publicidad

Chiles secos, contaminados con toxinas que causan cáncer
Otros

Chiles secos, contaminados con toxinas que causan cáncer

Los chiles secos que se venden a granel son los de mayor riesgo

  • 08/06/2018
  • 12:17 hrs.
El chile es uno de los elementos más importantes de la cocina mexicana, especialmente los chiles secos para hacer moles y salsas, sin embargo, expertos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), advierten que podría haber toxinas causantes de cáncer de hígado en los chiles secos que se venden a granel.

Los expertos sugieren que un mal tratamiento en su comercialización ha causado la presencia de estas toxinas, además de otras como heces animales, restos de insectos y piedras.

>>Te puede interesar: Tipos de chiles que atacan a las bacterias malas 

Toxinas en los chiles secos


La Académica de la UNAM, Sara Esther Valdés Martínez, dedicada a proyectos relacionados con seguridad alimentaria, explica que se hizo un análisis de los chiles secos de mayor consumo: guajillo, pasilla, chile de árbol, cascabel, morita y ancho.

Estos chiles fueron extraídos de cuatro mercados de la zona metropolitana de la Ciudad de México para analizarse en el Laboratorio de Análisis de Alimentos y Tecnología de Lácteos en la Facultad de Estudios Superiores (FES) Cuautitlán.

chiles secos

 

 

 

 

 

 

 

 

Según informes de la UNAM, la muestra de chiles secos de esta investigación incluyó chiles de tercera clase ya que había fuertes sospechas de que podrían tener toxinas que ponen en riesgo la salud.

Los resultados del análisis detectaron la presencia de varios hongos que producen aflatoxinas y fumonisinas.

“El riesgo para la salud humana radica principalmente en que la ingesta de estas toxinas está relacionada con el cáncer de hígado”, advierte la académica.

Este tipo de toxinas también se presentan en el maíz mexicano, sin embargo existe una regulación sanitaria para ello y los resultados de este nuevo análisis indican que urgen normas para regular la higiene en los chiles secos también.

Para evitar complicaciones lo ideal es lavar muy bien los chiles secos antes de cocinarlos, ponlos bajo el chorro de agua hasta que se retire toda la tierra.

Recuerda que no por estar secos significa que no tienen bacterias y toxinas.

>>Te puede interesar: Bicarbonato de sodio podría ayudar a curar el cáncer 

 

publicidad

publicidad

publicidad