¿Usar celular y tablet es bueno para niños autistas?
Ser padres

¿Usar celular y tablet es bueno para niños autistas?

En el IMSS cuentan con dos tipos de tratamiento para mejorar la calidad de niños que padecen trastorno del espectro autista

  • MARILUZ ROLDÁN
  • 08/01/2020
  • 15:30 hrs.

El trastorno del espectro autista es un trastorno que se caracteriza por conductas repetitivas e inusuales, así como un déficit del desarrollo. La tecnología se ha vuelto un gran aliado para pacientes de muchas enfermedades, ¿qué tanto ayuda a quienes tienen autismo

Los niños con autismo no tienen problemas con la convivencia a través de la tecnología, ya sea  celular, computadora o tablets, afirma Miguel Ángel Jiménez Sanjuan, especialista del Hospital General del Centro Médico Nacional (CMN) La Raza, quien señala que esto se debe a que estos dispositivos son imágenes inertes que no transmiten emociones.

Mientras que el terapeuta Jorge García Caballero señala que estos dispositivos tecnológicos facilitan el aprendizaje, ya que permiten a los menores con autismo  traducir el mundo verbal a través del apoyo visual, lo que les permite comprender mejor el mundo externo. 

Sin embargo, destaca que las tabletas o celulares son sólo un instrumento que forma parte del proceso terapéutico o de tratamiento del niño o niña con autismo, y que no sustituye otras acciones. La otra ventaja de la tecnología es que estos dispositivos se pueden transportar con facilidad a todas partes, por lo que están casi todo el tiempo al alcance de los menores. 

También lee: Escribir a mano evitará que pierdas la memoria 

¿Cuáles son los síntomas del autismo y cómo se trata? 

El doctor Miguel Ángel Jiménez Sanjuan, Jefe del Servicio de Higiene Mental del CMN La Raza, explica que los principales síntomas del autismo son la incapacidad de interacción social, aislamiento y movimientos incontrolados de alguna extremidad, por lo general las manos.

Para detectarlo a tiempo, recomendó a los padres de familia estar atentos al desarrollo de sus hijos durante los primeros 18 meses de edad, ya que si se diagnostica a tiempo se pueden tener mejores resultados en el tratamiento. 

Indica que en el IMSS  se ofrecen dos tratamientos para atender el autismo: el primero es el psicológico, que ayuda a los menores a integrarse al mundo a través de estímulos-reacciones, acciones y respuestas.

“Se trata que, de acuerdo a su edad, pueda acudir a una escuela normal, amarrarse las agujetas, abotonarse la camisa, que ponga atención y empiece a interactuar para que no se aísle”, dice el especialista.

 

El segundo tratamiento es farmacológico, que es de por vida, en el que se usan neuro epilépticos y moduladores corticales que actúan como neurotransmisores del funcionamiento neuronal, lo que va a permitir al menor tener contacto y desarrollar el lenguaje.

Jiménez Sanjuan resalta que lo importante es darle tratamiento al menor, ya que necesita adaptarse a su entorno social y lograr su autonomía. “Cuando vienen a este Servicio tratamos de que el pequeño pueda empezar a integrarse y a convivir. No es sencillo ni para los papás, ni para los especialistas porque el autismo no se cura; tenemos que ir ejercitando esa funcionalidad, hasta que evoluciona a las cualidades que le permitan al niño realizar una vida lo más apegado a la normalidad”, comenta.


publicidad

publicidad

publicidad