publicidad

Otros

Tristeza e ira pueden desencadenar trastorno de ansiedad

Para controlar los ataques provocados por este mal es necesaria una terapia combinada con medicamentos.

  • 27/01/2013
  • 13:24 hrs.

La ansiedad es la respuesta del ser humano ante un temor inespecífico, de origen desconocido, del que solamente sabemos que nos provoca miedo, dijo a SUMEDICO el psicoterapeuta Hiram Ortega (*), quien abundó que la ansiedad está programada en todos los seres humanos, como la tristeza, el asco y la ira, entre otras, que necesita de un evento que la dispare.

“La ansiedad se justifica cuando se presenta tras un evento que la persona valore, es algo normal que debe pasarse rápido, dependiendo de la magnitud del caso, pero cuando no se quita  se dispara sin que haya un sucesos que la justifique, entonces estamos hablando de un trastorno de ansiedad”, explicó.

El doctor señaló que para que un caso de ansiedad sea considerado trastorno no sólo debe presentarse durante una frecuencia determinada sino comenzar a afectar el funcionamiento de la persona.

Contro y descontrol
El origen de un trastorno de ansiedad se ubica en el descontrol de los sistemas cerebrales que inhiben la ansiedad.

“A alguien se le dispara y los sistemas que se encargan de controlar esto tampoco funcionan correctamente, entonces comienza a desatarse la ansiedad general. Aun cuando estos circuitos son diferentes en cada persona, lo cierto es que hay una carga genética que puede determinar el funcionamiento de éstos”, indicó el médico.

Sin embargo, añadió que para que esta carga sea considerada deben acumularse diversas coincidencias. “No porque una persona haya padecido de ansiedad sus hijos van a heredar esa condición”, explicó, aunque señaló también que para que un nivel de estrés que rebase el umbral desate un trastorno de ansiedad es necesaria la conjunción de algunos factores genéticos.

Medicamento y terapia
Dependiendo del tipo de trastorno que se padezca se prescribe el tratamiento, según el médico, ya que algunos tienen buena respuesta con fármacos o terapia, “aunque lo más efectivo es combinar ambos tratamientos”.

Los trastornos de ansiedad más comunes son las fobias, aunque éstas no causan tanta disfunción en la persona, ya que algunas pueden ser controladas por el mismo paciente, explicó el médico, “pero aquellos que sí afectan el funcionamiento de una persona y son más frecuentes son los ataques de pánico y de ansiedad generalizada. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud Mental, el 15% de las personas han presentado un trastorno de ansiedad; el 8% en el último años y el 3% en el último mes”.

Explicó que los ataques de pánico se caracterizan por ser un miedo súbito e intenso que va incrementándose muy rápido, en dos o tres minutos, y la persona siente ganas de correr, o cree que va a desmayarse o a sufrir un infarto.

“Durante ese miedo que siente, el paciente experimenta sensaciones como palpitaciones, sudor, mareo, dolor de cabeza en un periodo de tiempo que puede ir de cinco a 20 minutos; luego baja drásticamente. El problema es que muchas personas, al no saber qué les sucede, antes de acudir con un especialista en psicología o psiquiatría, acuden con otro tipo de médicos; o bien por terapias alternativas, las cuales no se ha comprobado que ayuden en estos casos; y en ocasiones, inclusive, empeoran el estado del paciente, ya que los ponen más ansiosos”, explicó el doctor.

El doctor Ortega señaló también que el tratamiento dura entre cuatro y seis meses, cuando es la primera vez que se trata este problema, de otra forma, si hay una reincidencia, el tratamiento es más largo, y se trata con terapia cognitiva conductual, “para cambiar los pensamientos negativos y manejar el estrés. Es un tratamiento estructurado que demuestra buena respuesta y es posible combinarla con medicamentos”, concluyó.


(*) Dr. Hiram Ortega
Psicoterapeuta
Especialista en trastornos afectivos

drhiramortega@hotmail.com

publicidad

publicidad

publicidad