publicidad

Precauciones para hacer yoga en el embarazo
Embarazo y Bebé

Precauciones para hacer yoga en el embarazo

Practicar yoga en el embarazo puede aportar numerosos beneficios, siempre y cuando sigas las precauciones adecuadas

  • SUSANA CARRASCO
  • 23/01/2020
  • 17:30 hrs.

Practicar yoga en el embarazo puede ser una excelente forma de prepararse para el parto, pues es un ejercicio que aumenta la fuerza y la resistencia. Sin embargo, hay algunas precauciones que debes tomar en cuenta al realizarlo para no hacerte daño a ti ni a tu bebé.

Conoce todos los beneficios de este ejercicio en el embarazo y cómo debes prepararte para hacerlo sin ningún riesgo.

Yoga en el embarazo

Cualquier actividad física es buena para la salud, pero particularmente el yoga es muy benéfico durante el embarazo.

De acuerdo a Mayo Clinic, hacer yoga en el embarazo te prepara para el parto, ya que estimula el estiramiento, la concentración mental y la respiración localizada.


Investigaciones sugieren que el también conocido como yoga prenatal, es muy seguro para las embarazadas si se hace de forma correcta y puede aportar los siguientes beneficios:

Mejora el sueño

Reduce el estrés y ansiedad

Aumenta la fuerza, flexibilidad y resistencia de los músculos que trabajan durante el parto

Disminuye el dolor de espalda baja, las náuseas, el dolor de cabeza y la dificultad para respirar

Por su parte, la American Pregnancy Association señala que hacer yoga embarazada también reduce el riesgo de parto prematuro y favorece un correcto crecimiento del feto en el vientre.

Además, estudios han encontrado que hay una relación entre el yoga prenatal y la reducción de las complicaciones relacionadas con la hipertensión.

En la parte emocional, acudir a clases de yoga te ayuda a conocer a otras mujeres embarazadas, a establecer vínculos con ellas y a prepararte para el estrés de ser madre.

Precauciones que debes tomar en cuenta

Hay muchos factores que debes tomar en cuenta antes de empezar a hacer yoga en el embarazo. Primero que nada, no puedes hacer cualquier tipo de yoga, debes asegurarte de que es ideal para embarazadas.

El yoga prenatal, el hatha yoga y el yoga restaurador son las mejores opciones para las mujeres embarazadas.

Evita el yoga caliente, pues implica hacer posturas exigentes en una habitación calentada a temperaturas más altas. Por ejemplo, en el caso de la forma Bikram de yoga con calor, la habitación se calienta a aproximadamente 40 °C y tiene una humedad de hasta 40%.

TAMBIÉN LEE: ¿Por qué los bebés dan pataditas en el vientre materno?

Este tipo de yoga puede elevar demasiado la temperatura corporal y causar una afección conocida como hipertermia.

Una vez que estés segura de estar en la clase adecuada con un profesor certificado, toma en cuenta lo siguiente:

1. Fíjate metas realistas

Lo ideal es que hagas 30 minutos de yoga al menos cinco días a la semana.

2. Modera el ritmo

No debes hacer yoga demasiado intenso, si no puedes hablar normalmente mientras lo realizas, es señal de que debes bajar el ritmo.

3. Mantente hidratada

Asegúrate de hacer yoga para embarazadas en un lugar bien ventilado, evita el sobrecalentamiento y toma mucha agua a lo largo de tu clase para mantenerte hidratada.

4. Evita ciertas posturas

Cuando hagas las posturas de yoga, siempre cuida que te inclines desde las caderas y no desde la espalda, sino puedes dañar tu columna vertebral.

Evita acostarte boca arriba o boca abajo, hacer flexiones profundas hacia adelante o hacia atrás, o hacer posturas de torsión que ejerzan presión sobre tu pancita. Puedes modificar las posturas de torsión para que solo muevas la parte superior de la espalda, los hombros y la caja torácica.

De cualquier forma, si no estás segura de una postura, pregunta siempre a tu instructor.

5. No te sobreexijas

Es muy importante que escuches a tu cuerpo mientras haces yoga en el embarazo. Nunca hagas posiciones que estén más allá de tu nivel de experiencia y comodidad. Estírate solo hasta donde tu cuerpo te lo permita.

En caso de presentar molestias como sangrado vaginal, disminución del movimiento fetal o contracciones, debes suspender inmediatamente la actividad.

Las mujeres que están en riesgo de parto prematuro no deben practicar yoga prenatal. Es importante consultar siempre médico antes de comenzar cualquier rutina de ejercicios durante la gestación.

SIGUE LEYENDO: El peligro de cenar mucho en el embarazo 


publicidad

publicidad

publicidad