Riesgos en bebés por chuparse el dedo o usar chupón
Embarazo y Bebé

Riesgos en bebés por chuparse el dedo o usar chupón

Los bebés que acostumbran chuparse el dedo o que dependen del chupón tienen más riesgo de problemas del habla y en los dientes

  • SUSANA CARRASCO
  • 26/11/2019
  • 15:36 hrs.

Los bebés suelen chuparse el dedo o depender del chupón en los primeros años de su vida pero, ¿qué consecuencias a largo plazo puede tener? Según un estudio publicado en BMC Pediatrics, estos hábitos podrían afectar el desarrollo del habla del niño si se llevan a cabo por mucho tiempo.

Conoce cuáles son los riesgos del chupón y de chuparse el dedo con frecuencia en los bebés y niños.

Riesgos de chuparse el dedo o usar chupón

De acuerdo a los resultados de una investigación llevada a cabo por expertos de la Corporación de Rehabilitación Club de Leones Cruz del Sur en colaboración con investigadores de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Washington, los bebés que se chupan el dedo o usan chupón por mucho tiempo sufren efectos a largo plazo en su desarrollo.

Tras analizar a un grupo de 128 niños de entre 3 y 5 años con estos hábitos se encontró que aquellos que se chupaban el dedo o usaban chupón de forma persistente, tenían un mayor riesgo de trastornos del habla en edad preescolar.

Los problemas más comunes fueron dificultades para pronunciar ciertos sonidos de palabras.

“Descubrimos que los niños que se chupaban el dedo mostraban tres veces más riesgo de desarrollar un trastorno del habla”, explicó a la BBC el Dr. Juan Carlos Vélez González, investigador principal del estudio.

“Lo mismo ocurre con el chupón, que si se usa durante más de tres años puede conducir al desarrollo de trastornos del habla”, agrega.

TAMBIÉN LEE: 3 claves para evitar la muerte de cuna en bebés

Los científicos también descubrieron que al retrasar la toma de biberón o mamila hasta que el bebé tuviera al menos 9 meses, se podía reducir el riesgo de desarrollar estos trastornos en el futuro.

En pocas palabras, el estudio sugiere que si el bebé extiende el hábito de succionar a actividades no relacionadas con el amamantamiento puede tener efectos perjudiciales en el desarrollo del habla.

"Nuestra hipótesis es que al chuparse el dedo, el chupón o el biberón, el niño no ejercita todos los músculos de la cavidad oral. Y como sólo está utilizando ciertos músculos no alcanza a desarrollar la musculatura necesaria para la capacidad del habla", advierte el Dr. Vélez.

En el caso de los bebés que se chupan el dedo por demasiado tiempo, también hay riesgo de problemas dentales, como una maloclusión o mordida incorrecta, debido a que hay una falta de contacto entre los dientes anteriores e inferiores.

Por ello, los expertos recomiendan a los padres evitar que los bebés se chupen el dedo o usen chupón durante mucho tiempo y señalan que debe haber un esfuerzo por amamantar a los bebés durante un tiempo más largo, ya que la lactancia es la mejor forma en que el bebé puede ejercitar todos los músculos de la boca, la cara y la lengua para lograr una mejor capacidad del habla.

Otros estudios han demostrado que amamantar también es benéfico para el buen desarrollo de la respiración coordinada de los pequeños, así como para el acto de tragar y la articulación del habla.

Los especialistas resaltan que se debe evitar darles biberón o mamila antes de que el bebé cumpla 9 meses.

En caso de que haya sido inevitable darles mamila o el chupón, será necesario que acudas con el pediatra para que te diga cuál es la mejor forma de que el bebé deje de ser dependiente de estos objetos. Lo que es un hecho es que por ningún motivo debes dejar que se chupe el dedo durante mucho tiempo, ya que es más complicado quitarles el hábito.

SIGUE LEYENDO: ¿Sabías que hay beneficios del hipo en bebés?

(Con información de BBC)


publicidad

publicidad

publicidad