publicidad

Otros

Piden senadores impuesto de 20% a refrescos

Explican que los recursos tributarios recaudados por este concepto, se destinarían a los gastos de las enfermedades que provocan su consumo.

  • 06/12/2012
  • 17:09 hrs.

Las fracciones del PAN y PRD del Senado de la República presentaron una iniciativa de reforma a la Ley de Impuestos Especiales sobre Producción y Servicios (IEPS), para crear un impuesto del 20% a las aguas mineralizadas, refrescos, concentrados, polvos, jarabes, esencias o extractos de sabores.

En la iniciativa propuesta por una veintena de senadores, no consideraron como refrescos a los jugos y néctares de fruta. Para que se les considere como tal, se entiende por jugos o néctares de fruta los que tengan un mínimo de 20% de jugo o pulpa de fruta.
 
“Mediante la presente iniciativa se propone: establecer un impuesto a los refrescos y bebidas azucaradas, y establecer que los recursos tributarios recaudados por este concepto se destinen a satisfacer los gastos que provocan las enfermedades originadas por su consumo, a través del Sistema Nacional de Salud, sin prejuicio de los dispuesto por la Ley de Coordinación Fiscal”.
 
De acuerdo a los proponentes, el impuesto se planea imponer a este tipo de bebidas que se endulzan con azucares y tengan un aporte calórico, ya que el consumo de estos productos es una de las principales causas de sobrepeso y obesidad.
 
Se insistió en que la iniciativa presentada se presentó como una explicación y justificación de la protección de la salud pública en México y que no debe tomarse como una medida que atenta contra los compromisos internacionales de México.
 
El impuesto se aplicaría a todos los refrescos que entren en la definición propuesta por los senadores.
 
Si el objetivo principal de esta propuesta es desincentivar el consumo de estos productos por su relación con los altos índices de sobrepeso y obesidad, la recaudación que podría generar con el gravamen propuesto, podría ayudar a disminuir el consumo de refresco de 163.3 litros al año a 120.9 litros, señala la doctora Arantxa Colchero, investigadora en Ciencias Médicas del Instituto Nacional de Salud Pública quien sostiene que esto 
 
“Hay que recordar que la demanda de refresco en México es elástica, por lo que incrementar los impuestos desincentivaría el consumo de estos productos y fortalecería la capacidad recaudatoria del país”, explica.
 
Según la doctora, el impuesto recaudaría 22 mil 861 millones de pesos aproximadamente, lo que le permitiría al gobierno destinarlos al sector salud o introducir bebederos de agua potable en las escuelas o espacios públicos, además de implementar programas contra la obesidad y el sobrepeso, además de disminuir en 12% la prevalencia de diabetes en el país, así como el descenso en 26% de los costos de nuevos casos de diabetes en los próximos 10 años. 
 
Esto reduciría el costo de la atención médica de enfermedades relacionadas con la obesidad de 42 mil millones de pesos a 35 mil millones de pesos.
 

publicidad

publicidad

publicidad