publicidad

Hablar con tu perro demuestra que eres inteligente
General

Hablar con tu perro demuestra que eres inteligente

¡Lo dice la ciencia!

  • ADRIÁN AGUIRRE
  • 04/12/2019
  • 11:50 hrs.

No lo decimos nosotros, lo dice la ciencia: hablar con tu perro y contarle cómo te fue en tu día no es una muestra de inmadurez ni algo tonto, es un signo de inteligencia.

Seguramente mucha gente se te va a quedar viendo raro si te encuentras sentado en un parque y te pones a contarle tus problemas a tu can, pero no te espantes, no estás haciendo nada raro. De hecho, estás practicando algo que se llama "Antropomorfismo".


 

Puedes leer: Los perros no sienten amor, solo placer

¿Qué es el antropomorfismo?

Es eso que estabas haciendo desde un principio al entablar una conversación con un animal. 

Se trata de una tendencia de la psicología en donde le atribuimos características y cualidades humanas los animales de otras especies, en este caso, a las mascotas.

La próxima vez que te acomodes en tu carro y le comentes a tu can lo pesado que está el tráfico o que te dieron la promoción que tanto habías deseado, no te sientas mal, no es nada raro y ya se hacía desde hace varios años.

Ahora bien, esta acción como sinónimo de inteligencia está sustentada por científicos.

Nicolás Epley, de la Universidad de Chicago, menciona en su texto "On Seeing Human: A three-factor Theory of Anthropomorphism" que este hábito es un subproducto natural de la tendencia que hace que los humanos sean inteligentes.

“Sugerimos, sin embargo, tres posibles determinantes de si se accede al conocimiento general o específico.

Primero es el nivel en el que una persona clasifica a otro agente. Amplias categorizaciones de un agente realizadas, por ejemplo, a nivel de una especie es probable que hagan un amplio conocimiento categórico sobre que los humanos en general son más accesibles, mientras que las categorizaciones de bajo nivel se realizan, por ejemplo, en el nivel individual de la mascota única y es probable que activen un conocimiento egocéntrico más específico sobre el yo que resulten determinantes del nivel en el que se clasifica un agente o interpretado y que por lo tanto, debe determinar el nivel de conocimiento del agente activado.

Segundo, estímulos que son similares a otros humanos pero no para uno mismo deberían aumentar la probabilidad de atribuciones homocéntricas más que las egocéntricas.

Finalmente, los miembros de las culturas individualistas tienden a acceder a la información egocéntrica y a usar su propia perspectiva egocéntrica más fácilmente que los miembros de la cultura colectivista”, precisa Epley.


 

También te puede interesar: ¿Por qué se huelen la cola los perros?

¿Qué escuchan los perros cuando les hablas?

La Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia (AAAS, por sus siglas en inglés) menciona que los científicos han demostrado que los cachorros encuentran emocionante nuestro discurso, mientras que los perros mayores son un tanto indiferentes. 

De acuerdo con esta institución, los hallazgos muestran, por primera vez, que los perros jóvenes responden a esta forma de hablar (ya sabes, aguda y tierna para nosotros. Por ejemplo: "Ay, ven, precioso. ¿Cómo está el perro más guapo y hermoso del mundo?") y que puede ayudarlos a aprender palabras, como lo hace hablar con los bebés humanos.

No te sientas mal, ni extraño. Si tienes un perro joven, le estás ayudando a aprender y si ya es mayor, estás practicando algo que muchas culturas hacen.


Con información de Sciencemag (AAAS), Faculty of Chicago Booth, Nature World News


publicidad

publicidad

publicidad