5 cosas que pasan en tu cuerpo cuando dejas el pan por un mes

Carbohidratos como el pan son el almacén y reserva de energía en forma de glucógeno.

¿Cómo dejar el pan? Es una pregunta frecuente pues al parecer, a lo largo del tiempo, este alimento por sí solo se ha ganado la etiqueta de “malo”, te decimos la realidad de lo que pasa con tu cuerpo al dejar el pan por un mes.

5 cosas que pasan en tu cuerpo cuando dejas el pan por un mes

Las dietas de moda han cobrado fuerza, particularmente las dietas bajas en carbohidratos que aseguran la pérdida de peso rápida y sostenible y el pan pertenece a este grupo pese a la variedad que se ofrece en el mercado.

Te recomendamos: 7 beneficios del tamarindo para tu salud que debes conocer

5 cosas que pasan en tu cuerpo al dejar el pan por un mes

En ese sentido, información en Mayo Clinic aclara que aunque los carbohidratos puedan tener “mala prensa”, no todos son malos pues tienen también numerosos beneficios para la salud:

“Los carbohidratos son un tipo de macronutriente que se encuentra en muchos alimentos y bebidas. La mayoría de los carbohidratos se encuentran naturalmente en alimentos de origen vegetal, como los granos”.

Carbohidratos como el pan son el almacén y reserva de energía en forma de glucógeno que se movilizan con rapidez para producir la glucosa que se necesita.

A continuación, con información de EL ESPAÑOL te decimos algunas cosas “buenas” y “malas” que pueden pasar con tu cuerpo cuando dejas de comer pan durante un mes:

1. Perder peso

Si te excedías con este alimento, dejarlo ser verá reflejado en tu peso pues se reducen las calorías que se consumen, sin embargo, hay otra explicación y es que se pierde agua debido a que los carbohidratos se almacenan en el cuerpo como glucógeno y por cada gramo se pueden acumular hasta cuatro gramos de agua, por lo cual, al reducirlos, el cuerpo comienza a consumir las reservas de glucógeno y se pierde agua, por lo tanto, peso.

2. Azúcar en sangre

El pan en su versión tradicional pertenece a los carbohidratos refinados que se asocian con el incremento de la glucosa o azúcar en sangre, por ello, la sugerencia es elegir pan elaborado con cereales integrales que son ricos en fibra y ayudan a mantener los niveles de azúcar adecuados.

imagen-cuerpo

3. ¿Corazón sano?

Conforme un estudio publicado en la revista PLOS ONE, los carbohidratos pueden aumentar el ácido palmitoleico que se ha relacionado con un incremento en el riesgo de enfermedad cardiaca, por lo tanto, el consumo moderado puede beneficiar la salud del corazón.

4. Baja serotonina

El pan, como carbohidrato puede aumentar los niveles del neurotransmisor serotonina que nos hace “sentir bien”, por ello, dejar este alimento puede modificar el estado de ánimo.

5. Menos energía

Al ser la fuente de energía principal, disminuirla o retirarla, se traduce en la pérdida de energía que puede causar somnolencia y cansancio.

6.”Gripe” cetógenica

Cuando se eliminan carbohidratos como el pan se puede presentar lo que se ha nombrado como “gripe cetogénica” que es un conjunto de síntomas que se presentan por la adaptación del cuerpo a una alimentación baja en carbohidratos y que puede durar algunos días y hasta semanas. Lo

Recuerda que lo más importante es que acudas con un especialista que te prescriba un plan de alimentación personalizado que incluya alimentos como el pan, en su versión integral y cantidades adecuadas pues también aporta nutrientes importantes como el magnesio, hierro y vitamina B. 

imagen-cuerpo

Otros alimentos con carbohidratos...

Finalmente, otras fuentes naturales de carbohidratos son:

- Verduras

- Frutas

- Leche

- Frutos secos

- Granos

- Semillas

- Legumbres.

imagen-cuerpo

También te sugerimos: Queso protege contra problemas de memoria asociados con la edad

¿Esenciales?

Finalmente, los carbohidratos son la principal fuente de energía para el cuerpo:

“Durante la digestión, los azúcares y almidones se descomponen en azúcares simples. Luego se absorben en el torrente sanguíneo, donde se los conoce como glucosa sanguínea (glucosa en la sangre)”.

Con información de: EL ESPAÑOL y Mayo Clinic