publicidad

¿Qué hacer si un niño llora al dejarlo en la escuela?
Ser padres

¿Qué hacer si un niño llora al dejarlo en la escuela?

Cuando un niño llora al dejarlo en la escuela el primer día de clases, debes seguir algunas recomendaciones

  • SUSANA CARRASCO MERINO
  • 26/08/2019
  • 13:54 hrs.

El primer día de clases siempre es el más difícil, especialmente para los pequeños que van por primera vez a la escuela. En esos casos, es común cuando un niño llora al dejarlo en la escuela y no quiere entrar. ¿Qué hacer cuando esa situación se presenta? Te damos algunos consejos.

El papel de los padres es fundamental para ayudar al niño a que la experiencia de ir a la escuela sea lo menos estresante posible.

¿Qué hacer si un niño llora al dejarlo en la escuela?

Existen muchas razones por las que un niño llora al dejarlo en la escuela y algunas de las más comunes son:

La edad- Entre más pequeño sea el niño, es más probable que llore por angustia de separación.

Personalidad- Los niños más extrovertidos perciben los entornos con otros niños más emocionantes, mientras que los niños introvertidos o tímidos, perciben estos mismos entornos como abrumadores y estresantes, por lo que es más probable que lloren.

Sobreprotección- Los niños que tienen una sobreprotección de sus padres experimentan más dificultades para adaptarse a los cambios, especialmente porque les cuenta trabajo adaptarse a nuevos entornos sin sus padres.

Apego- Esto es similar a lo anterior, ya que los niños más apegados a sus padres experimentan más angustia los primeros días de escuela.

¿Cómo ayudar al niño a superar la angustia? Cuando un niño llora desconsoladamente el primer día de clases, tienes que saber cómo actuar para ayudarlo a que no vuelva a suceder.

De acuerdo al Dr. Álvaro Bilbao, neuropsicólogo y autor del libro “El cerebro del niño explicado a los padres”, lo más recomendable en ese sentido, es que hagas lo siguiente:

1. Mantén una actitud positiva

Los niños perciben mucho más el lenguaje no verbal que el verbal, así que si tu hijo pasa por un mal momento por la escuela, debes apoyarlo y mostrarte tranquilo y confiado, evita estar nervioso o con lágrimas en los ojos.

2. Usa un objeto que ame 

Muchos niños tienen un peluche o muñeco que llevan siempre consigo y con el que incluso duermen y si es el caso de tu hijo, puedes preguntarle la noche previa a la escuela si quiere llevarlo a la escuela para que la haga compañía.

Aunque parezca artificial, la asociación positiva que tiene el niño con ese objeto será suficiente para que se sienta más confiado.

TAMBIÉN LEE: Tips para comprar los zapatos correctos para tus hijos

3. No te asomes por la ventana

Asomarse por la ventana del salón del pequeño es el peor error, ya que si el niño se queda llorando y te ve, aumentará su angustia porque pensará que irás por él en ese momento o que estarás asomándote con frecuencia para darle confianza.

Eso solo hará que el niño se la pase buscándote durante todo el día mirando hacia la ventana porque el estímulo es tan poderoso que su cerebro no puede olvidarlo fácilmente.

4. Haz una rutina

Tener una rutina bien establecida es clave para que el niño no llore al dejarlo en la escuela, ya que los ayuda a sentirse más seguros sobre cómo van a funcionar las cosas.

Así que ten preparada la mochila una noche antes, haz la merienda y sal con tiempo para llegar puntual a la clase, así evitarás momentos de estrés que empeoren la situación para tu pequeño.

5. Evita las recompensas

Es muy tentador decirle al pequeño que si deja de llorar y entra a la escuela le compraremos luego un juguete o un dulce, sin embargo, este tipo de chantajes no ayudan, por el contrario, solo hacen que el niño pierda confianza en su propia capacidad.

6. Despídete bien

Cuando un niño llora al dejarlo en la escuela, lo peor que puedes hacer es dejarlo y huir rápidamente sin que se de cuenta. Esto solo hará que tu hijo se sienta más desamparado y que hasta desconfié de ti.

Tampoco se trata de que sea una despedida larga, solo procura darle un fuerte abrazo y un beso, diciéndole lo mucho que lo quieres, no desaparezcas sin haberle dicho nada.

Sabemos que no es fácil y que se te parte el corazón al ver a tu pequeño llorando, pero si sigues estos consejos, poco a poco tu pequeño se adaptará y las lágrimas ya no saldrán antes de entrar a la escuela.

Sé paciente y demuéstrale todo tu amor en este momento, no te enfades con él porque solo empeorarás la situación. Hazlo sentirse capaz de todo, recuérdale lo inteligente que es y lo orgulloso que estás, así elevarás su autoestima y le darás confianza para lograr lo que se proponga el primer día de clases y en todo el ciclo escolar.

¡Feliz regreso a clases!

SIGUE LEYENDO: ¿Cuánto debería pesar una mochila para niños?

publicidad

publicidad

publicidad