publicidad

Otros

Cinco tips para no abandonar el gimnasio

No dejes que todo tu esfuerzo se pierda por excusas

  • 16/03/2017
  • 04:00 hrs.
¿Comenzaste el año con la mejor disposición para ir al gimnasio todos los días, pero ahora ya vas uno o dos, o de plano ya lo abandonaste? ¿Dejarás que se pierda todo el avance que has logrado?

Si este es tu caso seguramente una de las siguientes cinco excusas son las que te impiden ejercitarte como antes.

No tienes suficiente disciplina


Sientes que tu método o planificación no es adecuado y tu rutina, básicamente se basa en la improvisación.

Esto provoca que se te vayan las ganas de ejercitarte, además de que no obtienes los resultados esperados.

El gimnasio te queda muy lejos


Puede que te guste mucho un gimnasio o que te hayas inscrito al que va tu amigo(a) para poder entrenar juntos, pero antes de hacerlo debes considerar todo lo que requerirá llegar hasta ahí.

No tienes el material adecuado


Ya tienes todo listo: la motivación, la rutina del entrenador y hasta la música, pero tu outfit no es el adecuado o no tienes la protección necesaria como rodilleras o guantes.

Por ello, decides que no pisarás el gimnasio hasta que estés realmente equipada.

No ves cambios en la báscula


Haces mucho ejercicio y cardio, y hasta te premias con un pan o dulce, porque sientes que los has hecho bien. El problema es que no ves los resultados que tanto esperas.

Como no ves cambios, decides que eso no es para ti y te vas. Recuerda que los beneficios toman tiempo y no los obtendrás de un día para otro.

Te desmotivas


Pierdes las ganas o cuando haces el mínimo esfuerzo hasta que ya no vas.

Piensas que lo mejor es descansar y cuando se acerque la temporada de vacaciones, te dedicarás al ejercicio de forma intensa unas semanas antes, lo que no es saludable.

¿Cómo evitarlo?


Existen muchas más excusas que impiden tu estancia en el gimnasio, pero sin importar cuál sea, hay cinco formas de combatirlas, sólo requieres de disposición.

Crea una rutina


Piensa en tu objetivo y lo que quieres lograr.

Posteriormente, diseña la rutina de ejercicio que mejor se adapte a ti y entra a las clases que más te gusten. No olvides asesorarte con tu entrenador.

Motívate


La motivación no nace de la nada, por lo que debes buscarla y crear estrategias para incrementarla.

Piensa en cómo lucirás en unos meses, la ropa que podrás usar, lo saludable que estarás, etc.

Si puedes, ejercítate con un amigo. También haz de cada clase algo divertido y relajante.

Equípate


Elige pants de tu color favorito y con diseños innovadores, compra los tenis que sientas son hechos especialmente para ti y asegúrate que hasta tu botella de agua te encante.

Esto no sólo te ayudará a mejorar tu rendimiento, sino que te subirá tu moral.

No te compliques


Elige un gimnasio cerca de tu casa o que te quede de camino del trabajo, y fíjate un horario realista con el que realmente te puedas comprometer.

Si no encuentras uno, ¡haz tu gimnasio en casa!

Aliméntate bien


Planifica tus comidas y siempre sigue una dieta equilibrada.

Recuerda que para tener el cuerpo que tanto has deseado, debes tener un estilo de vida saludable, hacer deporte y comer sanamente.

Si sigues estos consejos y eres constante, verás que ir al gimnasio ya no será pesado, sino algo que necesitas y que es parte de tu vida.

(Con información de Women’s Health)

publicidad

publicidad

publicidad