publicidad

¿Puede darle lepra a las mascotas?
Enfermedades

¿Puede darle lepra a las mascotas?

Foto en portada: flickr.com

Es técnicamente posible que nuestros mejores amigos peludos contraigan esta enfermedad

  • ADRIÁN AGUIRRE
  • 07/01/2020
  • 11:52 hrs.

Cuando hablamos de la lepra solemos asociarlo con una enfermedad en la que la piel, literalmente, se nos cae de nuestro cuerpo. Esto no es exclusivo de nosotros y los animales de compañía también podrían llegar a padecerla.

Es técnicamente posible que tanto los perros como los gatos contraigan este padecimiento tal como lo conocemos. Los armadillos, por ejemplo, tienen el bacilo Mycobacterium leprae en sus cuerpos, y este puede transmitirse a los humanos y, sí, posiblemente también a otros animales.

Hay que destacar que la lepra provoca úlceras cutáneas, daño neurológico y debilidad muscular que empeora con el tiempo. La mayoría de las personas que entran en contacto con la bacteria no desarrollan la enfermedad . Esto se debe a que su sistema inmunitario es capaz de combatir la bacteria. Sin embargo, los perros son vulnerables a una cepa diferente a los humanos, por lo que su lepra es más probable que sea el resultado de la exposición al microorganismo Mycobacterium Simiae.


Foto: needpix.com


Puedes leer: ¿Le puede dar vitiligo a los perros?

Lepra en perros:

Esta enfermedad se describió por primera vez en un Boxer y un Bullmastiff de Zimbabwe en 1973.

Se le conoce como Síndrome de Granuloma Leproideo Canino (CLGS) y se presenta en forma de lesiones dérmicas y subcutáneas nodulares y ulceradas principalmente en los aspectos caudales de las pinnas y, en menor medida, en el hocico, la cara y las extremidades anteriores.

"Los perros afectados parecen sanos y, en la mayoría de los casos, las lesiones tienden a sanar espontáneamente en el transcurso de semanas o meses", explica el Dr. Dedola, del Dipartimento di Medicina Veterinaria de la Università degli Studi di Sassari.

En el caso de los canes sí hay solución...

Un estudio llevado a cabo por investigadores de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad de Sydney, Nueva Gales del Sur, encontró que una combinación de rifampicina (10 a 15 mg / kg por vía oral, cada 24 h) y claritromicina (dosis diaria total total de 15 a 25 mg / kg por vía oral, administrada cada 8 a 12 h) es lo recomendado para el tratamiento de casos graves o refractarios del síndrome de granuloma leproideo canino. 

Sin embargo, se requiere de más investigación al respecto, por lo que si detectas heridas dérmicas en tu can y no ha tenido ningún accidente o se ha peleado con otro, deberás llevarlo al veterinario para que lo examinen.

Lepra en gatos:

La lepra felina se refiere a una condición en la cual los gatos desarrollan granulomas del subcutis y la piel en asociación con bacilos intracelulares resistentes al ácido que no crecen en medios de laboratorio de rutina.

“Las lesiones de lepra felina (M. lepraemurium) ocurren en cualquier parte de un gato; La micobacteriosis atípica tiende a causar tractos fistulosos en el abdomen ventral. Los microorganismos se demuestran mediante frotis de impresión de los granulomas o frotis de los tractos de drenaje teñidos con manchas ácido-rápidas.

Las micobacterias no se tiñen con la tinción de Wright, y las varillas teñidas negativamente aparecen como hendiduras transparentes o "fantasmas" en los macrófagos”, explica el especialista en patología veterinaria, Harold Tvedten.

El término "Fistuloso" en Medicina se aplica a la llaga o úlcera en la que se forma una fístula (la fístula es una conexión anormal entre dos partes del cuerpo, como un órgano o un vaso sanguíneo y otra estructura. Generalmente, las fístulas son el producto de una lesión o cirugía).


Foto: pxfuel.com

 

También te puede interesar: ¿Le puede dar Diabetes a los gatos?

La buena noticia es que la lepra canina es relativamente fácil de tratar y de hecho, la condición a menudo se resuelve por sí sola sin tratamiento. Sin embargo, si es necesario, puedes llevar a tu mascota al veterinario para que te recete un antibiótico.


Con información de Science Direct, ncbi.nlm.nih.gov, Journal SAGE, Wagwalking.com, BMJ Journals, MedlinePlus


publicidad

publicidad

publicidad