pone de mal humor cuando nos movemos porque es necesario para el aprendizaje espacial.

Las escalas de tiempo que nos permiten caminar son aquellas con las que evolucionamos y en las que la recolección de información del entorno ocurre con mayor facilidad".

Regresando a la comparación entre el ejercicio intenso y los beneficios de dar una vuelta, O'Mara explica que algunas personas no consideran el caminar como un ejercicio adecuado y que "Este es un terrible error. Lo que necesitamos ser es mucho más activo en general en el transcurso del día de lo que somos. Y, a menudo, una hora en el gimnasio no es suficiente. Lo que ves si logras que las personas usen monitores de actividad es que, debido a que participan en una hora de actividad realmente intensa, participan en mucha menos actividad después.

También te puede interesar: ¿Qué es la fobia social?

¿El mismo golpe que obtienes al correr es el que obtendrías al tomar morfina? Simplemente no sabemos si eso es cierto. Las personas que estudian esta área no continúan con las endorfinas y puede haber una razón para eso".

Pero eso sí, caminar es más económico y accesible.

"Usted no necesita más que una chamarra para la lluvia y unos zapatos cómodos. No tiene que involucrarse en mucha preparación; estiramientos, calentamiento...Para obtener los máximos beneficios de esta actividad para la salud, recomiendo que la velocidad sea constantemente alta en una distancia razonable, digamos consistentemente en más de 5 km / h, sostenida durante al menos 30 minutos".

Y además de representar beneficios para el cuerpo y la mente, caminar, movernos y explorar también nos ayuda a ubicarnos.

"Si alquila un automóvil y conduce por un país en el que nunca ha estado, tomando una ruta a una ciudad en la que nunca antes había conducido, la primera vez, depende en gran medida del GPS. La segunda vez, no tanto y, por tercera o cuarta vez, no necesitas el GPS porque has aprendido la ruta", dice O'Mara.


Así que ya lo sabes: si no tienes ganas o dinero para ir al Gym, ponte los tenis o zapatos más cómodos que tengas y sal a dar una vuelta. Igual y encuentras un nuevo restaurante donde comer, una nueva forma de llegar al trabajo, un camino menos concurrido de regreso a casa o simplemente te desestresas y te mantienes activo sin perder el dinero mensual que supondría una suscripción al gimnasio.



Con información de The Guardian

publicidad

publicidad

publicidad