publicidad

Otros

Beneficios del rábano para salud del hígado y vesícula

Sus propiedades favorecen la función y recuperación hepática

  • SUSANA CARRASCO MERINO
  • 15/11/2018
  • 17:26 hrs.
El rábano es un alimento que agregamos como complemento de diversos platillos y la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), afirma que los beneficios del rábano mejoran la salud del hígado y la vesícula.

Los rábanos pertenecen a la familia de crucíferas y sus propiedades provienen de sus altos compuestos de azufre, considerados como potentes antioxidantes para prevenir enfermedades.

Beneficios del rábano para la salud del hígado


De acuerdo a una publicación de la Sagarpa, el rábano cuenta con propiedades colagogas y coleréticas, dos sustancias que facilitan la expulsión de la bilis retenida en la vesícula biliar.

Por ello, recomiendan consumir con frecuencia el rábano para proteger el hígado y la vesícula.

Los alimentos como el rábano son considerados protectores del hígado debido a que favorecen la función y recuperación hepática.

Logran mejorar la digestión de los alimentos al mismo tiempo que aumentan la secreción de bilis para estimular el vaciamiento de la vesícula biliar.



Otros alimentos que tienen los mismos beneficios del rábano son las de sabor amargo, como la alcachofa, la berenjena, la achicoria, la endiva y la lechuga escarola.

También lee: Propiedades del jengibre protegen de la contaminación 

¿Cómo comer rábano para la salud del hígado?


Generalmente, el rábano se consume crudo, puede ser solo con un poco de limón o en ensaladas, bocadillos y otras preparaciones como el pozole.

Si el sabor se percibe muy fuerte, puede suavizarse al hervir el rábano.

Otro tip es enfriar el rábano dentro del refrigerador, ya que así se suaviza considerablemente el sabor amargo.

Las hojas de rábano también se pueden consumir, lo ideal es cocinarlas de forma similar a la espinaca, así como en infusiones y guisos.

Más beneficios del rábano


Otras propiedades del rábano crudo son empleadas para tratar deficiencias de vitamina C, urticarias y artritis.

Si se ponen a hervir, el caldo de rábano puede ser un excelente auxiliar para controlar enfermedades respiratorias y desordenes gástricos.



Además, sus propiedades colagogas y coleréticas lo hacen un alimento adecuado para cuidar la salud del hígado, especialmente en casos de insuficiencia hepática e ictericia.

Por su parte, estudios hechos por la UNAM y publicados en el Journal of Biomedicine and Biotechnology, afirman que el rábano negro puede tener propiedades aún más potentes para regular la función biliar y hepática.

Según los investigadores, este tipo de rábano tiene metabolitos secundarios que lo hacen un tratamiento ideal contra cálculos biliares y para reducir los niveles de colesterol en sangre.

Sigue leyendo: ¿Qué es el hígado graso y cómo evitarlo?

 

publicidad

publicidad

publicidad