publicidad

Razones por las que nunca debes sacudir a un bebé
Embarazo y Bebé

Razones por las que nunca debes sacudir a un bebé

Sacudir a un bebé es considerado una forma de maltrato infantil por las graves secuelas que genera

  • SUSANA CARRASCO
  • 02/01/2020
  • 18:31 hrs.

Los bebés son muy frágiles y como se encuentran en pleno desarrollo, debemos ser muy cuidadosos con la forma en que los cargamos, pues de acuerdo a expertos de Mayo Clinic, sacudir a un bebé o zarandearlo ya sea jugando o porque nos hizo perder la paciencia, puede causarle serias lesiones cerebrales y hasta la muerte.

Este problema tiene un nombre médico y es el síndrome del bebé sacudido, que es de hecho considerado una forma de maltrato infantil por los daños tan graves que puede causar.

¿Por qué nunca debes sacudir a un bebé?

El síndrome del bebé sacudido es un traumatismo intracraneal que se caracteriza por una lesión cerebral grave producida tras sacudir muy fuerte a un bebé o a un niño pequeño.

Cuando sacudimos a un bebé mientras lo cargamos, se destruyen células cerebrales y se impide que el cerebro reciba suficiente oxígeno.

De hecho, expertos consideran que este síndrome es una forma de maltrato infantil porque puede provocar un daño cerebral irreversible e incluso, la muerte del pequeño.

Una campaña en contra de este maltrato realizada por el Hospital 12 de Octubre en España, señala que “el síndrome se caracteriza por la presencia de hemorragia intracraneal y retineana, edema cerebral y posibles fracturas óseas ocultas, aunque paradójicamente no existen signos externos traumáticos o son casi imperceptibles”.

Estas lesiones son más comunes en menores de dos años, pues es una edad en la que la cabeza del pequeñito es proporcionalmente mayor que su cuerpo y los músculos del cuello aún son débiles.

La principal causa del síndrome del bebé sacudido es, como su nombre lo dice, sacudir o zarandear a un bebé mientras lo cargan.

TAMBIÉN LEE: 7 formas de crear vínculos con tu bebé y sus beneficios 

Se estima que las madres jóvenes y los hombres son más propensos a provocar este síndrome, ya que muchas veces ocurre porque se pierde la paciencia con los bebés.

Lo más grave de este síndrome es que sus síntomas son difíciles de reconocer, pues a veces no se ven signos de lesiones físicas en el cuerpo del niño.

Por ello, es importante conocer las señales de alerta, como:

Agitación o orritabilidad extrema

Dificultad para permanecer despierto

Problemas para respirar

Vómitos

Palidez o color azulado en la piel

Moretones en la cara

Convulsiones

Parálisis

Coma

Hay otras lesiones que no pueden verse de inmediato causadas por sacudir a un bebé, como el sangrado en el cerebro y los ojos, las lesiones en la médula espinal y las fracturas en costillas, cráneo, piernas y otros huesos.

En casos leves, el síndrome del bebé sacudido puede hacer que el niño se vea normal después de sacudirlo, pero con el tiempo puede manifestar problemas de salud o de comportamiento.

Puede causar la muerte

Sacudir a un bebé, aunque sea solo por unos breves momentos puede causar un daño cerebral irreversible e incluso, la muerte por síndrome del bebé sacudido.

Puede haber secuelas también como pérdida de la visión parcial o total, retrasos en el desarrollo, problemas de aprendizaje o de conducta, discapacidad intelectual, trastornos convulsivos y parálisis cerebral infantil.

Lo más importante es que este síndrome puede prevenirse y para ello, es necesario capacitar a los padres primerizos para ayudarles a comprender mejor los peligros de sacudir a un bebé violentamente.

Se les debe enseñar cómo calmar el llanto de un bebé de forma tranquila y sin estresarse demasiado o desesperarse.

A veces, cuando un bebé no deja de llorar perdemos la paciencia y puede parecer fácil calmarlo de cualquier forma, como con sacudidas, pero es importante tratar siempre al niño con delicadeza. Nada justifica sacudir a un bebé violentamente y hasta podría haber problemas legales por hacerlo.

SIGUE LEYENDO: ¿Qué hacer en caso de un golpe en la cabeza en bebés y niños? 

(Con información de 20 minutos)


publicidad

publicidad

publicidad