publicidad

5 motivos por los que mi gato no deja de maullar
General

5 motivos por los que mi gato no deja de maullar

Es su manera de expresarse, así que pon atención...

  • ADRIÁN AGUIRRE
  • 11/12/2019
  • 19:41 hrs.

Si no tienes un gato y escuchas que el de tu vecino maúlla sin cesar, puedes creer que lo hace por molestarte, pero la verdad es que está intentando comunicarse con alguien y esa es su manera de hacerlo, como tú con tu voz o los perros con su ladrido.

Con su característico sonido, los mininos expresan sus sentimientos, su estado de animo, de salud y sus necesidades, pero como estamos tan acostumbrados a esa emisión que procede de su boca, muchas veces pasamos por alto lo que quieren, necesitan o requieren.

Por ello, aquí te decimos 5 razones por las que tu gato maúlla sin cesar:

1) Enfermedad: Una de las causas de los maullidos excesivos son las enfermedades. Al no poder hablarte para decirte que le duele la panza o que se siente mal, tu minino recurrirá a su maullido para hacer que lo voltees a ver y le des la atención que requiere

Numerosas enfermedades pueden causarles hambre, sed o dolor, derivando en un maullido excesivo, por lo que si lo ves actuando extraño y gritando sin parar, deberías llevarlo con un médico.

2) Soledad: Típico que nos vamos a trabajar y dejamos al minino encerrado en casa. Si un gato ha pasado muchas horas sin tu compañía, comenzará a maullar sin cesar.

Algo que puedes hacer es poner una de esas jaulas para pájaros con alpiste afuera de la ventana para que se entretenga mientras no estás o ponerle comida dentro de sus juguetes para que esté entretenido y alimentado.

Recuerda dejarle su plato con mucha comida, ya que si bien son animales muy independientes, también requieren una cierta cantidad de alimento para estar contentos. Ah, y también revisa que tenga suficiente agua.



Puedes leer: ¿Cómo elegir la arena de mi gato?

3) Quiere atención: Tal vez quiera jugar o tal vez se sienta aburrido y desee acurrucarse en tus brazos para que le des atención.

La clave aquí es no responder cada que tu gato maúlle, sino poner atención a cuando deje de hacerlo. Si tu gato sigue maullando, aléjate un poco hasta que se calme. Esto con respecto a los maullidos excesivos. Cuando estés en casa, procura pasar tiempo con tu minino y piénsalo de esta forma: si juegas con él, le darás una cantidad adecuada de ejercicio que será fundamental para su buena salud.

4) Está en celo: las hembras inalteradas en celo maullarán para atraer a una pareja y los gatos que no están castrados contestarán con más maullidos cuando huelan a una hembra en celo. Si escuchas como una conversación, puede que se estén pasando sus números (guiño, guiño).



También te puede interesar: ¿Cómo saber si mi gato tiene fiebre?

5) Está estresado por los cambios: nuevo hogar, nuevas personas y otros animales, por ejemplo, podrían detonar maullidos sin fin.

Si tu gato no deja de maullar durante esa transición, podría ser un sonido de "esto no me gusta", o en caso de que sea más fuerte, podría estarte diciendo "¡Estoy muy enojado por esto!".

En todo caso, son muy expresivos, por lo que podrás identificar la tonalidad con la que te lo dicen de manera muy sencilla.


Con información de petful, meowingtons, PetMD


publicidad

publicidad

publicidad