5 mitos y realidades de las proteínas en polvo

Las proteínas ayudan en la recuperación del músculo cuando hay desgaste natural causado por el ejercicio intenso o prolongado.

¿Proteínas en polvo? Las proteínas son un nutriente esencial para el organismo y de acuerdo con los National Institutes of Health (NIH), las proteínas son parte esencial de la dieta:

5 mitos y realidades de las proteínas en polvo

"Las proteínas son una clase importante de moléculas que se encuentran en todas las células vivas. Una proteína se compone de una o más cadenas largas de aminoácidos, cuya secuencia corresponde a la secuencia de ADN del gen que la codifica. Las proteínas desempeñan gran variedad de funciones en la célula, incluidas estructurales (citoesqueleto), mecánicas (músculo), bioquímicas (enzimas), y de señalización celular (hormonas)".

Según información de la Universidad Autónoma de Baja California, las proteínas corporales se sintetizan y degradan constantemente y de manera simultánea:

"En el músculo esquelético, en respuesta a cargas de alta intensidad, como el ejercicio de resistencia, se lleva a cabo un intercambio proteico, que lo provee de plasticidad muscular".

También te sugerimos: ¿Por qué la dieta mediterránea se considera la mejor dieta de 2021? imagen-cuerpo

5 mitos y realidades de las proteínas en polvo

Además de lo anterior, las proteínas ayudan en la recuperación del músculo cuando hay desgaste natural causado por el ejercicio intenso o prolongado.

Las proteínas podemos encontrarlas en distintos alimentos, por ello es importante incluir alimentos que aporten este macronutriente para dar mantenimiento adecuado al cuerpo, sin embargo, en casos particulares, los especialistas en Nutrición sugieren incluir proteína en polvo, por ello te presentamos 5 mitos y realidades de las proteínas en polvo.

1. Las proteínas te inflan

Es un mito frecuente pues las proteínas solamente participan en la recuperación muscular posterior a una rutina de ejercicio y también en el mantenimiento muscular. No hacen que las personas se "Inflen" que sean más voluptuosas. 

2. Son solamente para personas "musculosas"

Como mencionamos al inicio, la proteína es un nutriente esencial para cualquier persona, independientemente que haga o no haga ejercicio. Las proteínas son parte de una dieta equilibrada y nutritiva; las proteínas en polvo pueden ser accesibles en algunos casos para complementar el requerimiento.

3. Son imprescindibles después del ejercicio

No se requieren siempre, lo que facilita una proteína en polvo es que el consumo de este nutriente puede realzarse en cualquier momento del día o agregarla para complementar la alimentación. No es necesaria pero facilita el consumo. 

imagen-cuerpo

4. Toda proteína en polvo es igual

No todas las proteínas son iguales; algunas aportan carbohidratos, otras no y no todas cuentan con los nueve aminoácidos esenciales, por ello, consulta siempre con un especialista en Nutrición quien recomendará la alternativa apta para tu requerimiento y caso particular.

5. Consumir altas cantidades de proteína acelera el crecimiento

El crecimiento muscular no depende de una proteína en polvo; se trata de una rutina que incluya entrenamiento y plan de alimentación equilibrado. Algunos factores que determinan el crecimiento muscular son el tipo de entrenamiento, la genética, la alimentación, la hidratación y también el descanso y recuperación adecuados.

Te recomendamos: Profeco advierte posible adulteración en dos marcas de café

Los suplementos de proteína más utilizados

Las fuentes más utilizadas de suplementación proteica son la leche, el suero de leche, la caseína, el huevo y la soya en polvo:

"La proteína de suero de leche y la caseína son las más consumidas por los atletas. Otro tipo de suplemento proteico es el calostro bovino, debido a que contiene concentraciones mayores de factores de crecimiento biológicamente activos que estimulan la síntesis proteica, mejoran la capacidad de recuperación del organismo, aumentan la masa magra y el poder anaeróbico".

imagen-cuerpo

Finalmente, recuerda acudir con un profesional que pueda asesorarte de forma personalizada y evita el riesgo de comprar productos de los que solamente conoces la publicidad.

Con información de Universidad de California y