publicidad

6 ideas que tenemos de la alimentación y que son falsas
Alimentos y Tendencias

6 ideas que tenemos de la alimentación y que son falsas

Se trata de hábitos adquiridos y modificados por intereses que no siempre están del lado de la salud, el bienestar o por lo menos una alimentación nutritiva

  • Adrian Aguirre
  • 10/07/2019
  • 12:10 hrs.

La predilección por ciertos alimentos, la "satanización" de otros, la importancia de comer a determinadas horas del día o en cantidades específicas... todo lo que hoy consideramos prácticas normales, son hábitos adquiridos y modificados por intereses que no siempre están del lado de la salud, el bienestar o por lo menos una alimentación equilibrada y nutritiva.

Aquí les dejamos seis prácticas que podemos elegir por "sentido común", pero que hay que analizar más a fondo para preguntarnos si de verdad se trata de actividades que son benéficas para la salud de nuestro cuerpo.

1) Preferir lo "light" sobre lo "no light"...

El término "light" es una de las prácticas más exitosas en la mercadotecnia de los alimentos.

Tenemos la idea de que un cuerpo delgado es un cuerpo sano y por ello muchas personas recurren a las comidas bajas en grasa. Sin embargo, en lugar de estarse beneficiando, podrían estarse haciendo daño.

Hay que recordar que el cuerpo necesita de ciertas sustancias para funcionar correctamente y llevar a cabo diversos procesos metabólicos.

Puedes leer: Productos 0% azucar pueden resultar engordar y ser más dañinos 

Una investigación llevada a cabo por el pediatra y profesor de pediatría en la Universidad de Medicina de Indiana, Aaron Edward Carroll, sugiere que las personas que tienen esa obsesión por comprar productos "light" y evitar las grasas, suelen reemplazar incondicionalmente sus necesidades energéticas con azúcares y carbohidratos, lo que las conduce a una ganancia de peso mucho más significativa en el mediano y largo plazo.

No se trata solo de equilibrar el consumo de grasas, sino sobre todo de poner atención al tipo de grasa que se consume. Por ejemplo, la grasa de origen vegetal o los ácidos grasos que se encuentran en ciertos pescados son más saludables que aquellos de origen animal.

2) Ayunar es nocivo para la salud...

Se trata de una cuestión polémica sobre la cual no existe a la fecha una conclusión definitiva. 

Es una práctica que se ha llevado a cabo desde tiempos inmemorables y que sigue practicando una parte importante de la humanidad, generalmente con fines religiosos o de "purificación".

Algunas investigaciones sugieren que ayunar con cierta regularidad puede prevenir significativamente problemas como la diabetes, la obesidad y el aumento de los niveles de colesterol. Al parecer también aumenta la producción de proteínas y contribuye al buen estado del cerebro.

Otros estudios han encontrado una relación entre el ayuno y la renovación de la flora intestinal.

Como decimos: la cuestión todavía no está definida, pero hay pruebas suficientes de que entre darle mucha comida al cuerpo y limitarlo a la estrictamente necesaria, esta última opción parece la más convincente. Entre el exceso y la moderación, opta por la moderación.

3) Después de ejercitarte debes "reponerte" con alguna bebida con electrolitos...

FALSO. Si bien se trata de una historia interesante, la periodista de ciencia Christie Aschwanden ha evidenciado que así como el cerebro es capaz de regular la cantidad de sal en el cuerpo, también regula de forma natural los electrolitos presentes en el torrente sanguíneo.

Lo que contienen estas bebidas son colorantes, saborizantes y otros químicos industriales que suelen forzar la actividad de filtrado que realizan los riñones.

Poniéndolo de otro modo, con beber agua basta y sobra para recuperar lo que tu cuerpo ha perdido con una intensa sesión de ejercicio.

También te puede interesar: Siete beneficios de comer avena en las mañanas

4) Debes beber dos litros de agua al día...

Todos lo hemos escuchado alguna vez, pero no existe evidencia de que beber dos litros de agua (o ocho vasos) sea el consumo ideal para todos los tipos de cuerpos.

Nuestro propio cuerpo tiene los recursos suficientes para regularse. Además, nuestro cerebro tiene un tipo "sensor" de sed que suele estar perfectamente calibrado por toda nuestra vida, y si aprendes a escucharlo, siempre sabrás cuando tomar agua y la cantidad que tengas que consumir.

Toma agua pura cuando tengas sed. Con eso basta.

5) El desayuno es el alimento más importante del día...

Otro invento de los publicistas. Sobre todo de aquellos que impusieron alimentos como los cereales industriales, las mermeladas o los jugos de frutas.

Esta idea, sin embargo, ha sido cuestionada a lo largo de los años no tanto por la importancia del desayuno en sí, sino como por lo que comemos en este.

Lo más recomendable parece ser tomar un desayuno ligero que nutra tu cuerpo y te provea de energía para realizar tus actividades matutinas. Fruta, un alimento rico en calcio, alguna fuente de carbohidratos y otra de proteínas es en términos generales la combinación idónea, sobre todo si tienes un estilo de vida activo. En otros casos quizá te basten una o dos porciones de frutas o verduras para afrontar tu mañana.

Eso sí, no te saltes el desayuno, ya que la mayoría de los estudios coinciden en los problemas de salud que implica no tomar alimentos en este horario, sobre todo si toda tu vida has estado acostumbrado a comer algo por la mañana.

6) Los alimentos "naturales" o "dietéticos" son más saludables

Pasa un caso similar al de los productos light, pues suelen parecer saludables cuando en muchas ocasiones no lo son.

Nuestra recomendación es que antes de consumir un producto procesado de este tipo, te fijes en su etiqueta y consultes su composición y su aporte nutricional. En más de uno te llevarás una sorpresa.


Con información de PijamaSurf







publicidad

publicidad

publicidad