Gata contorsionista escapa por debajo de una puerta cerrada

La columna vertebral de los michis está compuesta de unas 50 vértebras, que contribuyen a su movilidad y a la coordinación de su cuerpo

Los gatos domésticos son tan ágiles y flexibles que prácticamente pueden acceder a cualquier lugar sin encontrar ninguna limitación física. Y para muestra una gata contorsionista que pasó por debajo de una puerta cerrada, sin importar el grado de dificultad, gracias a su elasticidad y flexibilidad.

Gata contorsionista escapa por debajo de una puerta cerrada

Gata contorsionista

Laurie Popeck, de Pittsburgh, Estados Unidos estaba en su casa con su hija cuando de pronto vio a su gata Holly, de siete años, que estaba encerrada en una habitación buscando la manera de salir, sin imaginar que lo haría por el hueco de cinco centímetros que había entre el suelo y la puerta.

En el video que se hizo viral por la increíble imagen, se ve a Holly estudiando el terreno y analizando cómo salirse por el hueco de la puerta, así que actúa de inmediato. Primero mete la cabeza, luego el cuello, se acuesta de lado y poco a poco va desapareciendo de la vista de todos, impulsándose con las patas traseras, hasta que logra su objetivo: escapar de la habitación.

¿Cómo lo logró?

Los gatos tienen tejido conectivo más flexible que los humanos entre cada vértebra, dándoles un mayor grado de rotación y haciendo a los mininos capaces de doblar sus cuerpos en posiciones que incluso los contorsionistas humanos nunca podrían igualar. El tejido de la columna vertebral también actúa como amortiguador, lo que les permite girar y saltar libremente sin ningún problema.

Gracias a esto, y a su habilidad para escapar fue que Holly desapareció por atrás de la puerta como por arte de magia, dejando a más de uno con la boca abierta, pues nadie se imaginaba que saldría por ese hueco como si nada.

NO TE PIERDAS: Roban a un niño de 10 años su perro bulldog francés

¿Por qué los gatos son tan flexibles?

La mayoría de los felinos destacan por su capacidad para trepar y explorar todo tipo de rincones. Por ello, en el caso de los gatos domésticos son tan ágiles y flexibles que prácticamente pueden acceder a cualquier lugar sin encontrar ninguna limitación física.

Estas necesidades instintivas las satisfacen gracias a su morfología esbelta dotada de numerosas facultades sensoriales. Su columna vertebral está compuesta de unas 50 vértebras; el número puede variar en función de la longitud de la cola. Esta gran cantidad de huesos, contribuye a la movilidad del animal y a la coordinación de las distintas partes de su cuerpo.

A diferencia de los humanos, con un ángulo de rotación de 90 grados, los gatos son tan ágiles y flexibles que pueden alcanzar amplitudes de 180 grados. Esta capacidad se debe a la presencia de elásticos discos de amortiguación intercalados entre las vértebras.

imagen-cuerpo

(Foto: Pinterest)

¿Por qué los gatos son ágiles?

Los gatos también pueden correr a alta velocidad y con mucho poder detrás de sus movimientos, debido a la extensión y flexibilidad de sus espinas son capaces de hacerlo. Un gato que corre a toda velocidad cubre un área de tierra alrededor de tres veces la longitud de su cuerpo con cada zancada, gracias a la longitud y flexibilidad de la columna vertebral y la potencia de sus patas.

SIGUE LEYENDO: ¿Cómo debe acercarse un niño a un perro?

(Con información de milenio, Mundo Mascota y Mis Animales)