¿Qué consecuencias tiene fumar en la lactancia?

Fumar en la lactancia puede empeorar la calidad de la leche, poniendo al bebé en riesgo de infecciones y muerte súbita

Dar pecho es la mejor forma de alimentar a un bebé, pues de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), le aporta toda la energía y los nutrientes que necesita en sus primeros meses de vida pero, ¿Qué consecuencias tiene fumar en la lactancia?

¿Qué consecuencias tiene fumar en la lactancia?

Según expertos de la Asociación para la Investigación del Cáncer de Pulmón en Mujeres, es fundamental que los lactantes se críen en espacios libres de humo, pues fumar mientras se da pecho es muy peligroso para los bebés.

imagen-cuerpo

(Foto: Pixabay) 

Consecuencias de fumar en la lactancia 

Es bien sabido que fumar tiene consecuencias muy negativas para la salud en general, como predisposición al cáncer, problemas del corazón, diabetes y problemas oculares y del sistema circulatorio.

Sin embargo, cuando se hace durante la lactancia, los efectos no solo son para la mujer, sino para el bebé. Se ha comprobado que las madres fumadoras producen menos leche y que tardan más en poder empezar a amamantar.

imagen-cuerpo

(Foto: Pixabay) 

Al fumar en la lactancia, la leche también es de peor calidad, ya que tiene niveles elevados de sustancias nocivas como el mercurio y se ha observado que tiene menos proteínas y bajos niveles de vitaminas A y C.

TAMBIÉN LEE: ¿Es malo que un bebé no llore al nacer? 

Como consecuencia, los bebés de madres fumadoras tienen más riesgo de muerte súbita, alteraciones en el sueño y más probabilidades de sufrir de obesidad en el futuro. Por su parte, la pérdida de nutrientes de la leche materna hace más lenta la ganancia de peso en el bebé, haciéndolo más proclive a las infecciones.

imagen-cuerpo

(Foto: Pixabay) 

Humo del cigarro también es muy peligroso

Estudios también han mostrado que exponer a los bebés al humo del cigarro favorece que desarrollen problemas respiratorios tales como el asma y la rinitis alérgica, así como infecciones del oído.

La lactancia debe ser un motivo para dejar de fumar, pues existe mucha evidencia de las terribles consecuencias que provoca tanto en la mujer como en su bebé. El cáncer de pulmón en las mamás fumadoras es un riesgo añadido para los pequeños, pues es probable que pierdan a sus madres antes de tiempo. 

imagen-cuerpo

(Foto: Pixabay) 

El uso de cigarrillos electrónicos en la lactancia tampoco está recomendado, pues contienen nicotina y también pueden contaminar la leche materna, así como favorecer una producción reducida.

¿Cómo dejar de fumar en la lactancia?

Dejar de fumar puede ser muy complicado, pero existen algunos métodos que pueden ayudar a lograrlo, de acuerdo con Guía Infantil:

-Evita fumar por lo menos dos horas antes de dar pecho, así se reducirá el paso de sustancias nocivas en la leche materna.

-Intenta reducir la cantidad de cigarros que fumas al día en la lactancia y si sientes mucha ansiedad, ocúpate en otra cosa, como leer, cocinar o hacer ejercicio.

imagen-cuerpo

(Foto: Pixabay) 

-Haz actividad física, ya que se considera una de las formas más efectivas de combatir la ansiedad por fumar en la lactancia, pues liberas endorfinas que causan placer y bloquean la necesidad de fumar.

-Fuma siempre fuera de la casa para no exponer al bebé al humo.

Puedes buscar ayuda de expertos que te ayuden a dejar de fumar en la lactancia, ya que como te habrás dado cuenta, pones en riesgo tu bienestar y le haces un daño a corto y largo plazo a tu bebé.

SIGUE LEYENDO: Encuentran beneficios adicionales de la leche materna 

(Con información de Infosalus, OMS, Mayo Clinic y Guía Infantil)