publicidad

Otros

Deporte ayuda a mejorar la vida sexual

Al hacer ejercicio los músculos se fortalecen, se reducen los niveles de ansiedad y depresión, además de aumentar la líbido.

  • 30/12/2013
  • 07:33 hrs.

Es común que al comenzar el año la mayoría de la población busque tener con mayor regularidad actividad física y una dieta más saludable. El ejercicio, como ya lo dijeron Antonio Ríos y Ángel de la Rubia, Socios y cofundadores de tulesióndeportiva.com, protege la salud del corazón, previene el desarrollo de diabetes, mejora la circulación y la función pulmonar, ayuda a reducir el riesgo de depresión y ansiedad, además de mantener un peso saludable.

A veces la motivación no está completa aunque se conozcan los beneficios a la salud de tener movimiento con la práctica de algún deporte. “Tal vez, si se supieran que la práctica de deporte regular contribuye a mejorar notablemente la vida sexual, lo pensarían dos veces", comentaron.

Los hombres sedentarios, al tener actividad física mejoran su salud sexual gracias a su papel en la prevención de la disfunción eréctil, una patología que se asocia con frecuencia a la edad o bien  patologías metabólicas como la diabetes. “En el caso de las mujeres, el ejercicio ayuda a mejorar el tono muscular pélvico, una región que se resiente con frecuencia tras la maternidad, además de prevenir, tal y como han demostrado los estudios científicos, la incontinencia urinaria y aumentar el apetito sexual”, detallaron.

Según un artículo publicado hace poco en el The Journal of Sexual Medicine, se compararon a 25 jugadoras de balonmano y voleibol de entre 20 y 45 años sexualmente activas con otras tantas mujeres sanas de la misma edad.  Se demostró que la práctica regular de ejercicio contribuye efectivamente a elevar el flujo sanguíneo en el clítoris, lo que potencia la función sexual femenina.

De hecho, el trabajo, indican, además de constatar, gracias a la evaluación de las medidas del flujo con ultrasonido doppler (técnica especial que evalúa la circulación de la sangre a través de los vasos sanguíneos). Las atletas reconocieron gozar de una mejor función sexual que las féminas sanas.

Cuidado con el corazón
Aunque está el mito de aquellos pacientes que padecieron un infarto de miocardio o un ictus deberían abstener de mantener relaciones sexuales, los últimos hallazgos científicos demuestran que si se incluye el ejercicio en la vida cotidiana además de las recomendaciones médicas posteriores se podría tener una visa sexual aunque por otro lado, los científicos saben que el sexo ocasional en personas con historial de enfermedad cardiaca o en pacientes en donde la patología es silente, es decir, “aún no ha dado síntomas, puede incrementar el riesgo de sufrir una muerte súbita, un primer episodio o nuevos eventos cardiacos”.

El ánimo depende de neurotansmisores
El ejercicio ayuda a reducir los niveles de ansiedad, depresión, tensión y  hostilidad. “Mejora el control del estrés personal y laboral”. Hay hasta cuatro neurotransmisores básicos que se relacionan con el estado de ánimo: epinefrina, dopamina, serotonina y las conocidas endorfinas. La epinefrina, perteneciente al grupo de la adrenalina, es la encargada del estado de alerta.

Aunque las más importantes son la serotonina y la dopamina. Respecto a la primera, “es el antídoto contra la depresión ya que eleva la moral y el estado de ánimo. Pero se encuentra por debajo de sus niveles normales en situaciones de estrés y ansiedad, o si nuestra dieta es rica en ácidos grasos y pobre en carbohidratos”.añadieron.

La dopamina es la responsable del ciclo sueño/vigilia. Sus niveles se alteran en situaciones parecidas a la serotonina, no en vano están muy relacionadas, explican. “Cuando la serotonina aumenta en el cerebro, lo hace también la dopamina. Estos dos neurotransmisores se elevan durante la práctica de ejercicio de intensidad moderada, pero relativamente prolongada, como sucede con la carrera, la bicicleta, la natación o caminar”.

Cuando hay mejor humor y menos depresión, hay más posibilidades de mantener o elevar la libido. De hecho, el deporte aumenta el deseo a través de otro mecanismo: las endorfinas. Son, explican Ríos y de la Rubia, “las sustancias encargadas de aliviar del dolor tras la realización de un esfuerzo, y las responsables de esa sensación de cansancio placentero tras un ejercicio intenso.

Actúan como analgésicos naturales que fluyen por los capilares una vez terminamos el entrenamiento. Cuanto más regular sea el hábito de la actividad física más endorfinas son segregadas y más bienestar percibirá en músculos y articulaciones. Esto en consecuencia, mejora y hace más deseable la práctica sexual”.

El sexo y el deporte

Durarnte el orgasmo, el hombre libera testosterona, lo que durante años se asoció a agresividad, de ahí que estuviera extendido el mito de no practicar sexo la noche antes de un partido o de una competencia porque resultaba perjudicial: disminución de la agresividad, aumento de la fatiga muscular y reducción en la atención.

Sin embargo, los último trabajos, como el realizado por investigadores de Erasmus Universitaite Rotterdam, publicado en Psychological Science, establecen que la liberación de la hormona contribuye a un mayor juicio a la hora de tomar decisiones y a un comportamiento que favorece la vida social. Hoy en día se acepta que las relaciones sexuales la noche antes del ejercicio físico intenso no tienen ninguna repercusión en el rendimiento posterior. Incluso un campeón dijo: "El sexo te hace feliz y nadie corre el 1.500 en 3:30 siendo infeliz".

Los ejercicios más idóneos para mejorar la vida sexual según expertos son correr o practicar ejercicio al aire libre como el Pilates. “Un reciente estudio ha constatado que los varones que lo practicaban durante dos horas semanales a lo largo de tres meses mostraron una mayor flexibilidad, más fuerza en la parte superior del cuerpo, además de mejorar su fuerza abdominal”.

La Yoga también favorece las relaciones sexuales cuando se practica en pareja al lograr fortalecer la confianza, la relajación y la diversión. “A partir de aquí, sólo queda tomar la decisión y recordar que la práctica de ejercicio físico puede hacer mucho o casi todo por su salud, incluida la sexual”, concluyeron.

(Con información de ABC España)

publicidad

publicidad

publicidad