publicidad

¿El agua mineral realmente aporta minerales?
Alimentos y Tendencias

¿El "agua mineral" realmente aporta minerales?

Tanto el agua mineral, mineralizada o gasificada son bebidas que no se recomiendan para un consumo habitual, sino para consumo ocasional.

  • INGRID SILVA
  • 23/09/2020
  • 15:32 hrs.

Como se lee en una publicación de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), “no todas las burbujas son iguales” y esta frase para reconocer la importancia de diferenciar entre agua mineral, agua gasificada y agua mineralizada.

El agua mineral natural es aquella que se extrae del subsuelo y que por lo tanto, está mineralizada naturalmente por su procedencia de manantiales minerales que entre más profundos sean, más pura será el agua. El agua mineral natural contiene gas carbónico, pero lo pierde durante la extracción y transporte.

Te recomendamos: Este edulcorante de alto consumo puede causar hígado graso

 

¿El agua mineral aporta realmente nutrientes?

Agua mineral natural gasificada. Este tipo de agua mineral es aquella a la que se le añade gas carbónico de procedencia casi siempre volcánica, particularmente, ligado a fenómenos de volcanismo residual, indica Profeco.

El agua mineral natural gasificada o carbonatada tiene un sabor generalmente ácido y su composición química estará determinada por las características del lugar de donde fue extraída y el ácido carbónico que se pierde durante el proceso de extracción es añadido artificialmente.

Agua mineralizada. Al agua mineralizada se le añaden minerales para enriquecer sus propiedades y al procesarla se le extraen minerales y se obtiene agua destilada:

“A través del proceso de mineralización, se le añaden elementos como el calcio o magnesio para que pueda ser considerada como agua mineral. Cada fábrica envasadora decide qué minerales quiere añadir”.

Ya identificadas las características principales de las tres diferentes bebidas, Profeco indica que los siguientes son los principales minerales que contienen, además de sus beneficios y daños producidos por un consumo excesivo:

Calcio. Ayuda en la formación de los huesos y los dientes, pero un consumo excesivo puede ocasionar cálculos renales.

Cloruro. Permite conservar el equilibrio de los líquidos corporales, pero en exceso puede aumentar la presión arterial.

Floruro. Este mineral fortalece el esmalte dental y en exceso debilitaría el esmalte de los dientes.

Magnesio. Ayuda en la función de los músculos y nervios, pero si lo consumes en exceso puede ocasionar debilidad muscular.

Potasio. Beneficia la contracción muscular, pero en exceso produce hipopotasemia que es una concentración elevada de dicho mineral en la sangre.

Sodio. Permite mantener el equilibrio de agua en el cuerpo y cuando hay un exceso se produce retención de líquidos e hipertensión arterial.

Sulfato. Ayuda a eliminar toxinas de origen externo que ingresan al organismo, pero en exceso puede ocasionar deshidratación y diarrea.

También te sugerimos: La ciencia descubre un nuevo beneficio del brócoli

Como te darás cuenta, la calidad nutritiva de estas bebidas, específicamente su aporte de minerales dependerá de su procedencia (natural) pero también de su procesamiento en fábricas y como todo alimento o bebida, su consumo debe ser moderado.

Finalmente, tanto el agua mineral, mineralizada o gasificada son bebidas que no se recomiendan para un consumo habitual, sino ocasional, consulta siempre con tu especialista en Nutrición para obtener la recomendación adecuada para ti.


publicidad

publicidad

publicidad