No culpar a las mujeres, es apoyar la lactancia materna

La lactancia materna reduce la morbilidad y mortalidad infantil.

En el marco de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, que tiene como objetivo fomentar la lactancia materna o natural, y mejorar la salud de los bebés de todo el mundo, expertos reunidos por la Alianza por la Salud Alimentaria reconocen y advierten que hace falta mucho que hacer para fomentar el apoyo a la lactancia y concientizar acerca de los efectos negativos para la salud de las madres y los menores causados por el consumo de fórmulas lácteas; productos que no carecen de publicidad y marketing pero sí distan de ser una opción comparable con la leche materna y su aporte nutritivo.

No culpar a las mujeres, es apoyar la lactancia materna

Te recomendamos: 7 beneficios del tamarindo para tu salud que debes conocer

No culpar a las mujeres, es apoyar la lactancia materna: estos son los beneficios de la leche materna para la salud

Al respecto, la doctora Anabelle Bonvecchio Arenas, Directora de Investigación en Políticas y Programas de Nutrición adscrita al Centro de Investigación en Nutrición y Salud (CINyS), del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) destacó que la lactancia materna reduce la morbilidad y mortalidad infantil además de brindar otros importantes beneficios como:

- Reduce el riesgo de retraso del crecimiento y emaciación

- Disminuye el riesgo de obesidad infantil y enfermedades crónicas no transmisibles

- En las madres, reduce el riesgo de cáncer de mama y de ovario

- Estimula el desarrollo cognitivo, logros educativos e ingresos, además de mejorar el desarrollo social y económico.

imagen-cuerpo

Además de lo anterior, la especialista señala que la lactancia materna reduce el cambio climático al hacer la cadena alimenticia más corta y también es más ecológica en comparación con los sucedáneos:

"Hay 4 kg de gases de efecto invernadero en 1 kg de fórmula láctea. Es una de las mejores inversiones: por cada dólar invertido, se estima un retorno económico de US $35".

¿Leche materna o fórmula láctea? No hay comparación...

Respecto a la comparativa nutricional, la leche materna contiene los siguientes componentes: anticuerpos, hormonas, antivirus, vitaminas, minerales, antialergénicos, antiparásitos, factores de crecimiento, minerales, vitaminas, grasas, DHA/Omega 3 y carbohidratos; contra la leche de fórmula que puede tener añadidos algunos minerales, vitaminas, grasas, DHA/Omega 3, carbohidratos y también azúcares.

En la pandemia se puede lactar y vacunar

Los expertos también destacaron que la lactancia materna debe practicarse incluso en la pandemia, ya sea en casos de covid o al administrarse una vacuna, las madres pueden alimentar a sus hijos sin que implique un riesgo,

Pese a que la leche materna es el mejor alimento para el bebé, en México la industria de fórmulas lácteas continúa teniendo prácticas que incentivan el abandono de la lactancia y muchos niños y niñas tienen mayor riesgo de enfermar por su consumo, por ello, los investigadores urgen a trabajar en el vacío legislativo que ha impedido el crecimiento en la práctica de la lactancia.

imagen-cuerpo

Datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) muestra que a nivel nacional casi el 96% de las mujeres inician la lactancia materna; el problema no es el inicio, dice Arenas y las prácticas de lactancia materna es mejor en regiones rurales que urbanas:

"Las mujeres indígenas tienen mayor prevalencia de lactancia materna exclusiva. Las mujeres que han recibido educación y consejería de lactancia materna también tiene una mejor práctica de la lactancia mientras que estar empleada o ser madre soltera se asoció negativamente con la práctica de la lactancia. México es uno de los países con más baja prevalencia de lactancia materna exclusiva en las Américas con 28.3% región que tiene un promedio de 38% y en el mundo el promedio de la prevalencia es de 44%".

 

Respecto al último punto, la doctora detalla que las mujeres con empleo formal o informal en comparación con las mujeres sin empleo tienen:

20% menos probabilidades de amamantar alguna vez

10% menores probabilidades de inicio temprano de la lactancia materna

20% menos probabilidad de lactancia materna exclusiva en los 6 primeros meses

40% menos probabilidad de lactancia materna predominante durante los 6 primeros meses.

No culpar a las mujeres, es apoyar la lactancia materna

Los especialistas destacaron también que las mujeres no toman la decisión de amamantar solas y que es muy importante reconocer que esa decisión está basada en múltiples niveles que impactan sus decisiones sobre la alimentación de sus hijos y que se dividen en determinantes e intervenciones:

1. Determinantes. Los hay estructurales que incluyen el contexto sociocultural y comercial, también hay determinantes ambientales como los sistemas y servicios de salud, familia y comunidad, además de los lugares de trabajo y empleos. Los determinantes individuales tienen que ver con las características de la madre y el bebé pero también con la relación madre e hijo (a).

2. Intervenciones. Las intervenciones incluyen la movilización social y medios de comunicación, política legislativa. Financiación, control, aplicación, asesoramiento y apoyo a la lactancia.

imagen-cuerpo

Por lo anterior y al ser una decisión multifactorial y compleja, más no individual, la reflexión está en tomar conciencia acerca de la asociación que existe entre las fórmulas lácteas y el abandono de la lactancia materna, trabajar en todos los niveles pertinentes, en educación, promoción, entornos laborales, recursos, servicios de salud, especialistas, bioética, publicidad, vacíos legislativos y en la falta de políticas públicas en torno a una práctica que aún genera controversia y de la cual, el abandono señala únicamente a las mujeres de forma errónea y sin argumento válido: la lactancia materna.

También te sugerimos: Queso protege contra problemas de memoria asociados con la edad

Finalmente, por todos sus beneficios, la Organización Mundial de la salud (OMS) recomienda la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida y es importante iniciarla de forma temprana. La OMS también india la continuación de la lactancia materna con alimentos complementarios apropiados por 2 años o más pues mejora significativamente la supervivencia neonata y se reduce la morbilidad infantil.