¿Qué puedo comer si estoy embarazada en Navidad?
Embarazo y Bebé

¿Qué puedo comer si estoy embarazada en Navidad?

Debes moderar el consumo de algunos alimentos y bebidas si estás embarazada en Navidad

  • SUSANA CARRASCO
  • 19/12/2019
  • 16:56 hrs.

Durante las fiestas navideñas los excesos tanto de bebida y comida son lo más común y si estás embarazada es necesario que tomes en cuenta algunas precauciones. A continuación te decimos qué puedes comer si estas embarazada en Navidad.

Recuerda que lo más importante es tu salud y ya de tu bebé, así que es importante que sigas algunas recomendaciones para disfrutar las fiestas navideñas sin ningún problema.

¿Qué comer si estoy embarazada en Navidad?

Durante el embarazo no es posible que comas exactamente como comías antes, conforme tu bebé va creciendo dentro de ti tal vez requieras ingerir algunas calorías adicionales, pero tampoco puedes excederte porque te pones en riesgo de enfermedades, además de que será más difícil que bajes de peso después.

En las fiestas navideñas puede que te resulte más complicado controlarte por la comida tan deliciosa que hay, sin embargo, es muy importante que no te descuides, pues basta una cena pesada para desarrollar graves problemas de salud en el embarazo.

En cuanto a la alimentación, es importante que tomes en cuenta que hay algunas comidas que no se recomiendan en el embarazo, pues podrían dañar a tu bebé.

Al respecto, Mayo Clinic señala uno de los alimentos más comunes en las cenas navideñas: los mariscos.

Estos alimentos pueden ser una excelente fuente de proteína en el embarazo, además de que algunos pescados aportan grandes cantidades de Omega 3, los cuales favorecen el desarrollo sano del cerebro y ojos de tu bebé.

Sin embargo, debes tener cuidado den no comer en exceso mariscos, pues algunos contienen altos niveles de mercurio que son potencialmente peligrosos para el desarrollo del sistema nervioso de tu pequeño.

Toma en cuenta que entre más grande y adulto sea el pez que se va a consumir, mayor será la cantidad de mercurio que puede contener.

Los mariscos crudos o poco cocidos debes evitarlos a toda costa en esta temporada navideña y hasta que termine tu embarazo. El sushi, las ostras y las almejas crudas debes eliminarlas de tu dieta en esta etapa.

Las carnes también debes consumirlas bien cocidas y eso incluye al pavo navideño y al lomo típico de las cenas. Comer carnes poco cocidas podría causarte una intoxicación grave conocida como listeriosis, así que asegúrate de que estén perfectamente cocinados.

Cuidado también con algunos quesos, especialmente quesos blandos como el brie, el feta y el azul, pues podrían contener lácteos no pasteurizados que después provocan enfermedades alimentarias y complicaciones para tu bebé.

TAMBIÉN LEE: Diabetes gestacional, un enemigo silencioso en el embarazo 

Ojo con el café. A veces, si vamos a las posadas es probable que queramos tomar varias tazas de café para estar calientitas, pero en el embarazo debes limitar el consumo de esta bebida.

Pocos lo saben pero esta bebida es una de las más peligrosas en el embarazo, ya que se ha comprobado que puede atravesar la placenta y causar daños en el desarrollo del feto.

Lo mejor es que limites tu consumo de café a menos de 200 milogramos al día durante el embarazo, que es equivalente a dos tazas.

Cuida los excesos

Especialistas advierten que una cena pesada con abundancia de alimentos ricos en grasas, azúcares y carbohidratos es suficiente para desarrollar pancreatitis, una inflamación del páncreas que puede derivar en fallo renal.

Cuando comes en exceso favoreces que el páncreas se inflame, una glándula que está ubicada en el abdomen y que sirve para las funciones digestivas y hormonales, favoreciendo el metabolismo de carbohidratos, grasas, proteínas y ácidos.

Esta inflamación se denomina pancreatitis y la principal causa es la ingesta abundante de alimentos ricos en grasa, por lo que debes moderarte en las fiestas, mucho más si estás embarazada.

Por otro lado, comer en exceso si estás embarazada en Navidad puede contribuir a que sufras más episodios de reflujo o acidez estomacal.

De acuerdo a la American Pregnancy Association, la acidez en el embarazo se produce cuando la válvula entre el estómago y el esófago son incapaces de evitar que el ácido del estómago salga y suba hacia la garganta.

El reflujo y acidez en el embarazo son comunes porque la hormona progesterona hace que dicha válvula se relaje, aumentando la frecuencia de los episodios. Si no cuidas tu alimentación, el problema puede empeorar, así que come de forma moderada.

Recuerda que entre más avanzado esté tu embarazo, mayor probabilidad de tener reflujo.

Otro punto importante es que si comes mucho, puedes subir demasiado de peso, lo que te pone en mayor riesgo de complicaciones en el embarazo como diabetes gestacional y preeclampsia.

Lo mejor es que disfrutes con medida, cuidando tus porciones y priorizando el consumo de frutas, verduras y carnes magras. El pavo puede ser una excelente opción, pues es bajo en grasa y bien cocinado, puede ser saludable para ti.

En cuanto a las bebidas, procura tomar aguas frescas de fruta de temporada, también puedes prepararte cocteles sin alcohol, aunque igual debes moderar el consumo de refresco, pues el gas puede hacerte sentir inflamada y pesada.

Disfruta esta temporada y vive cada segundo de tu embarazo en Navidad.

SIGUE LEYENDO: 7 bebidas y alimentos peligrosos en el embarazo 


publicidad

publicidad

publicidad