Pasear perros, negocio perrón

Se cobra entre 70 y 100 pesos la hora, dependiendo del tamaño del perro, y también se ofrece servicio de guardería y pensión.

México, segundo "pet lover"

Pasear perros, negocio perrón

México ocupa el segundo lugar de los países con más "amantes de mascotas" (Pet lovers), solo por debajo de Argentina, según reportó en febrero de 2019 la plataforma internacional GFK Pet Ownership 2016.

En entrevista para SuMédicoAurora Díazpaseadora de perros desde hace cinco años en las colonias del Valle, Nápoles y Narvarte, nos platica que antes de la pandemia llegó a tener 26 perros como clientes y contaba con dos empleados para poder darse abasto. Y por lo menos cobra 70 pesos la hora pero pueden ser hasta 100, según el tamaño y el temperamento del perro.

Y aunque ahora solo son 12 los perros los que pasea, es un trabajo pesado pues camina entre 17 y 22 kilómetros diarios, según afirma.

Aurora además ofrece el servicio de guardería y pensión. Si la estancia del perro es de hasta 8 horas, se cobran entre 150 y 180 pesos; y si es un día completo lo mínimo que cobra son 250 pesos para perros chicos y medianos; si es grande se cobran de 280 a 300 pesos.

Es tanta la confianza que le tienen sus clientes que hasta las llaves de su casa le dejan para que recoja a los peludos.

Por su parte, Miguel Ángel Evangelista Hernándezadiestrador canino paseador de perros con 15 años de experiencia en colonias como Polanco, Condesa, Narvarte y ahora en la Gustavo A. Madero, dijo a SuMédico que comenzó en esto porque siempre le ha gustado la instrucción de animales y cuando le regalaron una perrita tuvo la necesidad de entrenarla.

"Esa perrita vino a cambiar muchas cosas en mi vida, me empecé adentrar en el adiestramiento canino, me informaba, me llamó mucho la atención". Para Miguel Ángel pasear perros es un trabajo redituable en el que se debe tener un conocimiento básico en el manejo de perros, que va desde cómo agarrar una correa, el comportamiento de los perros, qué perros se pueden juntar para que no tengas problemas a la hora de pasearlos y no estén en un estrés constante. O sea, asegura, no es cualquier cosa.

imagen-cuerpo

(Fotos: cortesía Miguel Ángel Evangelista)

La industria del cuidado de las mascotas ha crecido considerablemente en los últimos años. En Estados Unidos pasó de 1 mil 240 millones de dólares en 2012 a 1 mil 988 millones en 2018. Para 2022, se estima que alcance los 2 mil 735 millones de dólares, de acuerdo con la firma internacional Euromonitor.

Y aunque para México no hay un dato disponible, sí se sabe que en toda la República Mexicana, hay cerca de 18 millones de mascotas, es decir, 7 de cada 10 hogares mexicanos tiene algún animal de compañía, y de estos, 89% son perros, de acuerdo con datos del INEGI. Y esos integrantes de la familia necesitan quien los saque a pasear.

Para ser paseadores de perros se necesitan tres cosas. Según afirman dos de ellos que fueron entrevistados por SuMédico, hay que tener amor por los animales, mucha paciencia y entrenamiento canino, pues no cualquiera reúne estas características para pasearlos y ofrecer un servicio de calidad.

imagen-cuerpo

(Foto: Lérida Cabello)

NO TE PIERDAS: 7 razas de perros más activas

Así se inició Aurora en la paseada de perros

"Se dio cuando nació mi hija; regresé a trabajar en un estudio de grabación y me llevaba a mi perrito todos los días a la oficina, hasta que ya no me lo pude llevar. Un día vi a un chavo que traía varios perros, y le pregunté '¿cuánto cobras por el paseo'?, me dijo '70 pesos la hora', y se me hizo carísimo; pasaron como dos o tres días y vi a otro chavo y le pregunté lo mismo y me dio el mismo dato. En ese momento pensé 'no estoy haciendo nada, ¡a estos chavos les va super bien!', uno traía como 7 u 8 perros, y el otro traía como 10, y dije 'yo lo voy hacer".

Y puso manos a la obra. Diseñó carteles de publicidad para ofrecer sus servicios como paseadora de perros, los pegó por toda la colonia y en una veterinaria que es de una amiga suya. Alguien vio el anuncio y le dijo que si podía sacar a su perro Benito una hora y fue así que un perro basset hound se convirtió en su primer cliente.

imagen-cuerpo

Aurora tuvo que tomar un curso de adiestramiento de perros

"Empecé a sacar a ese perro y al mío (un pug); después la vecina de esta chica le dijo 'oye, veo que viene alguien por tu perro y necesito que también saquen al mío, un bulldog francés, no sé si me puedas pasar el contacto', y de ahí me agarré a esos dos perritos, pero la verdad estuve como un año con esos dos perros".

Y aunque empezó con dos animales de compañía, la fueron recomendando de boca en boca gracias a su trabajo y al amor que le tiene a los perros; después llegaron a la manada un pug, un labrador, un pitbull y un bóxer, y lo que en un principio parecía fácil se fue complicando, por lo que tuvo que tomar un curso de adiestramiento para saber cómo manejar a cada una de las razas de perros.

"Ahora sí que me busqué un trabajo y en mis ratos libres iba por los perritos y los paseaba. La verdad es que yo dije está 'súper fácil', pero no, resulta que me empezaron a recomendar y me fui llenando de perros, pero antes de comenzar el trabajo fuerte, tomé un curso de adiestramiento porque quería hacer bien el trabajo y no quería regarla. Empecé desde cero, prácticamente, y sin conocer realmente la actitud de los perros".

imagen-cuerpo

(Foto: Lérida Cabello)

A los perros que tienen mucha energía los pasea ella en bicicleta

Antes de la pandemia de covid-19 tenía 26 perros y trabajaban con ella dos personas; por las condiciones que impuso la pandemia actualmente tiene 12 perros y trabaja ella sola, de lunes a sábado, de 8:30 de la mañana a las 16:00 horas. Y se organiza para que no saque a los 12 perros al mismo tiempo para que su paseo sea de calidad; a unos los pasea con caminatas y a los que tienen mucha energía con bicicleta.

"Tuve una racha muy buena como de dos años antes de la pandemia. Ya tenía paseadores trabajando conmigo; el negocio estaba organizado, yo hacia unas rondas y ellos otras, teníamos aproximadamente 26 perros durante todo el día, y pues se vino lo de la pandemia y obviamente  mucha gente se quedó sin trabajo, muchos dueños me dijeron 'ya estamos en casa, ya no es necesario que vengas por mi perro', otros me dijeron 'estamos trabajando desde casa, pero tu sigue viniendo por el perro', y otros me dijeron 'pues me quedé sin trabajo y ya no puedo pagarte".

Un negocio redituable

Aurora reconoce que ser paseadora de perros es un excelente negocio y muy noble que le ha dado grandes satisfacciones y la oportunidad de hacerse de sus cosas.

"Es un excelente negocio, muy noble. Me está yendo mejor con los perritos que cuando tenía trabajo. Estoy muy feliz con este trabajo porque me ha dado muchas satisfacciones. Los perritos son animalitos que de verdad llenan el alma de las personas. Ha sido una experiencia bien bonita, y que pienso seguir haciendo hasta donde me dé el alma porque es muy pesado, camino entre 17 y 22 kilómetros diarios".

imagen-cuerpo

¿Cuánto cobra un paseador de perros?

Aurora señaló que esto depende del tamaño, del tiempo y del comportamiento del perro.

"Aproximadamente estoy cobrando entre 70 y 100 pesos la hora, dependiendo del tamaño; si es un perro chico son 70 pesos, un perro mediano son 80, un perro grande 90 y ya a la mejor un perro muy grande que tenga así todos los detalles, que es un poco agresivo, que no convive con otros perros o que me digan 'no quiero que lo pasees con otros perros, que vaya el solo' cobro 100 pesos el paseo".

Pensión y guardería

Además de pasear perros, Aurora también cuenta con el servicio de pensión y guardería. es tanta la confianza que le tienen sus clientes que le dejan las llaves de sus casas para que vaya por sus perritos.

"La ventaja que tengo es de que la mayoría de los clientes me dejan llaves de su casa, siempre traigo mi cangurera repleta de llaves. Cuando los dueños se van de vacaciones, me dejan a sus perritos a mi cuidado y yo voy por ellos a sus casas, o que ellos me los traigan a mi casa y se quedan conmigo".

El servicio de pensión igual depende del tamaño del animalito, pero lo mínimo que se cobra son 250 pesos por cada 24 horas para un perro chico y medianosi ya es grande se cobran 280 a 300. "Si lo dejas a las 8 de la noche de hoy, mañana lo tienes que recoger a las 8 de la noche, pero si vas a llegar a las 12 te cobran el servicio de guardería que es de $150, $180 por cada 8 horas.

Características de los paseadores de perros

Principalmente se debe tener gusto por los perros y mucha paciencia. Aurora explica.

"No debes de desesperarte, debes tener cierto carácter con los perros, son muy inteligentes. Cuando los paseas, ellos deben de saber quién manda; sí debes de tener como ese callo, yo la verdad al principio no lo tenía y sí me pasaron dos o tres cosas que dije 'no puedo verme así, me tengo que poner como más ruda con ellos, tienen que saber quién es la líder de la manada".

Pasear a los perros, una gran responsabilidad

"Es muchísima responsabilidad, los trato como si fueran mis hijos; siempre que voy en la calle y me preguntan '¿son tus perros?', siempre digo que sí, como si fueran míos. Se me sale el corazón si algo les pasa. Mis perros han sido mordidos, han mordido gente, me han mordido a mí".

imagen-cuerpo

(Foto: cortesía Aurora Díaz)

Beneficios de sacar a pasear a los perros

Con esto se busca que los perros no estén tan estresados en casa, se ejerciten y se vuelven más neutrales, ya que cuando tienen su paseo diario se vuelve un perro más equilibrado; además que se acostumbran a 'hacer' en la calle y no 'hacer' dentro de la casa. Se distraen, sacan energía.

La paseadora de perros señaló que sí hay diferencia entre que los perros sean paseados por paseador y por sus dueños.

"Sí hay una diferencia porque luego los dueños consentimos a nuestros perros y no sabemos cómo tratarlos, cómo manejarlos, no los neutralizamos. Yo que me dedico a esto ya sé cómo tratar al perro".

Aurora Díaz dijo estar muy contenta con este trabajo porque los perros la quieren mucho y los dueños le tienen muchísima confianza.

"Ellos mismos me han dicho 'la verdad es que a nadie le dejamos a nuestros perros, más que a ti porque sabemos que los cuidas, sabemos que los quieres", concluyó Aurora.

Un dueño responsable

Kathy Oñate, una de las clientas de Aurora Díaz, asegura que los dueños responsables buscan que sus perros tengan actividad, diversión y convivio al contratar los servicios de los paseadores de perros.

"El que la gente busque paseadores no quiere decir que uno no les dedique tiempo a sus perros, sino que uno se preocupa porque puedan tener a la mejor una distracción, un rato de convivencia que a la mejor uno no les puede dar, no porque uno sea un dueño irresponsable, sino todo lo contrario, por lo mismo que eres un dueño responsable, buscas quién pueda darles esta distracción".

Kathy no le confía a nadie a sus perros, más que a Aurora que ya tiene cuatro años paseando a su Gordo, Crazy y Motita.

"Siempre me da un reporte de cómo se portaron, qué hicieron, cualquier cosa; ya después si yo los veo raros o algo ya le platico y me dice si hubo algo ajeno, pero estoy muy a gusto con ella. Seguirá siendo mi paseadora de perros porque a nadie más le confío a mis hijos perrunos. Debes saber a quién le encargas a tus perros, alguien de confianza".

Instructor canino y paseador de perros

Por su parte, Miguel Ángel Evangelista Hernández, instructor canino y paseador de perros con 15 años de experiencia, habló a SuMédico de los beneficios de sacar a pasar los perros, señaló que con esto se consigue que los perros tengan una salud mental y física, que tengan una buena convivencia con el ser humano.

"Liberan tensiones, estrés. Yo le llamo paseos estructurados donde el perro sale a pasear y de alguna forma también sale a trabajar, tiene una actividad que hacer con el ser humano, y es por eso que le voy marcando ciertas situaciones de trabajo, como que no se me vaya jalando, que interactúe con otros perros".

imagen-cuerpo

Un trabajo que se ha puesto de moda

Miguel Ángel reconoce que el negocio de los paseadores de perros se puso de moda, debido a que hay muchas parejas jóvenes que buscan que saquen a sus perritos porque ellos no tienen el tiempo para hacerlo.

"Este negocio ha crecido muchísimo, cada día hay más competencia. En la actualidad son más parejas jóvenes las que nos piden sacar a sus perritos, como que se puso de moda. Muchos clientes nos han dicho que prefieren tener perritos que hijos por el tipo de vida que llevan, trabajan todo el día y no tienen tiempo para pasearlos. Tener un perro es una responsabilidad, necesita estímulos físicos y mentales".

imagen-cuerpo

Diferencia entre que un perro sea paseado por un experto y por su dueño

"El perro no le va hacer caso a su dueño, no lo va a seguir. No hay una situación en donde el perro esté comprometido con él, hay una comunicación muy limitada, cuando se hace una situación de un binomio, cuando ya hay una relación, un vínculo fuerte con el que lo maneja es precisamente donde el perro va a tener más entendimiento, se divierte, le proporciono todo lo que necesita y se siente feliz conmigo".

Para Miguel Ángel el ser paseador de perros implica una gran responsabilidad porque trabaja con seres vivos que están expuestos a peligros en la calle.

"Nosotros no trabajamos con un producto, sino con seres vivos. Es una gran responsabilidad tomar a un perro y sacarlo a pasear y desgraciadamente no se tiene una cultura, nosotros tenemos que ir sorteando esas dificultades aquí en la ciudad. Pusieron parques caninos, pero no hay supervisores, y hay perros agresivos, a veces llevo perros tímidos que prefiero no meterlos ahí".

Sobre las satisfacciones que le ha dado este trabajo a lo largo de 15 años que lleva haciéndolo, dijo que le ha ayudado a levantarse de situaciones familiares, a ser más sociable, a conocer gente.

"Yo era muy tímido y los perritos me hicieron un poco más sociable, te libera también de mucho estrés. Me encanta la naturaleza y este trabajo me permite disfrutar del parque, escuchar a las aves, ver los árboles. Me sirve de distracción".

No está regulado el trabajo de los paseadores de perros

A pesar de los esfuerzos que realizan las autoridades competentes y organizaciones civiles en defensa de los derechos de los animales, aún no existe algún reglamento o legislación que formalice el trabajo de los paseadores, cuidadores o adiestradores de perros.

"No, todavía no está regulado, obviamente si pones un local y ofreces el servicio pues sí, pero si estás independiente no. Todo radica en la confianza que te brinde la persona que te vaya a dar al perro", dijo Aurora.

Por su parte, Miguel Ángel comentó que hay un proyecto de un médico de la UNAM para que se regule esta actividad.

"En México no está regulada esta situación. La gente se aventura a tener este tipo de trabajo, la verdad es que yo inicié por gusto, lo que te acredita es tu trabajo".

Cabe señalar que, desde el 28 de noviembre de 2008, la Ley de Protección de Animales de la Ciudad de México, estableció en su artículo 12, fracción II, que las alcaldías están obligadas a "Implementar y actualizar el registro de establecimientos comerciales, creadores y prestadores de servicios vinculados con el manejo, producción y venta de animales en la Ciudad de México".

Actualmente, Miguel pasea de 15 a 20 perros con ayuda de su hermana, de lunes a sábado. Y ahora, por la época de calor, lo hacen de 7 de la mañana al mediodía para que no se les quemen las patitas a los perros.

"Entre semana hago todos mis paseos y algunos adiestramientos; los sábados doy clases de comportamiento donde trabajamos con el dueño y con el perro para que le transmita un poco más de información al dueño, porque muchas veces los problemas de conducta son por el mal manejo que tienen".

Sobre los costos que maneja por pasear a los perros y darles entrenamiento canino, comentó que toma en cuenta la zona en la que va a trabajar, el tamaño del perro y hace un diagnóstico.

"En las zonas populares cobro 60 pesos la hora; dependiendo del diagnóstico que le haga al perro, que consiste en ver si son perros con problemas de estrés, de agresión, de timidez, de ansiedad, de miedo. Si nada más se les va a sacar a pasear, tengo que ir revisando su comportamiento, dependiendo de todo esto es como se cobra. En zonas como la Condesa, Roma, Polanco se puede cobrar un poco más porque tienen más la cultura del perro; ahí se llega a cobrar 100, 150 y hasta 180 por hora".

imagen-cuerpo

"Gracias a Dios hay trabajo y ha crecido el negocio de los perros porque los tienen pero no tienen el tiempo para pasearlos. El perro prácticamente llega a ser de nosotros porque los dueños no pueden atenderlos, y la verdad es que los perros necesitan de tiempo, paciencia y educación. Hay que verlos desde que se levantan hasta que se duermen, proporcionarle sus necesidades, incluirlos en la familia", concluyó.

SIGUE LEYENDO: El perro guía da calor al corazón, libertad al cuerpo y coraje al alma