publicidad

5 pasos para bañar a tu perro correctamente
Cuidados

5 pasos para bañar a tu perro correctamente

Todo tiene una razón de ser

  • ADRIÁN AGUIRRE
  • 09/11/2019
  • 13:10 hrs.

La higiene de nuestros perros es un tema importante y no los podemos lavar con las mismas cosas con las que nos bañamos nosotros, ya sea por químicos que les hagan daño o porque existen productos específicamente diseñados para ellos.

Todo tiene una razón de ser: si le entra shampoo en sus ojitos se puede lastimar, si su pelo no está bien lavado, puede ser víctima de piojos y otros organismos que surjan de la falta de limpieza y si su pelito está enredado, pues no tendrá el mismo cuidado que si es desenredado en el proceso.

Por ello, aquí te dejamos cinco pasos para bañar a tu perro correctamente:

1) ¿Cada cuando debo bañar a mi lomito?

Primero lo primero: ¿Hay que bañarlo diario?, ¿Una vez a la semana?, ¿Una vez al mes?

La regularidad con la que tendrás que bañarlo dependerá del entorno y de su tipo de pelaje. Bañarlo una vez al mes funciona para la mayoría de los perros, sin embargo, razas como el Golden Retriever , quienes tienen capas repelentes al agua en su pelito, deben ser lavados con menos frecuencia para preservar sus aceites naturales.

Es recomendable que visites al veterinario para que vea a tu can y determine las veces en las que tendrás que lavarlo.

 

 

2) El primer paso:

Antes de bañarlo, cepíllalo bien. Un pelo enredado retiene el agua y esto puede hacer que se le irrite la piel a tu lomito. Además, es recomendable ponerles un tapón de algodón en cada oreja para evitar que les entre agua ya que esto ayuda a prevenir infecciones de sus oídos.

 

 

Puedes leer: ¿Cómo reforzar las defensas de Michi en esta época de frío?

3) La dirección del lavado:

Una vez que lo cepillaste, es momento de comenzar a lavarlo. Sostén a tu lomito suavemente pero con firmeza y humedécelo, moviéndote desde la cabeza hacia la cola. Recuerda que es muy importante haber quitado todos los enredos, ya que solo empeoran con lo mojado.

 

 

4) Usa agua tibia: Su piel es diferente a la nuestra y un líquido muy caliente puede llega a quemarlo. Un tip es que 

el agua del baño nunca debe estar más caliente de lo que usarías para un bebé humano.

Hasta para ellos es un momento de placer el ser bañados. Procura que no pase un mal rato y que después ya no quiera ser lavado.

 

 

5) Mantenlo calmado: Escoge un punto y mantente ahí. La consistencia es crítica cuando se trata de mantener a tu mascota limpia y tranquila. Bañarse puede ser incómodo para algunos de ellos, por lo que tener un lugar con el que estén familiarizados y mantenerse ahí calmará sus temores... o al menos les hará saber qué esperar.

 

 

También te puede interesar: Cambios en pelaje de mascotas revelan su estado de salud

Igual que nosotros, la falta de higiene puede afectar su salud. Pero eso sí, por lo que más quieras, no los metas a la lavadora. Simplemente no lo hagas...

 

 

Con información de dogtime.com, Michigan State University, caninejournal.com


publicidad

publicidad

publicidad