publicidad

Otros

Publicidad de alcohol influye en adolescentes

La exposición a publicidad de bebidas alcohólicas, en la juventud contribuye al aumento de su consumo y al mal comportamiento.

  • 29/01/2013
  • 08:44 hrs.

Estudiantes de 12 años que están expuestos a la publicidad de bebidas embriagantes en televisión, experimentan más graves problemas relacionados con su consumo, aseguró un estudio publicado en la revista Pediatrics.

La investigación, comprobó que la exposición a la publicidad de alcohol contribuye a un aumento de su consumo y a problemas de comportamiento.

El grupo de investigadores a cargo, son de la Universidad de Graduados Claremont, en California, y trabajó con tres mil 890 alumnos de séptimo grado de educación elemental, dándoles seguimiento al pasar al octavo, noveno y décimo.

Los adolescentes fueron evaluados por la exposición a ciertos programas de televisión en el que aparecieron anuncios de bebidas alcohólicas, el reconocimiento, recuerdo y valoración de los promocionales y productos, así como la frecuencia, cantidad y problemas asociados con su propio consumo de alcohol, entre otros datos.

Los resultados mostraron que la exposición a esa publicidad y el gusto por ellos, tiene una correlación significativa con el consumo de alcohol, especialmente entre las mujeres. Asimismo, indicaron que la selección de promocionales favoritos está relacionado con los problemas con el alcohol, en particular de los varones, al llegar al décimo grado.

Es así que para ambos géneros, si se encuentran más expuestos a los anuncios y hay un crecimiento en su consumo de alcohol del séptimo al décimo grado escolar. Por lo que, los investigadores concluyeron que “los adolescentes son más susceptibles a mensajes persuasivos, dando lugar a una reacción afectiva positiva a anuncios”.

Aseguraron que la exposición a esa publicidad y la reacción afectiva influyen para que algunos jóvenes beban más, y experimenten problemas relacionados con el alcohol. Por lo tanto, recomiendan la educación por medios electrónicos, así como reducir el contacto de los jóvenes a este tipo de promoción.

La Academia Estadounidense de Pediatría (AAP) también publica esta semana en su revista Pediatrics el estudio Consejo médico a los adolescentes acerca de la bebida y otras conductas de salud, a cargo de Ralph W. Hingson, del Instituto Nacional sobre Abuso de Alcohol y Alcoholismo de Bethesda, Maryland.

El informe evalúa la proporción de alumnos estadounidenses del décimo grado, con una edad promedio de 16 años, que había visitado un médico en el último año para pedir consejos sobre su consumo de alcohol.

Para lo que fue estudiada una muestra nacional de dos mil 519 alumnos durante el 2010, y se les preguntó la frecuencia de consumo de alcohol en los últimos 30 días. El consejo podía variar en función de la respuesta del estudiante sobre la bebida, su consumo y frecuencia de borracheras.

El 36 porciento presentó un consumo un mes anterior, el 28 porciento borracheras y el 23porciento embriaguez seis o más veces. En el último año el 82 porciento había consultado a un doctor, de los cuales el 54 porciento preguntó sobre su consumo de alcohol, el 40% recibió información sobre el daño a su salud y al 17porciento se le aconsejó parar de beber.

A los bebedores frecuentes y a los clasificados como borrachos se les aconsejaba frenar su consumo, pero sólo el 25 porciento de los que integraban la muestra recibió un consejo médico. Mientras tanto, al 36 porciento de fumadores frecuentes, el 27 porciento de consumidores de mariguana y al 42 porciento de usuarios de otras drogas, se les aconsejó abandonar esos comportamientos.

Un estudio previo difundido por la AAP estableció un modelo para determinar la edad probable de un adolescente para tomar su primera copa de alcohol.

El ensayo hecho en la Universidad de Iowa, se realizó entre 820 adolescentes de 14 a 17 años, que participan en la fase actual del Estudio sobre la Genética del Alcoholismo que realiza la institución.

Donde los investigadores evaluaron tres modelos de riesgos, el primero incluía variables predictoras como edad, historia familiar de dependencia al alcohol, y el número de síntomas de trastorno de conducta.

El segundo modelo incorporó dos preguntas adicionales sobre los hábitos de fumar y beber de sus mejores amigos y el tercero fue una versión reducida, con menos predictores significativos.

La bebida entre mejores amigos pertenencía a una familia con integrantes que tienen alto riesgo de dependencia alcohólica, el número de síntomas de trastorno de conducta y externalización de problemas sociales, fueron los elementos centrales.

Los resultados mostraron un acierto del tercer modelo, que los autores recomiendan adoptar, enriqueciéndolo con la suma de otras variables, con el fin de mejorar la capacidad de predecir la edad probable de iniciación al alcohol.

Por lo que cabe resaltar que en la adolescencia los padres deben brindar mayor orientación a sus hijos, debido a que es fácil contraer hábitos dañinos para la salud por lo susceptibles e influenciables que se encuentran los jóvenes en esa etapa de su vida. (Con información de El Universal) 

publicidad

publicidad

publicidad