publicidad

¿Tu mascota se rasca mucho? Podría ser una enfermedad de la piel
Enfermedades

¿Tu mascota se rasca mucho? Podría ser una enfermedad de la piel

Foto: tomada de la web

Es importante llevar al veterinario a una mascota que se rasca mucho, ya que podría ser el primer síntoma de problemas como dermatitis

  • SUSANA CARRASCO
  • 23/03/2020
  • 18:28 hrs.

Notar que nuestra mascota se rasca mucho puede ser la primera señal de que algo no anda bien con la salud de su piel, lo que podría ser causado por la infestación de parásitos externos como pulgas, ácaros o garrapatas, aunque también por parásitos internos o lombrices intestinales. 

Se estima que hasta un 65% de los animales de compañía como perros y gatos desarrollan problemas dermatológicos o de la piel en algún momento de su vida a causa de los parásitos, por lo que es importante estar al pendiente.

¿Por qué mi mascota se rasca mucho?

Tanto en animales como en humanos, la piel es el órgano más grande y también el que tiene mayor contacto con el exterior, por lo que es más propenso a desarrollar problemas como alergias o infecciones.

De acuerdo a Alberto Martín Cordero, especialista en dermatología veterinaria y Presidente del Congreso Veterinario de Dermatología 2020 (CVDERM), es fundamental saber identificar las señales que alertan una enfermedad de la piel en mascotas.

Cuando vemos que nuestra mascota se rasca mucho, podríamos estar frente a una de las primeras señales, aunque también pueden manifestarse pérdida de pelo y cambios en la piel. 

Entre las patologías más comunes de la piel de mascotas, destacan las siguientes:

Sarnas

Dermatitis

Alergias

Infecciones

Lesiones

Costras

Descamación

Uno de los principales factores que provocan los problemas dermatológicos en las mascotas son los parásitos externos, como las pulgas, ácaros y garrapatas. Sin embargo, los parásitos internos también son un factor que puede alterar la salud de la piel en perros y gatos.

TAMBIÉN LEE: 5 cuidados básicos que los gatitos bebé necesitan

Al respecto, Samantha Hay-Parker, Coordinadora Técnica de segmento de Animales de Compañía de Boehringer Ingelheim Animal Health, explica que los parásitos internos causan desnutrición, anemia o bajas defensas, lo que los hace mucho más propensos a tener colonizaciones de bacterias u hongos en la piel.

"En el mundo existen alrededor de 2 mil especies diferentes de garrapatas y poco más de 870 de pulgas, éstas se alimentan de sangre y dejan saliva en la piel. Algunos animales pueden sufrir reacciones alérgicas (dermatitis) por el contacto de dicha saliva produciendo rascado intenso, lamido, pérdida de pelo y lesiones por mordisqueo. Esto provoca que la piel se reseque y  escame, propiciando coinfecciones por otras bacterias " detalla la experta.

Por ejemplo, la sarna sarcóptica es una enfermedad parasitaria causada por el ácaro Sarcoptes scabiei, que tiene un tamaño casi imperceptible y se transmite por contacto directo de animal a animal, aunque también hay riesgos por contagio a humanos.

El animal infestado muestra un rascado intenso, se lame y se muerde en las zonas más afectadas, que suelen situarse alrededor de orejas y ojos, en ingles y en codos. Además puede perder mucho pelo y sufrir irritación en caso de que el problema sea muy grave.

Todas las razas de perros pueden verse afectadas por los parásitos externos, sin embargo, los Pastor Alemán, Pitbull, Labrador, Boxer, Pug y Poodle son algunas de las razas con mayor predisposición a padecer dermatitis alérgica por dichos parásitos. 

Debido a ello, la desparasitación interna y externa de las mascotas es fundamental.

La recomendación es que al notar que nuestra mascota se rasca mucho, pierde pelo o tiene cambios en la piel, acudamos inmediatamente al médico veterinario para adoptar un correcto programa de desparasitación personalizado a las características y necesidades de la mascota, considerando su estilo de vida y la zona geográfica donde habita.

SIGUE LEYENDO: Nariz seca en perros, ¿qué significa?


publicidad

publicidad

publicidad