¿Por qué un bebé avienta la cabeza para atrás cuando llora?

Un bebé avienta su cabeza para atrás por muchas razones, pero si lo hace cuando llora podría tener un significado muy específico

¿Tu bebé avienta la cabeza para atrás cuando llora? No es casualidad, existe una razón específica por la que los pequeños hacen este peculiar movimiento y en algunos casos, puede ser señal de que algo no anda bien. 

¿Por qué un bebé avienta la cabeza para atrás cuando llora?

En su primer año de vida, un bebé desarrolla muchas habilidades motrices y entre los primeros retos que enfrenta está el de sostener su cabecita por sí solo.

imagen-cuerpo

(Foto: Pexels) 

El desarrollo físico del recién nacido siempre comienza por la cabeza, luego va hacia el centro y al final, pasa hacia las demás partes de su cuerpo.

Bebé avienta la cabeza para atrás cuando llora

Los pequeños requieren de soporte o apoyo para mantener erguida su cabeza, pues sus músculos todavía no son fuertes para aguantar por sí solos el peso.

Entonces, ¿es normal notar que un bebé avienta la cabeza para atrás cuando llora? En cierta forma sí, pues no son capaces de controlar su musculatura, aunque también podría ser una señal de enojo y frustración.

imagen-cuerpo

(Foto: Pexels) 

Con este movimiento el pequeño intenta manifestar sus emociones negativas, ya que aún no tiene desarrollado el lenguaje y sólo puede comunicarse con el cuerpo.

TAMBIÉN LEE: ¿Por qué puede aumentar la miopía en el embarazo? 

Aunque es algo normal, es importante que cuando avientan su cabecita para atrás, estemos atentos y los sujetemos para que no se golpeen o se caigan, hay que tener muy presente que no tienen control de su cuerpo todavía y pueden lastimarse.

¿Cuándo es una señal de peligro?

Notar que un bebé avienta su cabeza para atrás cuando llora es normal si ocurre solo algunas veces, especialmente en los primeros meses de vida.

imagen-cuerpo

(Foto: Pexels) 

No obstante, cuando ya supera los 6 meses y no logra sostener su cabeza por si mismo, se va de lado, hacia adelante o hacia atrás, significa que hay problemas en su desarrollo y será importante que lo evalúe un especialista.

La razón es que a partir del medio año de vida, un bebé debería empezar a lograr sostener su cabeza por sí mismo, pues ya hay una maduración de los músculos del cuello y de la fuerza.

Síndrome Sandifer

En caso de que el bebé siga aventando su cabeza hacia atrás durante mucho tiempo, también podría indicar que sufre de alteraciones intestinales, especialmente reflujo, regurgitación, eructos y gases constantes. A esto se le conoce como síndrome Sandifer.

Podemos notar que además de los movimientos con la cabeza, también flexionan los codos y extienden la cadera, esto como un acto reflejo para reducir el dolor y las molestias causadas por el reflujo.

imagen-cuerpo

(Foto: Pexels) 

Los principales movimientos que podrían indicar el síndrome Sandifer en los bebés son la postura anormal de la cabeza y el cuello y el arqueo de la columna vertebral. Estos movimientos pueden durar hasta 3 minutos y presentarse 10 veces al día.

¿Cómo ayudar al bebé para que sostenga su cabecita?

Lo normal es que a medida que pasan los meses, el bebé adquiera fuerza en los músculos que sostienen la cabeza, aunque podemos ayudarlos con algunos ejercicios, como colocarlos boca abajo unos segundos en una superficie, siempre supervisando y notando que son capaces de sujetar su cabecita unos segundos.

imagen-cuerpo

(Foto: Pexels) 

Estos ejercicios fortalecen los músculos de la parte posterior del cuello, de manera que, a partir del cuarto mes, el bebé puede mantener su cabeza y tórax elevados, apoyándose sobre sus codos mientras está boca abajo. También debería poder mantener su cabeza erguida cuando lo sostienes en brazos.

Cuando un bebé avienta la cabeza para atrás, lo mejor es consultar siempre con el pediatra, para detectar cualquier atraso en el desarrollo del bebé o alteración en sus movimientos.

SIGUE LEYENDO: ¿Cómo saber que los movimientos de un bebé en el vientre son normales? 

(Con información de BBMundo, Todo Papás y Moltex)