publicidad

¿Cómo afecta el insomnio a nuestro cerebro?
Vida Sana

¿Cómo afecta el insomnio a nuestro cerebro?

Foto en portada: pxhere.com

No solo influye en nuestro rendimiento... también podría causarnos enfermedades más severas

  • ADRIÁN AGUIRRE
  • 18/03/2020
  • 13:50 hrs.

Dormir implica más que solo descansar, y a ojos de una persona que no esté al tanto de su impacto en la salud podría ser nada más algo placentero. Sin embargo, el acto de acostarse, apagar la lámpara, taparse y cerrar los ojos hasta el día siguiente está estrechamente ligado con la salud mental.

Tradicionalmente, los doctores que atienden a pacientes con trastornos psiquiátricos han percibido el insomnio y otros problemas de sueño como síntomas. Sin embargo, las investigaciones en niños y adultos sugieren que los problemas de sueño podrían aumentar el riesgo e incluso auxiliar directamente al desarrollo de algunos trastornos psiquiátricos.

México no está alejado del problema del insomnio y de acuerdo con la Secretaría de Salud, se estima que en nuestro país la tercera parte de la población presenta algún trastorno del sueño y de esta proporción, el 40 por ciento lo padece.


Foto: pixabay.com

Puedes leer: Problemas para dormir alertarían riesgo de cáncer 

¿Cómo afecta el no dormir al cerebro?

“La base cerebral de una relación mutua entre el sueño y la salud mental aún no se comprende completamente. Pero los estudios de neuroimagen y neuroquímica sugieren que una buena noche de sueño ayuda a fomentar la resiliencia mental y emocional, mientras que la privación crónica del sueño prepara el escenario para el pensamiento negativo y la vulnerabilidad emocional”, señala la Escuela de Medicina de Harvard.

Esto es apoyado por el National Alliance on Mental Illness, que menciona en su sitio web que los problemas para dormir también pueden crear un ciclo, lo que ralentiza la recuperación de una enfermedad mental. Esto se nota en las personas con depresión que continúan experimentando insomnio, por ejemplo, quienes tienen menos probabilidades de responder al tratamiento.


“Una persona adulta requiere al menos siete horas seguidas de sueño para levantarse renovado y con el cerebro recargado para desarrollar sus actividades diarias de forma normal. Los minutos que día tras día no son aprovechados durante el sueño se suman y con el tiempo cobran una factura imposible de resarcir. Esta factura puede cobrar hasta 10 años de vida”, mencionó el doctor y presidente de la Academia Mexicana de Medicina del Dormir, Alejandro Jiménez-Genchi.


El neumólogo y especialista en trastornos del sueño, Ricardo Bello, fue más allá y comentó que puede no solo afectar nuestro estado de ánimo…


“El insomnio es un problema que debería tratarse como un tema de salud pública nacional, ya que una de sus manifestaciones, la somnolencia diurna, desencadena una significativa disminución de la percepción sensorial, la capacidad de atención, concentración en el trabajo e incrementa la posibilidad de sufrir un accidente fatal, que puede impactar a otras personas”, destacó Bello


También te puede interesar: Dormir con alguien que ronca podría causar sordera

Por su parte, un estudio publicado en los Current Psychiatry Reports encontró que las personas con insomnio exhiben deficiencias de rendimiento de magnitud pequeña a moderada en varias funciones cognitivas, incluida la memoria de trabajo, la memoria episódica y algunos aspectos del funcionamiento ejecutivo, además de que el insomnio con una duración normal del sueño se asoció con una percepción errónea del sueño (la subestimación del tiempo dormido y la sobreestimación del tiempo despierto durante la noche) y un perfil psicológico consistente con un estado de ánimo deprimido, rumia, ansiedad, pensamientos intrusivos y recursos de afrontamiento deficientes.

Dormir es una actividad fundamental para el ser humano, por lo que aquí te dejamos cinco tips (dichos por el doctor Agustín Osorio a sumedico.lasillarota.com) para descansar mejor:

1) La cama solo se utiliza para dormir y para tener relaciones sexuales. No deberíamos usarla ni para leer ni para discutir ni para hacer cualquier otra cosa.

2) No ver el celular, la tablet o la televisión antes de dormir. Eso también trastorna nuestros sentidos y nuestro ciclo de sueño.

3) Tener una habitación lo más templada posible y oscura, a fin de inducir más fácilmente el sueño. Evitar los relojes de pantalla grande con números rojos o intermitentes.

4) No cenar e inmediatamente irnos a dormir. Hay que darnos un tiempo para que hagamos un poco de digestión y después nos vayamos a dormir. 

5) En algunos casos el ejercicio, si a nosotros nos activa, vale la pena mejor hacerlo temprano. Hay algunas personas a las que les puede ser útil porque les cansa mucho y pueden dormir mejor. Solo en esa circunstancia sí vale la pena hacerlo en la noche.


Con información de nami.org, health.harvard.edu, ncbi.nlm.nih.gov, gob.mx


publicidad

publicidad

publicidad