¿Qué consecuencias hay por empezar a fumar en la adolescencia?

Estudios comprueban que fumar en la adolescencia hace que la adicción se vuelva más fuerte y que se tengan más problemas para dejarlo en la edad adulta

No es un secreto que el tabaquismo es un mal hábito que nos pone en riesgo de múltiples problemas de salud, pero ¿qué consecuencias hay por empezar a fumar en la adolescencia? Un estudio demostró que afecta no solo a los jóvenes, sino a sus futuros hijos y nietos. 

¿Qué consecuencias hay por empezar a fumar en la adolescencia?

Mayo Clinic señala que la adicción a la nicotina que contienen los cigarros se produce porque se trata de una sustancia con efectos placenteros y temporales en el cerebro que hacen que se busca fumar cada vez más. 

imagen-cuerpo

(Foto: Pixabay) 

El humo del tabaco contiene más de 60 sustancias químicas que causan cáncer y otros problemas de salud como diabetes, infertilidad, enfermedad cardiaca y degeneración macular. Empezar a fumar en la adolescencia puede tener muchos más efectos negativos de los que te hablaremos a continuación.

Empezar a fumar en la adolescencia 

Un estudio de la Universidad de Bergen en Noruega demostró que fumar en la adolescencia repercute en muchos sentidos en la salud de los jóvenes y esos efectos podrían transmitirse incluso a sus futuros hijos y hasta nietos. 

El estudio, publicado en el European Respiratory Journal, detalla que los adolescentes que empiezan a fumar antes de los 15 años son los que están en mayor riesgo de sufrir efectos nocivos que perduren por mucho tiempo.

imagen-cuerpo

(Foto: Pexels) 

TAMBIÉN LEE: ¿Cómo impacta un divorcio en los adolescentes? 

Las conclusiones subrayan que fumar en la adolescencia, sobre todo antes de los 15 años, reduce la función pulmonar y, además, puede contribuir a la obesidad. Lo más grave es que estos efectos pueden heredarlos sus hijos y nietos. 

Otro trabajo publicado en la revista Preventive Medicine, revela que el sistema cardiovascular es especialmente sensible a los efectos tóxicos del tabaco en las edades precoces.

"Hemos observado que, por cada año de precocidad en el inicio del consumo de tabaco, el riesgo de mortalidad se incrementa un 4%, es decir, una persona adulta que empezó a fumar a los doce años tiene un 4% más de posibilidades de morir en los próximos siete años que una persona que empezó a fumar a los trece, y ésta, un 4% más de riesgo que otra que empezó a fumar a los catorce", detallan los investigadores. 

imagen-cuerpo

(Foto: Pixabay) 

"Este exceso de riesgo es especialmente importante en aquellas personas que empezaron a fumar antes de los doce años, y afecta sobre todo al riesgo de presentar enfermedades cardiovasculares", agregan.

Fumar en la adolescencia complica dejarlo en la edad adulta

Por su parte, otro estudio publicado en el Journal of the American Heart Association, basado en información de más de 6.600 personas, de Estados Unidos, Australia y Finlandia, encontró que entre más jóvenes empiezan a fumar las personas, hay más probabilidades de fumar diariamente a los 20 años y menos probabilidades de dejar de fumar antes de los 40 años.

La mencionada investigación también encontró que incluso los niños que sólo experimentaron con fumar algunos cigarrillos tenían más probabilidades de terminar fumando diariamente como adultos.

imagen-cuerpo

(Foto: Pixabay) 

Así mismo, se destacó que no estaba claro por qué los fumadores con un historial de tabaquismo temprano e intenso tienden a fumar más como adultos y tienen más problemas para dejar de fumar, pero sugirieron que la exposición temprana a la nicotina al fumar en la adolescencia, influye mucho. 

"Se ha sugerido que la adicción a la nicotina es más fuerte cuando el inicio del hábito de fumar ocurre más temprano en la infancia y adolescencia", explicaron los investigadores, aunque no se ha identificado un punto de corte de edad.

SIGUE LEYENDO: 5 retos que surgen en el inicio de la adolescencia y cómo enfrentarlos 

(Con información de CNN, EFE y Bebés y más