publicidad

Investigadores concluyen que hacer ejercicio no “da más hambre”
Ejercicio y Deporte

Investigadores concluyen que hacer ejercicio no “da más hambre”

Fotografía: TecnoReviews

Hasta el momento se sabe que el ejercicio puede participar en la modulación de la ingesta de alimentos.

  • INGRID SILVA
  • 30/09/2020
  • 18:48 hrs.

¿Hacer ejercicio da hambre? El hambre es el estado general de carencia de alimentos, esa necesidad de ganas de comer que muchas personas asocian con la práctica de ejercicio, principalmente ejercicio de alta intensidad, sin embargo, un grupo de investigadores del Grupo de Investigación del Laboratorio de Fisiología del Esfuerzo (LFE Research Group) de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (INEF) de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) podrían contradecir una de las mayores creencias populares de que hacer ejercicio provoca hambre.

Te recomendamos: Tres bebidas que tomas a diario y aumentan el riesgo de reflujo

¿Hacer ejercicio no aumenta las ganas de comer?

El reciente estudio nombrado como PRONAF (PROgramas de Nutrición y Actividad Física para el tratamiento de la obesidad) analiza el efecto de la práctica de ejercicio físico en la ingesta de calorías (energía) y cómo esto influye en el peso corporal. Se trata de uno de los mayores estudios realizados al respecto.

Para lo anterior, se tomaron en cuenta los siguientes factores:

- Tipo específico de ejercicio que podría favorecer mayor adherencia a la dieta prescrita

- Motivación relacionada con la alimentación

- Composición de una dieta (si es más saludable)

- Cambios en la composición corporal en personas con obesidad o sobrepeso.

Hasta el momento se sabe que el ejercicio puede participar en la modulación de la ingesta de alimentos, regular el apetito, la ingesta de calorías y la composición de la dieta, aunque el tipo de ejercicio que podría producir mayores cambios aún no está determinado.

Los inquietantes hallazgos de los investigadores…

En ese sentido, los investigadores trabajaron con una muestra de 300 personas y no encontraron efectos importantes del tipo de ejercicio sobre la ingesta de energía, la selección de macronutrientes o las modificaciones de la composición corporal.

Además de los hallazgos mencionados anteriormente, una de las conclusiones más relevantes de este trabajo es que la práctica de los distintos tipos de ejercicio no produce mayor necesidad de alimentos (hambre) o ingesta en personas con exceso de peso:

"Uno de los resultados más interesantes que hemos obtenido es que se pone de manifiesto que las personas que inician un programa de ejercicio a largo plazo no aumentan su consumo de energía de manera compensatoria, siempre y cuando se incluyan consejos dietéticos".

Respecto a lo anterior, Pedro J. Benito, uno de los investigadores de INEF-UPM explica que los entrenadores pueden considerar cualquier opción de ejercicio, ya sea de fuerza, aeróbico o la combinación de ambos sin temor a que el programa de ejercicio físico impacte de manera negativa la conducta alimentaria.

Los insospechados beneficios del ejercicio

Se sabe que realizar ejercicio de forma regular es una de las estrategias principales para el tratamiento de la obesidad y el sobrepeso, además, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) indica que el ejercicio aporta múltiples beneficios para la salud, entre ellos:

1. Fortalece los músculos y corrige la postura

2. Previene los dolores de espalda y articulaciones

3. Fortalece los huesos y reduce el riesgo de osteoporosis

4. Reduce los niveles de azúcar y grasas en la sangre

5. Disminuye el riesgo de presión arterial alta y diabetes

6. Mejora la circulación sanguínea

7. Previene enfermedades cardiovasculares

8. Disminuye el riesgo de depresión y favorece el aprendizaje

9. Reduce la probabilidad de padecer algunos tipos de cáncer.

También te sugerimos: 5 secretos de las mujeres fitness para un abdomen plano y definido

Finalmente, el estudio publicado en la revista especializada “Nutrients” eliminaría la creencia popular de que hacer ejercicio aumenta las ganas de comer, aunque, para que ello no ocurra se requeriría acudir con un especialista que prescriba un plan de alimentación equilibrado y nutritivo.

Con información de: Infosalus


publicidad

publicidad

publicidad