publicidad

Las 5 razones por las que un gato se vuelve agresivo
Cuidados

Las 5 razones por las que un gato se vuelve agresivo

Foto: Pixabay

Si notas que tu gato se vuelve agresivo repentinamente, podría estar teniendo dolor o mucho estrés por un cambio en su rutina

  • SUSANA CARRASCO
  • 05/06/2020
  • 17:52 hrs.

Existen muchas razones por las que un gato se vuelve agresivo, a veces puede ser por causas físicas o emocionales, pero en cualquiera de los casos es importante saber reconocer cuando algo está irritando demasiado al felino al grado de que adopta una actitud a la defensiva.

Incluso los cuidadores más experimentados pueden toparse con un gato agresivo, sin embargo, es importante tomar en cuenta que esto no pasa de un momento a otro, generalmente hay señales de advertencia de que algo le molesta.

Así que, si has notado que tu gato se pone agresivo y te quiere atacar, a continuación, te decimos cuáles son las principales razones por las que esto sucede y cómo puedes manejarlo de la forma más efectiva.

¿Por qué un gato se vuelve agresivo?

El carácter de los gatos para muchos es un misterio, pues aun cuando son cariñosos puede haber ciertas cosas que no les gustan y que favorecen un comportamiento agresivo con sus dueños. No es lo más común, pero en caso de detectarlo, estas son las razones por las que un gato se vuelve agresivo:

1. Dolor

El dolor es la causa médica más frecuente de la repentina actitud agresiva de un gato y esto puede notarse en mayor medida en los felinos de edad avanzada o en aquellos que normalmente tienen un temperamento tranquilo.

¿Qué puede causarle dolor a un gato? Algunos padecimientos como la artritis, enfermedades dentales, traumatismos o golpes, infecciones o un dolor estomacal intenso. Si el gato tiene una respuesta agresiva con tocarlo un poco y además quiere estar aislado, es una señal clara de que algo le duele.

Otras causas médicas de que un gato sea agresivo es el deterioro cognitivo, la pérdida del aporte sensorial normal u otros los problemas neurológicos propios de la edad.

2. Miedo

Si el minino percibe una amenaza sentirá miedo y como una respuesta natural de defensa, empezará a comportarse agresivo. Puedes notar cuando tu gato está asustado si sus orejas se aplanan hacia atrás sus pupilas están dilatadas y respira más rápido de lo normal.

Si tu gatito es adoptado y ha mostrado episodios frecuentes de agresividad contigo o con miembros de tu familia, es posible que anteriormente haya recibido maltrato y relacione la figura humana con dolor y sufrimiento, lo que genera miedo y el comportamiento agresivo.

Dale su tiempo y deja que se adapte al nuevo entorno en tu hogar, no lo fuerces a estar contigo, dale su espacio y verás que poco a poco se irá acercando al notar que está en un lugar tranquilo y lleno de paz y sobre todo, con cariño.

TAMBIÉN LEE: ¿Qué te quiere decir tu gato cuando acerca su trasero a tu cara? 

3. Estrés

Los gatos son especialmente sensibles a los cambios bruscos de rutina o a la presencia de personas que no conocen y rápidamente pueden sentirse estresados, lo que también favorece que se pongan más agresivos.

Si notas que tu felino tiene tendencia a ponerse agresivo por el estrés o a ser demasiado nervioso cuando está en situaciones desconocidas, puedes intentar introducirlo de forma paulatina para que no sea un shock demasiado fuerte que lo haga responder mal.

4. Defensa de su territorio

Otra de las razones por las que un gato se vuelve agresivo es porque siente que hay un intruso invadiendo su territorio. Generalmente esto puede pasar cuando llega un gato nuevo a casa o hay alguno callejero cerca, aunque también pueden reaccionar de forma agresiva ante una persona que no conocen y que está en su casa o tocando sus objetos.

En ese sentido será importante que detectes ante la presencia de quien se pone agresivo y se deben procurar más acercamientos de forma que el felino se vaya acostumbrando poco a poco.

Ojo, tampoco se trata de atosigarlo, pues cuando a un gato lo tocan o acarician demasiado, la experiencia puede ser muy desagradable para ellos. Si notas que empieza a mover demasiado su cola, hace las orejas para atrás o encrespa su pelo, debes dejarlo en paz inmediatamente o te puede rasguñar.

5. Celo

Cuando un gato no está castrado o esterilizado, es muy probable que tenga episodios de agresividad mucho más frecuentes, pues el impulso sexual puede hacer que se muestre mucho más inquieto y hasta que no tolere que alguien se le acerque.

Puedes notar que gruñen más o hasta intentan atacar a cualquiera ante la menor provocación, lo que es producto de los cambios hormonales. Lo mejor es esterilizarlos y darles un poco de espacio para que vuelvan a ser los gatitos cariñosos de antes.

Entender las razones por las que un gato se vuelve agresivo es fundamental para que tomemos las medidas adecuadas que lo ayuden a superar esa etapa. No lo maltrates ni mucho menos lo eches a la calle porque podrías empeorar la situación. Intenta ser comprensivo y paciente, con un poco de eso, cualquier gato puede volverse muy noble y tu mejor compañía.

SIGUE LEYENDO: ¿Por qué los gatos odian las caricias en el vientre o la "pancita"?

(Con información de Mis animales)


publicidad

publicidad

publicidad