publicidad

¿Encontraste bultos en tu perro? Esto es lo que debes saber
Cuidados

¿Encontraste bultos en tu perro? Esto es lo que debes saber

Foto en portada: pxhere

Pueden no ser algo grave o pueden representar un problema mayor de salud...

  • ADRIÁN AGUIRRE
  • 07/05/2020
  • 12:44 hrs.

¿Encontraste un bulto o una protuberancia en la piel de tu perro? Esto es lo que debes saber.

Si bien estos son más comunes en los perros mayores, los canes más jóvenes también pueden llegar a tenerlos. El cuidado de su salud es primordial para que nuestros lomitos tengan una buena vida y este tipo de inflamaciones son de gran importancia.

¿Por qué lo decimos? Pueden no ser algo grave o pueden representar un problema mayor de salud.

La mayoría de los bultos son tumores grasos y son benignos, lo cual significa que no son cancerosos, pero si bien menos de la mitad de los bultos y protuberancias que se encuentran en los perros son malignos, pueden verse igual desde el exterior, por lo que puede ser difícil saber la diferencia.

Puedes leer: 5 tips para sobrellevar la pérdida de una mascota

Bultos en los perros: lo que debes saber

La recomendación es que a menos de que estés seguro de la causa, lleves a tu perro a una revisión. Si notas enrojecimiento, crecimiento rápido, hinchazón, pus, una abertura o si tu lomito presenta dolor, deberás hacer la cita con mayor urgencia.

Hay varios tipos de protuberancias:

+ benignas (no cancerosas): carecen de la capacidad de invadir otros tejidos y extenderse a sitios más allá de donde están presentes

+ lipomas: la masa benigna más común que pueden tener los perros; generalmente se encuentran debajo de la piel de perros mayores. Son más comunes en perros obesos

+ abscesos: bultos inflamados que contienen una acumulación de pus debajo de la piel causada por un agente infeccioso. Generalmente deberán drenarse bajo sedación

+ urticaria: erupción de ronchas rojas y redondas en la piel. Es similar a la que podemos padecer nosotros. Les pica y las ronchas se hinchan debido a una reacción de la piel

+ quistes sebáseos: por lo general se encuentran en el medio de la espalda de los perros mayores. Se trata de un material duro y quístico debajo de la piel que puede formarse debido a una glándula sebácea bloqueada y cuyas inflamaciones se vuelven rojas y dolorosas para los canes

+ histiocitomas: bultos en forma de botón rojo. Se encuentran a menudo en perros jóvenes, particularmente en sus extremidades

+ adenomas sebáseos: tumores de glándulas sebáceas. Aparecen como crecimientos múltiples similares a las verrugas y son más comunes en perros mayores de pelo lanoso como los malteses

+ adenomas perianales: tumores que crecen alrededor del ano, principalmente en perros mayores

+ verrugas: son comunes en cachorros, perros mayores y perros inmunocomprometidos. Se ven como pequeñas marcas en la piel o varios bultos pequeños

+ granulomas: pueden ser protuberancias rojas elevadas que pueden tener una costra superficial, o pueden encontrarse debajo de la piel y ser duras o tener una consistencia firme. Pueden parecer un tumor altamente agresivo, por lo que generalmente se recomendará una biopsia.

+ hemangiomas: tumores de vasos sanguíneos o tejidos subyacentes de la piel que pueden desarrollarse debido a la exposición al sol, sin embargo este no siempre es el caso. Acude al médico si notas algo extraño en la piel de tu can.

+ bultos malignos (cancerosos): crecen y pueden extenderse a través del cuerpo y afectar órganos como el hígado y los pulmones, junto con el cerebro y los huesos. Es importante que se quiten mediante cirugía

+ tumores de mastocitos: tumor de las células sanguíneas del sistema inmunitario. Comprenden hasta el 25% de todos los tumores y son más comunes en perros mayores de 8 años

+ fibrosarcomas: tumores localmente invasivos del tejido conectivo de la piel que crecen rápidamente y son comunes en razas grandes.

+ melanomas: tumores que involucran a las células que dan pigmento a la piel. Pueden ser benignos o malignos y aparecer como bultos oscuros en la piel que crecen lentamente. Los más agresivos crecen en la boca y las piernas. Si notas algo raro en estas zonas, acude al veterinario

+ carcinomas de células escamosas: tumores de células de la piel que se encuentran en áreas no pigmentadas o sin vello, como los párpados, la vulva, los labios y la nariz. Se presentan como llagas elevadas y costrosas y son causadas por demasiada exposición al sol

+ cáncer de mama: crecimientos cancerosos de las glándulas mamarias. Los bultos en las glándulas mamarias pueden ser benignos en las perritas, sin embargo, los tumores mamarios en los perros machos a menudo son siempre malignos

+ osteosarcomas: tumor óseo más común, especialmente en perros machos grandes. Son causadas por un crecimiento anormal de las células óseas, estimulación hormonal inusual, una fractura previa en el área o factores genéticos y pueden ocasionar protuberancias o bultos en el hueso, generalmente en las extremidades. A menudo se extienden a los pulmones por metástasis

+ condrosarcomas: el segundo tumor óseo más común. Generalmente ocurren dentro de la nariz. Al igual que los de arriba, son causadas por un crecimiento anormal de las células óseas, estimulación hormonal inusual o factores genéticos

También te puede interesar: 5 razas de perros que sueltan menos pelo

Algunas cosas que el veterinario querrá saber son:

+ Si el bulto apareció de repente

+ Si su forma, color o tamaño ha cambiado

+ Si el comportamiento de tu perro es diferente

Después del diagnóstico del bulto, el veterinario te guiará a través de sus opciones de tratamiento. 

Es importante que sepas que el diagnóstico y el tratamiento temprano pueden tener mayores beneficios para tu perro y tus mascotas.


Con información de pets.webmd, rspcapetinsurance.org, hillspet.com


publicidad

publicidad

publicidad