Los peligros de comer las cabezas de los camarones
Alimentos y Tendencias

Los peligros de comer las cabezas de los camarones

Cuando cocinas, ¿le quitas la cabeza a los camarones?

  • INGRID SILVA
  • 18/12/2019
  • 13:17 hrs.

De acuerdo con la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan), chupar o comer la cabeza de los camarones podría representar un riesgo para la salud pues, pueden contener cadmio y sulfitos.

Y es que, los camarones (palaemon serratus, son uno de los alimentos más tradicionales durante los festejos decembrinos pues es fuente de nutrientes y de un sabor característico que muchos disfrutamos. Entre los nutrientes del camarón están el yodo, potasio, selenio, colesterol, fósforo, niacina, zinc, vitamina E y vitamina B12.

Te recomendamos: Pitaya protegería riñones de medicamentos contra cáncer

Cabeza de los camarones: ¿por qué evitar consumirla?

Respecto al cadmio, la Organización Mundial de la Salud (OMS), advierte sobre sus efectos tóxicos en órganos como los riñones y en los sistemas óseo y respiratorio.

El cadmio está clasificado como un carcinógeno para los seres humanos, pese a que se encuentra en proporciones muy bajas en el medio ambiente. Aecosan además señala que si bien la absorción se cadmio en el aparato digestivo es baja, tiende a acumularse durante un tiempo aproximado de 10 y hasta 30 años.

Respecto a los sulfitos, estos se agregan desde el momento en que los camarones son capturados para evitar la melanosis, es decir, el proceso por el cual los camarones sufren un cambio de coloración a negro y también para que tengan una mayor duración.

Al respecto, Javier Borderías Juárez, especialista del Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos y Nutrición (ICTAN), señala que el ennegrecimiento de los camarones no indica deterioro, en todo caso, un olor a amoniaco significaría que el marisco ya no sirve.

Los sulfitos pueden generar alergias y reacciones similares a las de un ataque de asma.

Tanto las cabezas como el caparazón de los crustáceos acumulan más fácilmente los aditivos, por ello es importante que las cabezas de los camarones sean desechadas.

También te sugerimos: Las palabras que más utilizan las personas con depresión

¿Mayor riesgo? La OMS refiere además que moluscos y crustáceos acumulan el metal con mayor facilidad y rapidez, aunque también puede encontrarse en cereales, tubérculos ricos en almidón y vegetales.

Finalmente, para reducir la presencia de cadmio en el medio ambiente, la OMS sugiere aumentar su reciclado, minimizar las emisiones que provienen de la gestión de desechos y la minería, además de promover condiciones de trabajo saludables para quienes manipulan productos con cadmio. Desde nuestro sitio, también podemos ayudar si evitamos el consumo de tabaco.

Con información de: EL PAÍS


publicidad

publicidad

publicidad