publicidad

5 tips para enseñar a pasear a un gato con correa
Cuidados

5 tips para enseñar a pasear a un gato con correa

Pasear a un gato con correa no es algo imposible. Foto: Pikist

Pasear a un gato con correa no es lo mismo que pasear a un perro, por ello, es fundamental seguir algunas recomendaciones básicas

  • SUSANA CARRASCO
  • 02/09/2020
  • 17:44 hrs.

La mayoría piensa que tener un felino en casa puede ser algo aburrido porque no podemos sacarlos a pasear como a los perros, pero eso podría no ser del todo cierto, pues es posible enseñar a pasear a un gato con correa, lo que permite un mayor vínculo con la mascota y al mismo tiempo, favorece que nuestro minino disfrute del aire fresco y otros estímulos.

Solo debes tomar en cuenta que lograr un paseo junto a un gato requiere de tiempo para acostumbrarlo y de mucha paciencia, así que, si estás dispuesto a hacerlo, tenemos algunos consejos para ti que garantizarán el éxito en tu objetivo de pasear con una correa a tu michi.

Recuerda que, aunque los gatos son independientes, también necesitan explorar el ambiente, recibir baños de sol y distraerse, pues incluso estando dentro de la casa es común notar que buscan un poco de aire fresco desde la ventana.

Cómo pasear a un gato con correa

Es posible brindarle a tu minino la oportunidad de disfrutar del aire fresco y el entorno de manera segura, solo debes seguir los siguientes consejos para aprender a pasear a un gato con correa, toma nota:

1. Elige un collar adecuado

En el caso de los gatos, lo ideal es ponerle un arnés, pues con un simple collar hay riesgo de que se asuste y consiga librarse para correr a esconderse, lo que es muy peligroso para estas mascotas. Con el arnés sujetamos al gato desde los hombros, la barriga y el pecho, por lo que no se lastimara y es prácticamente imposible que pueda zafarse. Solo debes asegurarte de ponerle uno que sea de su talla y que esté hecho con materiales suaves que no le causen molestias.


TAMBIÉN LEE: ¿Por qué se les dice michis a los gatos?

No le pongas un arnés de perro, es necesario que acudas con los expertos en accesorios de mascotas para que elijas el más adecuado para tu felino.

2. Acostúmbralo a lo correa

Una vez que tengas el arnés para gatos correcto, el siguiente paso es acostumbrar al animalito a usarlo y para ello, debemos ponérselo mientras está dentro de la casa. Empieza por dejárselo solo unos minutos y paulatinamente ve aumentando el tiempo que lo lleva puesto. En este punto hay que ser muy pacientes, pues la mayoría de los gatos no logran acostumbrarse fácilmente a los cambios, así que puede haber rechazo al principio. Sigue intentándolo todos los días y si es posible, dale algún premio luego de ponerle el arnés.

No lo castigues ni lo obligues a llevarlo puesto todo el día en los primeros intentos, recuerda que es algo paulatino y con el paso de las semanas, lograrás que lo use dentro de casa casi sin darse cuenta o sentirse incómodo.

Cuando el gato pueda llevar el arnés sin problemas, será el momento de introducir la correa, así que engánchala, deja que camine por donde sea y repite el mismo procedimiento para acostumbrarlo poco a poco a caminar con ella.

3. Sácalo pero a un lugar tranquilo

Como puedes darte cuenta, empezar a pasear a un gato con correa requiere de mucha paciencia, así que una vez que ya puede caminar cómodamente con el arnés y la correa, podrás sacarlo a la calle pero cuidado, debe ser primero en un lugar tranquilo, preferentemente donde no haya muchas personas, coches o perros que puedan asustarlo. Si no se siente seguro, será mejor abortar la misión e intentarlo otro día o buscar otro ambiente más adecuado, si lo forzamos resultará contraproducente y todo el trabajo anterior puede verse afectado.

Deja que poco a poco pueda dar unos pasos fuera de la casa o del coche y recuerda darle algunos premios y caricias para estimularlo. Las primeras salidas deben ser cortas, de no más de cinco minutos para que no se sienta agobiado. Si todo marcha bien, poco a poco podrás alargar el tiempo de las caminatas y conseguirás que quiera ir más lejos de casa.

4. Mantente tranquilo

Es normal sentir nervios en los primeros paseos junto al gato pensando que algo puede salir mal, pero lo ideal es que disfrutes del momento y camines junto a la mascota con tranquilidad y sin forzarlo ni volviendo la experiencia algo estresante. Deja que el minino se mueva como lo prefiera y solo guía su camino con la correa, pero sin obligarlo a andar de cierta manera, recuerda que los mininos no son muy buenos con las órdenes estrictas.

5. No esperes que sea como un perro

El objetivo de pasear a un gato con correa es que pueda disfrutar de otro tipo de estímulos en su entorno, que conozca más el mundo y claro, que se profundice la relación dueño-mascota, pero no esperes que se comporte como un perro, ellos tienen una personalidad totalmente diferente y debes adaptarte. No caminará siempre pegado a tu cuerpo ni tampoco es ideal que lo sueltes esperando que vaya detrás de ti, puedes darle independencia en su caminata, pero siempre con la correa para evitar accidentes, claro, sin jalarlo ni obligarlo a ir por un camino específico. 

Otro punto importante para pasear a un gato con correa es ponerle todo su esquema de vacunación, así estaremos seguros de que puede explorar su entorno sin riesgos de enfermedades que pongan en riesgo su vida. Ahora sí, estás listo para disfrutar de un agradable paseo junto a tu minino.  

SIGUE LEYENDO: ¿Realmente los gatos saben cómo volver a casa cuando escapan?

(Con información de Mis animales, Muy interesante y Experto Animal)


publicidad

publicidad

publicidad